Gestoras de paz dicen que Gobierno incumplió con visitas a presos

Por Publimetro Colombia

Bogotá, 4 abr (EFE).- El grupo de Mujeres del Mundo Gestoras por la Paz y el colectivo de Colombianas y Colombianos por la Paz (CCP) dijeron hoy que el Gobierno incumplió la promesa de autorizarles las visitas a cárceles del país.

“El Gobierno incumplió”, denunció ante periodistas Piedad Córdoba, cabeza visible del CCP y quien recibió el lunes a los últimos diez policías y militares que las FARC tenían secuestrados.

El colectivo de Córdoba y la organización internacional femenina buscaban visitar a guerrilleros presos en distintas cárceles colombianas y según la exsenadora, ya disponían del beneplácito gubernamental para ello.

“Como se dice, nos dejó colgados de la brocha”, señaló Córdoba en una conferencia de prensa en la que también fueron divulgadas dos cartas, una para el presidente Juan Manuel Santos y otra para las FARC.

La mediadora agregó que el grupo de Mujeres del Mundo Gestoras de Paz llegó a Colombia no solo para acompañar las liberaciones, sino a visitar a los que llamó “presos políticos”.

El Gobierno ha insistido en reiteradas oportunidades que en el país no hay “presos políticos” y que por eso no autoriza las visitas de esos colectivos.

Córdoba explicó que en diferentes oportunidades el Gobierno, a través del viceministro de Defensa, Jorge Enrique Bedoya, y del alto Consejero para las Comunicaciones, Juan Meza, confirmaron que las visitas estaban autorizadas.

“No se cumplió lo que se había acordado”, remarcó Córdoba.

Detalló que tan confiadas estaban de las autorizaciones que ya tenían “lista la logística” y recordó que, a pedido del Gobierno, ese tema no se ventiló públicamente.

Explicó que, incluso, antes de abordar el helicóptero en el que trajeron a los diez liberados, habló “con el viceministro (de Defensa Bedoya)” para confirmar las autorizaciones.

Señaló que “hay una información precisa que es del Inpec (responsable de las prisiones en Colombia)” que “habla de 15.000 presos políticos y prisioneros”.

Agregó: “nosotros tenemos una cifra, además dada a conocer muy recientemente, donde se habla de 800 prisioneros de guerra por parte de las FARC y se habla de 7.500 presos políticos”.

Córdoba agregó que se percibe que el Gobierno Santos no tiene una agenda de paz, sino de “pacificación” que implica “la militarización”, “una instrumentación de la guerra” y el uso, “desorbitante” de la fuerza para “eliminar a quienes se han alzado en armas contra el Estado”.

En la carta al presidente Santos, el grupo de Mujeres del Mundo Gestoras por la Paz lo instan a que “la llave que usted tiene, sea usada lo más pronto posible para abrir esta posibilidad de entendimiento que conlleve al fin del conflicto por la vía del diálogo y la negociación política”.

Lamentaron, eso sí, no haber podido cumplir con su cometido “máxime cuando, se nos ha informado, que usted le dijo al representante a la cámara Iván Cepeda Castro que los permisos se autorizarían”.

Recalcan que les “preocupa el incumplimiento de los compromisos anunciados, dado que ello no abona a los futuros procesos”.

En la misiva a las FARC, manifiestan su “gratitud” y reconocen “el cumplimiento de la palabra dada” al liberar a los diez secuestrados.

Agregan que, tras la decisión de las FARC de buscar salidas “políticas y pacíficas al conflicto”, les reiteran que trabajan para “sensibilizar a América Latina y al mundo” para buscar esos caminos.

“La paz de Colombia, es la paz de nuestra región”, agrega el documento, en que también reiteran que tratarán de cumplir la promesa de visitar a los presos de las cárceles colombianas.

Las cartas las firman la premio Nobel de la Paz en 1992 y premio Príncipe de Asturias en 1998, la líder indígena guatemalteca Rigoberta Menchú; la diputada uruguaya, Sandra Lazo; la esposa del expresidente de Honduras, Manuel Zelaya, Xiomara Castro; la nieta del revolucionario mexicano Emiliano Zapata, Margarita Zapata; la presidenta del Consejo Mundial por la Paz, la brasileña Socorro Gomes.

También Maite Aristegi, diputada vasca de Amaiur en el Congreso español; la miembro de la organización vasca Lokarri, Atziber Blanco y Mirta Acuña de Baravalle, de Abuelas de la Plaza de Mayo. EFE

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo