Historia de barrio... buscando la Navidad

Idiprón. Es un proyecto que busca brindarles a estos niños y jóvenes un espacio diferente al que están acostumbrados a ver

Por Johanna Prieto

Faltaban pocas horas para que se abriera el telón en el Teatro Jorge Eliécer Gaitán y Álvaro ‘Chanda’, junto con otros compañeros de tablas, estaba perfeccionando los últimos detalles de esta obra de teatro que contó con la participación de cientos de niños y jóvenes del Idiprón, que se presentó el martes a las 5:00 p.m.

Para ‘Chanda’ es muy importante este proyecto, en el que ha trabajado por casi dos meses de la mano de su director teatral, Iván González. “Yo busco que la gente cuando vea esto lo sienta en el corazón, porque son problemáticas que pasan en nuestro país”, dice el rapero.

Además de dar a conocer su arte a los bogotanos, para ‘Chanda’ esta presentación está cargada de muchas cosas especiales, entre ellas que su mamá, quien se encuentra en una situación difícil y fuera del país, se entere de lo que su hijo está haciendo con más jóvenes en este momento.

De igual manera, Camilo Pinto, quien está vinculado a Idiprón desde hace seis meses, dice que esta obra de teatro es una nueva iniciativa que busca llegar a las personas jóvenes y contextualizarlas con la situación actual del país. “Para los adultos la idea es mostrarles algo que no conocen que es el rap y también aterrizarlos dentro de su propia situación social a través de esta música y del teatro”.

Estos jóvenes, que han encontrado en el teatro y la música una manera de alejarse de los malos hábitos y pensamientos, son conscientes de que haber ingresado a esta entidad les ha ayudado a crear disciplina y tener metas en sus vidas.

“Me gustaría que supieran que las clases bajas estamos destinadas a repetir la misma historia y con esta obra de teatro esa historia vacía, sin fundamentos, es eso, historia. Con este montaje queremos decir que hay un presente, en el que estamos trabajando y un futuro que nos espera”, dice Pinto.

Una esperanza

La historia de esta obra cuenta cómo un  grupo de jóvenes ingenuos se van dañando en las esquinas del barrio, van encontrando el vicio y el espacio para robar. “Sin embargo, no todo está perdido, el break dance es esa luz en el camino que los ayudará a salvarse”, asegura Iván González, director de la obra de teatro.

Según el director y creador del libreto, en esta representación artística el break dance y el rap se asocian con una esperanza de realización e identidad. Se convierte en un proceso transformador para la vida de estos niños y jóvenes, que en muchos casos han crecido en un entorno violento.

“El guion está escrito a partir de las historias que los muchachos me cuentan y eso yo lo convertí en un libreto. Son historias de todos ellos y estas se convierten en una sola historia que se cuenta en una hora y media”, asegura el director de la obra.

Participantes

700 Niños y jóvenes están vinculados en la producción y realización de esta obra de teatro. La participación de este grupo se encuentra dividida entre la orquesta, eI coro, el grupo de break dance y los músicos que interpretan la banda sonora, además de los actores que han trabajado en la creación de sus personajes por más de un mes y medio.

Vea también:

Regalemos libertad

Algunos consejos para que su Navidad sea más ecológica

Habrá Bogotá Despierta hasta el 23 de diciembre
 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo