En Medellín el río se volvió rojo

Por Mónica Vargas

Como en uno de los capítulos más apocalípticos de la Biblia, el río que atraviesa la ciudad de Medellín se tiñó de rojo en los últimos días.

A diferencia de Egipto, en esta ocasión la ‘plaga’ no fue enviada desde el cielo sino que tuvo que ver con la mano contaminante del hombre y los vertimientos de sustancias ajenas al río que cambiaron su color.

Con la tinta roja que manchó las aguas del afluente en estos días, ya se completan cuatro episodios similares este año. La coloración del río cambió también en abril, mayo y julio, en este último el río se tiñó de azul.

Las autoridades señalaron que, a nivel de indagaciones y sanciones ya hay abiertos tres procesos por parte del Área Metropolitana   del Valle de Aburrá, con miras a investigar los culpables de los vertimientos.

El director de esta entidad, Carlos Mario Montoya, reveló en su cuenta de Twitter documentos que hacen referencia a las empresas de Fabricato, Novaruta S.A. y Color y Lavado S.A.S, radicadas en Bello, Caldas y Medellín.

Mientras las aguas del río siguen su cauce rojo, hasta el momento la única empresa involucrada en las investigaciones que se ha pronunciado al respecto es la de Color y lavado. A través de Carlos Londoño, responsable de la gestión ambiental, aseguró que la planta no realiza sus descargas de manera directa al río sino a través del alcantarillado, al tiempo que enfatizó en que las descargas cumplen con los procedimientos técnicos de control.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo