Petro, el alcalde que no debió abandonar el Congreso

Por Colprensa

Testarudo. Obsesivo. Terco, muy terco. Déspota. Religiosamente caprichoso. Así es Gustavo Petro. Así lo describen quienes lo siguen y quienes lo odian. Brillante, inteligente, serio, recto. Un alcalde sin risa.

Rasgos que configuran la esencia del alcalde más importante del país, quien aprendió el arte de las acrobacias para que, dos años después de estar al mando, aún no se haya dejado “tumbar”. Tras una carrera política que empezó en el Concejo y siguió por el Congreso, este cordobés aprendió a paralizar el país con sus debates. Pero hoy, como alcalde capitalino, su carrera política y pública podría dar un giro, trastocarse, tal vez, liquidarse. Su futuro depende de las decisiones que tomen la Registraduría y la Procuraduría. La primera tiene la potestad de decidir su revocatoria. La segunda lo podría inhabilitar.

Pero, ¿por qué un político que ha sido tozudo está en la cuerda floja? ¿Cuáles de las decisiones que ha tomado lo llevaron a estar en la cuerda floja?

Los analistas coinciden en lo mismo: Petro falla, Petro se equivoca, Petro vuelve a embarrarla y todo porque Petro no es administrador, jamás ha gerenciado nada, no tiene idea de organizar equipos.

Su desgracia la resume el analista Andrés Mejía Vergnaud así: “Con Petro Colombia perdió un excelente senador, para ganar un mal alcalde. Debió quedarse en el Senado. No todo el mundo es buen administrador”.

Ahí Petro fracasa. Para Mejía Vergnaud es un mal alcalde porque no tiene capacidades ejecutivas. “No tiene liderazgo entre sus equipos, aunque sí es líder político. Hay desórdenes en su equipo de gobierno, se le fueron las dos personas de mayor confianza, Antonio Navarro y Daniel García-Peña, quienes renunciaron en los primeros meses de su administración”.

En su juventud y como militante del M-19 estuvo en cargos menores. Fue en el Concejo cuando empezó a hablar duro en contra de la corrupción.

“Desde concejal era perceptible que tenía grandes ambiciones. Pronto se convirtió en una figura del M-19, sin haber sido nunca una figura importante, fue un hombre de un cuarto o quinto lugar en esa organización. Antes de la desmovilización nadie lo conocía”, explicó Vergnaud.

En opinión de Juan Camilo Hernández, investigador del Observatorio de Medios de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Sabana, la tragedia de Petro se magnifica al entender que este hombre tiene en sus manos la conducción del corazón económico, político, social del país. “Bogotá es tierra de nadie y de todos”, dice el profesor, quien le reconoce que ha hecho esfuerzos por redireccionar la política social de la capital.

“Pero el problema más que las políticas que él aplique es su talante como administrador, es que le cuesta gerenciar, tiene demasiadas dificultades para trabajar en equipo, para liderar las diferentes políticas. Es un buen político, pero para dirigir una ciudad como Bogotá se necesita gerente”, dijo el profesor.

Lo describe además como un político con el que es difícil llegar a acuerdos, que cree que por sí mismo puede hacerlo todo y solo. “Es un mal comunicador. Me extraña porque era un legislador que sí sabía hacerlo cuando estaba en el Congreso”.

Esto, muy a pesar de que ser alcalde de Bogotá significa gobernar cerca de 10 millones de personas, que en términos claros significa tener una posibilidad de incidir sobre el 15 por ciento del censo electoral en el país. Así explicó el profesor de la UPB, Miguel Silva Moyano, para destacar que muchos políticos ven esta Alcaldía como el trampolín para llegar a la presidencia.

“El problema más grave que ha enfrentado es su imposibilidad de levantar consensos. Es un alcalde elegido con un 33 por ciento del voto, pero como el panorama electoral estuvo tan fragmentado, esa minoría fue suficiente”, señaló Silva Moyano.

A pesar de este escenario, Petro, testarudo, ha dicho en repetidas ocasiones que dará la batalla por quedarse. Aunque muchos advierten que, políticamente le iría mejor si se va.

En definitiva

El alcalde Gustavo Petro es analizado por los expertos a pocos días de que se conozcan las decisiones de la Procuraduría y la Registraduría que lo podrían dejar por fuera de la vida política.

Los dolores de cabeza de Petro:

1. Basuras
En diciembre de 2012 Petro decidió que el Distrito debía asumir el manejo de las basuras, quitándosela a los privados. Entre otras cosas, utilizó volquetas para la recolección de basuras. Por esta razón, la Procuraduría está pendiente de un fallo que lo podría inhabilitar.

2. Revocatoria
El representante a la Cámara Miguel Gómez lidera el proceso de revocatoria, por lo que entregó cerca de 640.000 firmas. Hoy en día la decisión está en manos de la Registraduría, que resolverá si las firmas presentadas son válidas y si el proceso tendrá continuidad.

3. Vivienda
Con el decreto 364 del 26 de agosto de 2013, Petro modificó el POT con el argumento de que el Concejo se negó a discutirlo. Petro busca que las familias más pobres accedan a vivienda en zonas centrales. El Ministerio de Vivienda demandó el proyecto por considerarlo ilegal.

4. Cambios
Más de una docena de secretarios de despacho han renunciado en estos dos años que lleva Petro como alcalde. Las renuncias más sensibles han sido las de Antonio Navarro, quien fue el primero en irse. Le siguen Daniel García-Peña y Daniel Winograd.

5. Parody
En septiembre de 2012 Santos creó la Alta Consejería para Bogotá que estuvo al mando de Gina Parody, quien llegó con la tarea de ayudar a ejecutar, lo que provocó molestias para Petro. Parody estuvo al frente de esta consejería hasta principio de este año.

6. Desarme
Petro propuso prohibir el porte de armas en la capital. La polémica se desató debido que los alcaldes tienen la responsabilidad de mantener el orden público en sus municipios, pero en cuanto al tema del porte de armas es responsabilidad exclusiva de las unidades militares.

7. Plaza
Determinó que la plaza de toros de Santamaría se convertiría en “un escenario de cultura y educación”. Petro señaló que “la Plaza hará parte del sistema de educación distrital”, en la que se darán cita literatos que dictarán clases a estudiantes de colegios públicos.

8. 19 de abril
Hace un par de semanas dijo que si el procurador Ordóñez lo destituye podría haber un nuevo 19 abril. Haciendo referencia a que el M-19 nació por la convicción de los seguidores del general Rojas Pinilla de que les habían robado la elección presidencial de 1970.

Lea también

 
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo