Condenan a mayor de la policía por "masacre de mondoñedo"

Por Publimetro Colombia

El juez séptimo especializado de Bogotá, condenó a 40 años de prisión al mayor de la Policía, Héctor Edison Castro Corredor, por la denominada ‘masacre de Mondoñedo’ en la que murieron seis estudiantes de la Universidad Distrital, en hechos ocurrido en septiembre de 1996.

En la determinación el funcionario judicial expresó que Castro Corredor además será inhabilitado por un lapso de diez años para el ejercicio de derechos y funciones públicas pues fue hallado penalmente responsable de los delitos de homicidio agravado en concurso con secuestro agravado.

Del mismo modo, Castro tendrá que pagar una multa de 300 salarios mínimos mensuales legales vigentes (smmlv) y a pagar solidariamente 800 smmlv a cada uno de los familiares de las víctimas.

Debido a que Castro Corredor fue condenado en ausencia, es decir no asistió a las diligencias, el juez ordenó su captura por considerar que debe cumplir su pena en un centro carcelario, puesto que no se cumple ninguna de las condiciones que le permitan conceder algún tipo de beneficio penal.

LOS HECHOS
Los crímenes ocurrieron en septiembre de 1996 en la hacienda Fute, ubicada sobre la vía que de Mosquera comunica con Soacha y La Mesa, todos municipios de Cundinamarca, en el sitio conocido como Alto de Mondoñedo.

Allí fueron hallados el 7 de septiembre los cadáveres de Vladimir Zambrano Pinzón, Jenner Alfonso Mora Moncaleano, Juan Carlos Palacios Gómez y Arquímedes Moreno Moreno, quienes habían sido asesinados y posteriormente incinerados con llantas para no ser reconocidos.

Asimismo, se encontró el cuerpo de Federico Quesada en el barrio Argelia, de la localidad de Kennedy, por hombres que se movilizaban en un automóvil azul y una motocicleta, y el de Martín Alfonso Valdivieso Barrera, baleado desde una camioneta roja de doble cabina en Fontibón. Todos ellos presuntamente estaban vinculados a la red urbana del frente Antonio Nariño, de las Farc.

Durante el juicio se supo que las víctimas salieron de sus lugares de residencia para asistir a una reunión en la zona de El Salitre, en el occidente de Bogotá, en la que analizarían lo relacionado con su seguridad personal, pues temían que estuviesen siendo seguidos por miembros de los aparatos de seguridad del Estado y presumían que alguien atentaría contra sus vidas.

LAS RAZONES DE LA FISCALÍA

Durante las diligencias judiciales, el fiscal del caso presentó argumentos y pruebas que indicaron que para esa época el oficial tenía bajo su responsabilidad el grupo dedicado a la búsqueda de subversivos en la Dijin y era él quien desde 1995 tenía conocimiento sobre la investigación adelantada por el atentado a la Estación de Kennedy, que incluyó la identificación e individualización de los insurgentes de la red urbana de las Farc, a la cual presuntamente pertenecían las víctimas.

Entre las pruebas presentados por el ente acusador se encuentró el testimonio de William Nicolás Chitiva Gonzalez, uno de los uniformados de la Dijin implicados en el caso, quien reveló detalles de cómo el grupo llamado Blanco Subversivo, de la Dijin, tenía una informante que pertenecía a la agrupación ilegal y cómo realizaron seguimientos a otros miembros de la misma guerrilla.

Además, aseguró que, aunque él no participó en los hechos, sí conoció de parte de sus autores lo ocurrido y que ellos admitieron haber cometido el múltiple homicidio. Estas declaraciones ocurrieron el año 2001.

Ese testimonio y el de Alfonso Mora León, aunados a otras pruebas, permitieron la condena de José Albeiro Carrillo Montiel, José Ignacio Pérez Díaz y Carlos Ferleín Alfonso Pineda a 40 años de prisión y multa de 1.200 salarios mínimos legales vigentes como autores de las conductas delictivas de secuestro y homicidio agravado.

Además, se pudo establecer que Chitiva y dos de sus hijos fueron asesinados en Cúcuta y Bogotá.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo