Vivienda y barrios a cargo de un LGBTI

Por Publimetro Colombia
Los objetivos

Hábitat busca que en las nuevas viviendas la comunidad haga los materiales para brindarle oportunidades laborales.

• COMUNIDAD. Participará activamente en la creación y ejecución de programas en sus barrios.

• REDUCCIÓN DE COSTOS. El uso de materiales reciclables y que la misma comunidad preste su mano de obra otorgará sentido de pertenencia a los barrios.

• AMBIENTE. El uso de plástico reciclado y el uso que se le dará a las aguas lluvias, entre otras.

• VIVIENDAS DIGNAS. A partir de la necesidad de la población se construirán las casas.

Es delgada y de baja estatura. Se reserva su verdadero nombre y su edad. Es arquitecta y antes de darle vida a Isabella Torres ocupó la mayoría de trabajos de una obra: inspectora, obrera, topógrafa, residente y todera. “Empecé cargando ladrillos y terminé dirigiendo la construcción”, afirma.

Desde hace poco más de tres meses, cuando se vio al espejo y vio que Isabella la hacía más feliz, decidió convertirse definitivamente en mujer. “El sentimiento femenino siempre estuvo conmigo, pero no me había atrevido a explorarlo”, dice.

Aunque pensó en dejar su profesión por los prejuicios de la sociedad, la administración distrital le dio la oportunidad, por sus capacidades laborales, de ser la subdirectora de Barrios de la Secretaría de Hábitat, desde donde buscará mediar en 24 Áreas Prioritarias de Intervención (APIS) de la ciudad, en localidades como Usme, San Cristóbal y Rafael Uribe Uribe, que tienen problemas de vivienda y en las que el Distrito pretende reforzar las estructuras de dichos hogares porque, en caso de un terremoto, se verían seriamente afectadas.

“Hay un cambio de modelo. Antes el Gobierno decía qué se hacía, ahora, a partir de las necesidades y participación de la comunidad, se determinarán acciones”, explicó Torres, quien señaló que se están realizando estudios e investigaciones para que ladrillos, tejas y postes para las nuevas viviendas de estratos uno y dos se hagan a partir de plástico reciclado, de los cuales mensualmente hay disponibles 600 toneladas. 

“Se bajaría un 30% del costo total. Este plástico es el que se usa para construir las alcantarillas y ‘los ojos de gato’ y es muy resistente. Incluso pensamos en hacer las estructuras con este material. Es que la ciudad debe mejorar su problema estructural, así como su cara”, asevera Isabella, cuyo nombre provino de una lluvia de ideas de sus amigos poco antes de su participación en un reinado en Theatrón que ganó. “Me gusta porque admiro a Isabella Santodomingo y a la reina Isabel. Es un nombre aristocrático”, sentenció. 

Esta arquitecta, cuya familia llegó a la capital en precarias condiciones económicas por causa de la violencia de los cincuenta, tiene una hija de 18 años, “que la comprende, pero no acepta totalmente”, que tuvo con su primera novia, con quien estuvo durante su carrera universitaria. 

También ha construido cárceles, colegios distritales y privados, siendo interventora de la Secretaría de Educación, y asegura que representa a la comunidad LGBTI. “Tengo el reto de hacer las cosas bien para brindarle más oportunidades y dejar en alto a mi población”, indicó. 

Isabella, o la arquitecta Torres, dice que una cosa es la identidad de género y otra la preferencia sexual. “A mí me encantan las mujeres”, dijo, y de hecho mantuvo una relación de cinco años con una mujer. “Nos separó el que ella se fuera a Londres en busca de una beca”, sostuvo, aunque no pierde la esperanza de formar una familia. “Sé que es difícil porque para eso se necesita una mujer muy especial”, sonrió, mientras no dudó en anticiparse a cualquier crítica: “No es un pecado ser transgenerista, eso no limita mi profesionalismo”.

Por: Rodrigo Almonacid Amaya/rodrigo.almonacid@publimetro.co

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo