Cómo es vivir sin huellas dactilares

Caso. Ingresar a ciertos edificios, renovar el pase o sacar una visa son tareas que se convierten en un dolor de cabeza para Adriana Restrepo. Lea por qué

Por Publimetro Colombia

Es posible que haya oído las historias de espías que se queman las yemas de los dedos para no dejar rastro de su identidad. Son casos en los que la persona quiere ocultar quién es. Adriana Restrepo, periodista de 33 años, podría ser una de esas espías, ya que, con el paso del tiempo, se le han ido borrando las huellas dactilares. Sin embargo, para una ciudadana común, la falta de huellas es un enorme problema. Desde la cédula hasta la visa, pasando por el pase, los papeles y trámites se complican cuando la yema de los dedos no deja registro alguno.

Hace dos años, cuando Restrepo regresó de vivir en México, un notario le dijo que tenía dermatitis. Fue un diagnóstico errado. “Eso se notaría, la piel estaría reseca, se levantaría o estaría roja. Mis manos están normales, solo que mis huellas están débiles”, cuenta Restrepo. Tras consultar a un amigo médico confirmó que no tiene dermatitis.

Extraño pero cierto. A Restrepo se le han ido desvaneciendo sus huellas y con ello la posibilidad de sacar documentos sin tropiezos. Para solicitar una tarjeta de crédito nueva le tomaron siete impresiones, y al final solo se observaba un manchón sobre el papel. “Tuve que ir a hacer las huellas con detectores digitales. Me quedé sin tarjeta y tuve que seguir utilizando la que ya tenía”, cuenta.

“Fui a sacar la visa Schengen y casi me toca poner el pie con todos los dedos. Me puse muy nerviosa. Finalmente quedó un dedo: el meñique”. Prontamente estará bajo lupa del cónsul de la embajada estadounidense. “Tengo susto. ¿Cómo va a llegar un colombiano a pedir visa sin huella? Lo tildarían hasta de narcotraficante, sin tener explicación clara de por qué se están borrando las huellas”, bromea.

Entre risas y preocupación, Restrepo cuenta cómo también tiene problemas a la hora de entrar a los edificios que han instalando sistemas de acceso con identificación dactilar. “Allí no queda registro.

Siempre les digo: ¡Qué pena! No tengo huella”. Ha intentado múltiples métodos que le han aconsejado para que la puedan identificar: se ha pasado la mano por la cabeza, se ha echado polvos faciales en los dedos e incluso saliva. Ningún truco ha funcionado.

El registro del RUNT no fue la excepción: cuando Restrepo fue a refrendar su pase (se lo habían robado en México), le pidieron su huella dactilar. Al no ser esto posible, se quedó sin licencia de conducción. Aunque la escuela y el registro médico indican que es apta para manejar, en las oficinas de expedición del pase aseguraron que si ya existen huellas de registro de ella en el mundo, no puede decir que ahora no tiene. “Cuando voy a poner mi huella, la máquina no la detecta. Estoy en el limbo. Necesito un certificado que diga que no tengo huellas”.

Alternativas

Carlos Arias, director de Identificación de la Registraduría, explicó a PUBLIMETRO que con el nuevo Sistema de Identificación Automática de Huellas Digitales la entidad “valida de manera automática las impresiones, las califica mediante algoritmos matemáticos que determinan una cantidad de puntos que permiten individualizar a las personas”.

Sin embargo, cuando el sistema no identifica el número suficiente de puntos, se validan los datos biográficos y, al validar el documento de identificación, este tendrá un letrero que dice “Dedo no válido” en el espacio de la huella.

¿Cómo podría solucionarse la situación de Restrepo? Según Arias, “a través de la web de la Registraduría se puede descargar una certificación de vigencia de la cédula, que es la misma que comprueba que el documento con nombre y número tiene vigencia. Si la situación persiste, se puede acudir al sistema para generar una cédula sin huella”.

Se esperaría que las entidades públicas y privadas facilitaran las transacciones a quienes no tienen huella. Sin embargo no existe una alternativa clara para Restrepo o para personas que, por ejemplo, hayan sufrido un accidente que les haya hecho perder las manos.

Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo