En 2015 Bogotá tendría cables aéreos intermodales

Por Diego Hernán Pérez S.

La casa de Yeimi Johana Ariza, sin duda, tiene una de las mejores vistas panorámicas de la capital. Aunque no queda en los cerros orientales. Tampoco es grande, una sala comedor con cocina, dos habitaciones y un baño. Es prefabricada. Para llegar a ella hay que tomar el alimentador 6-4 Paraíso, que sale desde el Portal del Tunal de TransMilenio, y esperar cerca de 50 minutos de recorrido por la única vía de acceso al sector del Mirador, en Ciudad Bolívar.

Ese ‘paseo’ que realiza Yeimi, y los cerca de 200.000 habitantes de ese sector en el sur de la capital, podría acabar en 2015, si se logra la construcción del primer cable aéreo que la administración Distrital tiene preparado para mejorar el acceso y la calidad de vida en ese lugar.

Este convenio que tiene la Secretaría de Movilidad con Metro de Medellín y que supervisa técnicamente el IDU (Instituto de Desarrollo Urbano), viene avanzando con los estudios de factibilidad. “Son ocho cables los que se piensan construir, pero en esta primera etapa quedarían listos el de Ciudad Bolívar y San Cristóbal”, dijo María Fernanda Rojas, directora del IDU.

El cable de Ciudad Bolívar tendría cuatro estaciones: Portal Tunal (salida), Juan Pablo II, Manitas y Mirador (estación de retorno). La extensión será de 3480 metros y permitiría que el tiempo de recorrido desde la primera a la última estación sea de 15 minutos. En la localidad de San Cristóbal sería de 2800 metros, desde el barrio Altamira a la estación 20 de Julio de TM.

“Muchas mujeres que tienen jornadas intensas de trabajo tienen poco tiempo para compartir con sus hijos. Este cable le ahorraría a esas personas una hora y media diarias de desplazamiento”, manifestó Rojas.

El cable iría a una velocidad de 5,5 metros por segundo y transportaría al día cerca de 28.000 usuarios. Jorge Eduardo Aya, coordinador del proyecto Cables Aéreos de la Secretaría de Movilidad explica que “el sistema está previsto para operar en cabinas de 10 pasajeros: ocho sentadas y dos de pie, similar a los que ya operan en otras ciudades”.

En el barrio Mirador los más optimistas son sus vecinos, así lo hizo saber Ángel Méndez, presidente de la Junta de Acción Comunal: “Trabajamos en las mesas de concertación y les hemos planteado el tema turístico y otros proyectos en los que se beneficiaría la comunidad, como la participación en la construcción del proyecto”.

La inversión de esta obra está estimada en 129.000 millones de pesos. Hasta agosto el IDU avanza con todo el proceso técnico y con los elementos necesarios para que se pueda aprobar la construcción. “Esta es la puerta para que se hagan las otras líneas de cable que están pensadas para la ciudad”, concluyó la directora del IDU.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo