Protestan en Bogotá por activistas de Greenpeace detenidos en Rusia

Por PUBLIMETRO

Hace más de un mes que 30 activistas de la ONG ambientalista Greenpeace a bordo del  rompehielos ‘Arctic Sunrise’ fueron detenidos en Rusia cuando protestaban contra la explotación petrolera del Ártico ruso. Las voces de protesta por la detención –sustentada en cargos como piratería y vandalismo– ya se han hecho oír en la torre Eiffel, las playas de Botafogo y las faldas del Everest. Ayer también se hicieron sentir en Bogotá, donde una veintena de manifestantes protestaron frente a la embajada rusa.

Activistas, músicos, estudiantes y hasta un concejal se reunieron frente a la embajada rusa en Bogotá con carteles desde antes del mediodía, en una protesta pacífica para reclamar la liberación de los activistas, a quienes la semana pasada, el Comité de Instrucción de Rusia (CIR) rebajó de “piratería” a “gamberrismo”, los cargos en su contra, lo que implica que de ser declarados culpables, pagarían penas no de 15, sino de unos siete años.

“Las acusaciones son falsas, no corresponden a la realidad. Era una acción pacífica, para salvar el ártico, no una acción política”, dijo Tom Baquerre, estudiante francés de intercambio en Colombia, quien estuvo entre los más de 20 manifestantes que se reunieron con pancartas frente a la embajada en Bogotá. “Si hay una presión de los gobiernos, eso va a influir en la liberación de los activistas”, agregó.

En paralelo, una acción similar se realizó en más de una veintena de países, donde los activistas salieron a las embajadas de Rusia en sus respectivos países para movilizarse por la liberación de los tripulantes del rompehielos, entre los que hay una brasileña y dos argentinos.

Por ejemplo, en el centro de Buenos Aires se instaló un “teléfono rojo” gigante para que los ciudadanos pidan simbólicamente a Moscú la liberación de los activistas detenidos.

“Estamos pensando hacer más campañas locales y nacionales, lamentablemente tuvimos que detener todo esto y estamos toda la organización dedicándonos a buscar la liberación de nuestros activistas”, señaló Milko Schvartzman, coordinador de Greenpeace Latinoamérica.

Está acción en Bogotá también hizo ecos de la movilización por la que fueron detenidos los 30 activistas (entre los que hay dos periodistas) el pasado 19 de septiembre en el mar de Bárents. El motivo es “una plataforma petrolera en Rusia, que sería la primera que comenzaría a explotar petróleo en el Ártico. Esto tiene muchos riesgos de contaminación, sobre este medio ambiente tan prístino, tan delicado y tan difícil de trabajar en caso de que, por ejemplo, haya un derrame petrolero”, explicó el vocero de la ONG.

Greenpeace también convocó a que los ciudadanos hagan llamadas a las embajadas rusas en diversas capitales y crezca la presión para que los activistas no sean condenados.

Ya esta semana varios políticos colombianos, entre ellos el alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, firmaron una petición por la liberación de los activistas. La carta, dirigida al embajador ruso en Colombia, Pável Sérgiev, fue firmada por 15 concejales de Bogotá, los senadores del Polo Democrático (PDA) Luis Carlos Avellaneda, Camilo Romero y Jorge Guevara.

También la suscribieron los congresistas del Partido Verde John Sudarsky, Ángela María Robledo, Jorge Londoño y Rodrigo Romero.

MÁS NOTICIAS DE BOGOTÁ

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo