Paz y Nicaragua, temas para la ONU

Por Publimetro/Colprensa

El presidente Juan Manuel Santos está desde ayer en Nueva York, donde se realizará una nueva sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

A pesar de que la agenda del encuentro está enfocada en los objetivos mundiales posteriores a 2015, el jefe de Estado colombiano aprovechará el encuentro con sus homólogos para tratar de sumar apoyo internacional al diálogo de paz que adelanta con las FARC, así como a exponer la situación actual con Nicaragua y el litigio en la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

Como ya se había anunciado, Santos se reunirá con el secretario general de la ONU, Ban Ki moon, para entregarle la carta firmada por Colombia, Panamá, y Costa Rica, en la que se expresa la preocupación de estas naciones frente a los intereses expansionistas de Nicaragua.

Pese a que el presidente había confirmado que la comunicación enviada al secretario general de la ONU también tendría la participación de Jamaica, este último decidió no firmar la misiva, sino presentar una objeción ante la Comisión de Límites de la Comisión del Mar de las Naciones Unidas.

Para Andrés Molano, profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad del Rosario, esta carta de protesta no tiene ninguna utilidad real, “es una simple comunicación en relación a lo que el presidente ha llamado ‘expansionismo nicaragüense’. Esta expresión, que tiene mucha fuerza para el consumo interno, difícilmente tiene un sustento real. A Nicaragua no se le puede acusar de esta manera pues está apelando al derecho internacional para dirimir sus conflictos con otras naciones”.

Según el Gobierno, las intenciones de Colombia con esta comunicación son las de informar a la comunidad internacional sobre los intereses de Nicaragua y la manera como ha buscado apropiarse, a través de los tribunales internacionales, de territorios que ancestralmente le han pertenecido a Colombia y a los nacionales de ese lugar, los raizales.

Defensa del proceso de paz

Contrario a la asamblea del año pasado –realizada en Oslo en noviembre y en la que el presidente Santos preparó el terreno dentro de la comunidad internacional para el inicio de los diálogos con las FARC–, en esta ocasión el primer mandatario deberá hacer una especie de rendición de cuentas, al tiempo que deberá explicar el modelo de justicia transicional que prepara el Gobierno con el marco para la paz.

Los encuentros con la fiscal de la Corte Penal Internacional, Fatou Bensouda, y con el presidente uruguayo, José Mujica, marcan la ruta de defensa del proceso de paz.

MÁS INFORMACIÓN DE COLOMBIA AQUÍ

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo