Bogotá: una ciudad sin verde

En los últimos dos años el parque automotor ha crecido en más de 170 mil vehículos y tan solo se han sembrado 48.000 árboles. ¿Cuál es el estado de la política pública y el futuro del arma que tiene la ciudad contra el calentamiento global?

Por Publimetro Colombia
Un problema de Software

Si bien Bogotá ha venido avanzado en la identificación y digitalización de la información de sus árboles actualmente se presenta un problema. El Sistema de Información para la Gestión del Arbolado Urbano no se puede actualizar porque tiene software privativo y su actualización tiene un costo que no se puede asumir. Esto no hubiera sucedido sino hubieran tomado la decisión de hacer este sistema con software privativo. Se hubiera podido hacer, igualmente, con software libre.

Interés en lo verde

Dentro de los debates que se han hecho en el Concejo de Bogotá sobre el tema y las respuestas de los funcionarios públicos a Publimetro, uno de los temas que más llama la atención es que para cambiar esta situación los primeros que deben cambiar su actitud frente a lo verde son los ciudadanos que deben apropiarse de su entorno y exigir resultados positivos. Igualmente denunciar.

Arboles: arma contra el calentamiento global

El arbolado no solo cumple una función de fijación de CO2. Según los expertos de la Secretaria de Ambiente pueden promover la formación de microclimas locales que ayudan a disipar lo que denominan Islas Térmicas que se presentan en varias ciudades. La zona de la 26 en Bogotá podría estar afectada por esta situación.  “En este sentido, reducir las temperaturas locales mediante la siembra de nuevos árboles constituye un importante paso en la adaptación de la ciudad ante el desafío que representa el cambio climático global”.

1.400.000

es el déficit de árboles que tiene la ciudad.

A los pocos árboles que tiene Bogotá los matan, los desaparecen y los talan sin control. Son, igualmente, parte de un negocio lucrativo que ha servido para entender que en los últimos años el distrito tomó decisiones que afectarán el futuro de los ciudadanos y la forma natural de combatir la contaminación que genera la urbe.

Bogotá está lejos de la media internacional de árboles por habitante. Si se sigue al ritmo de siembra del último cuatrenio se tendrían que esperar 56 años para cumplir las recomendaciones de la Organización Mundial de la salud.

Riesgo de perder dinero

Según la Contraloría de Bogotá están en riesgo más de 9.200 millones de pesos invertidos en infraestructura ecológica de la ciudad. Advirtieron al distrito el inminente riego de pérdida de dinero que fue invertido en el año 2008 a 2011.

Todo esto ha pasado bajo la mirada indolente de gobernantes, empresas,  constructores, autoridades ambientales y buena parte de ciudadanos que, quizás, no han entendido la importancia de un árbol en medio de una ciudad gris, llena de cemento, pavimento y con un clima que en menos de cinco años cambiará.

Un panorama gris

Dos hechos permiten entender la delicada situación de la ciudad. El primero de ellos es una medida internacional llamada Zona Verde Efectiva por Habitante. Esta medición indica que Bogotá cuenta con 4.7 metros cuadrados. El referente en la región es la ciudad de Curitiba, en el estado de Paraná en Brasil, que cuenta con 57 metros cuadrados.

La segunda medición es el número de árboles por habitante. Bogotá cuenta con un árbol por cada siete habitantes, mientras la Organización Mundial de la Salud recomienda que las ciudades, deben tener un árbol por cada tres ciudadanos, si se quiere tener un ambiente sano.

A pesar del actual panorama la Secretaria de Ambiente cree que en los últimos 15 años la ciudad sí ha tenido un avance. Afirman que han generado manuales para garantizar la visibilidad, han creado una estrategia para la atención del arbolado y , gracias a su gestión, se han desarrollado actos legislativos que buscan precisamente salvaguardar el tema verde de la ciudad. (Lea las respuestas de la Secretaria de Ambiente a las preguntas de Publimetro)

“La caída de árboles que se presentan por efecto de causas intrínsecas o por factores exógenos constituye un reto en el manejo del arbolado urbano que estamos tratando de contrarrestar”, afirmó a propósito de los problemas que tiene la ciudad, la Secretaria de Ambiente.

Pero más allá de estos aspectos generales existen unos hechos preocupantes que han ocurrido en los últimos dos años.

Historias de árboles

La calle 26 que en otro tiempo era una vía llena de árboles hoy luce gris gracias a las lozas por donde pasa el desarrollo de Transmilenio. De la zona debieron trasladar de 1.926 árboles.   En este proceso murieron 14, desaparecieron misteriosamente 23, 106 quedaron en regular estado y 40 quedaron mal.

El tema podría pasar desapercibido para la mayoría de ciudadanos pero podría tener una afectación en términos de cambios de temperatura en la zona. Ciudad sin árbol es mucho más propensa a los cambios del Cambio Climático.

Pero esto no solo pasó en la cuestionada vía afectada por los negocios de los Nule. En la carrera décima, un sitio donde históricamente no había verde.

En esta zona murieron 38, desaparecieron 12,   en regular y mal estado quedaron 18 y talaron oficialmente 14.

Actualmente este caso de lo que podría ser un arboricidio lo tiene la Unidad Nacional de Delitos contra los Recurso Naturales gracias a una demanda del grupo político Mira. No se conocen los resultados de las investigaciones y mucho menos los responsables.

Aparte de las historias de continuos talas de árboles que ciudadanos denuncian a través de las redes sociales existen otros hechos que preocupan. Por ejemplo este caso del pasado viernes, en plena avenida Circunvalar a la vista de todos,   alguien corta árboles y se esconde en medio del bosque.

Aunque las autoridades de control han hecho cuestionamientos acerca de la situación del Jardín Botánico y la política pública de árboles en Bogotá parecen ser solo la punta del iceberg de otro carrusel.

“Salieron con la historia de que podrían árboles tirando semillas desde un helicóptero”, dice el concejal Roberto Saenz quien ha mantenido el debate sobre los árboles en Bogotá.   “Eso quedó ahí y yo nunca pude hacer que la Contraloría hiciera investigaciones.”.   Actualmente lo único claro es que en los últimos Bogotá no se ha sembrado ningún millón de árboles.

Ante este gris panorama el alcalde Gustavo Petro y su Plan de Desarrollo tienen la oportunidad histórica de cambiar esta situación.   La meta, según su hoja de ruta, es aumentar el servicio ambiental ofertado por el arbolado urbano en un 40%. El punto, al menos por ahora, es saber si lograrán cumplir la meta, y por otro lado, queda el reto a la Secretaria de Ambiente de cambiar su cuestionada historia sobre todo en medio de noticias donde ya se evidencia el cambio climático en la ciudad.

Camilo A. García
@Hyperconectado.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo