Vándalos opacaron protesta campesina

Disturbios. Los enfrentamientos entre algunos manifestantes y la Policía dejaron cuantiosos destrozos en inmediaciones de la Plaza de Bolívar.

Por Giovanny Serrano/Publimetro

Gases lacrimógenos y bombas aturdidoras contra ladrillos y palos. Cascos contra capuchas.  Pese al insistente llamado de las autoridades y de los mismos campesinos, los vándalos terminaron haciendo de las suyas, y una jornada que durante el 90% de su desarrollo se mantuvo de manera pacífica terminó con una batalla campal nada más y nada menos que en la Plaza de Bolívar.

Al menos 90 heridos, 37 de ellos policías; paraderos de bus y estaciones de TransMilenio destrozadas, fachadas pintadas a más no poder, vidrios de tiendas y bancos rotos y una estela de rocas a lo largo de la carrera Séptima dejaron los desmanes que obligaron, entre otras cosas, a que cientos –si no miles– de personas quedaran atrapadas en buses y estaciones de TransMilenio en el Eje Ambiental, la carrera Décima y la Avenida Caracas. El saldo, además: 30 detenidos, varios de ellos menores de edad.

“¿Sí ve? Por eso es que no nos apoyan, por eso es que no nos toman en serio. Tenemos que rechazar a todos estos violentos”, se quejó uno de los campesinos del Sumapaz que llegó al centro de la ciudad para participar de la jornada del paro, al rechazar, como muchos de sus compañeros, que algunos vándalos desvirtuaran la protesta de la que participaron unas diez mil personas, según cifras del Distrito.

Y es que los mismos organizadores de las marchas que se presentaron ayer en la ciudad (14 en total) repudiaron los hechos violentos que se presentaron pasado el mediodía, cuando las movilizaciones ya habían llegado a la Plaza de Bolívar.

“Sí: vamos a protestar, pero sin violencia”, sonaba por los altoparlantes adecuados en la Plaza antes de los disturbios. Lastimosamente, la premisa no se pudo cumplir y al final, como se ha vuelto constante desde que inició el paro, personas que en su mayoría son ajenas a la protesta protagonizaron actos que poco o nada tienen que ver con los motivos que llevaron a los campesinos a manifestarse de manera masiva.

De hecho, algunos de los manifestantes tuvieron que intervenir para defender a integrantes del Escuadrón Antidisturbios de la Policía que habían sido acorralados frente a la Casa del Florero y estaban siendo atacados con armas blancas.

Una situación similar se vio en la Autopista Sur, entre Soacha y Bogotá, donde hubo quema de llantas, bloqueos y ataques a transeúntes, conductores y policías.

Los disturbios y destrozos obligaron a que las autoridades tomaran medidas de emergencia como suspender el ‘Pico y placa’ en horas de la tarde y decretar ley seca en las localidades de Bosa y Ciudad Bolívar. El gobierno municipal hizo lo propio en Soacha al declarar un toque de queda.

Lo que se vivió en Bogotá fue, sin duda, muestra de que la de ayer ha sido la jornada más difícil desde que inició el paro y hoy, mientras apenas se comienzan a calcular los daños que dejaron los vándalos, varias organizaciones ya convocan a nuevas marchas en la capital. Para esta noche ya se convocó un nuevo cacerolazo.

Tenga en cuenta…

Autoridades esperan normalidad durante la jornada de hoy

•    MOVILIDAD. El ‘Pico y placa’ para vehículos particulares volverá a funcionar en los horarios establecidos, de 6:00 a.m. a 8:30 a.m. y de 3:00 p.m. a 7:30 p.m. Hoy, para las placas terminadas en 0, 2, 4, 6 y 8

•    CLASES. La Secretaría de Educación informó que todos los colegios del Distrito restablecerán clases. Universidades públicas y privadas también regresarán a las aulas.

•    TRANSPORTE. Debido a que algunos vándalos causaron destrozos en la estación de TransMIlenio de la Avenida Jiménez, esta operará hoy con algunas restricciones mientras se realizan las reparaciones necesarias. El resto de estaciones y troncales operarán con normalidad.

Lea también

MÁS COLOMBIA AQUÍ

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo