Venta de licor cerca de la "U" no se detuvo

Por Publimetro Colombia

La restricción para la venta y consumo de bebidas embriagantes inició ayer en la capital. PUBLIMETRO visitó la Carrera octava con calle 45, uno de los lugares en los que los estudiantes de las universidades Javeriana, Distrital, Piloto, la Católica y la Santo Tomás, suelen consumir alcohol en sus ‘huecos’ o al salir de clase.

Aunque la medida fue reseñada y destacada por los medios de comunicación y dichas universidades aún no inician clases, este medio pudo constatar que un buen número de comerciantes vendía licor en horas prohibidas y que, pese a que tampoco se permite el consumo, los ciudadanos adquirían bebidas embriagantes.

“Yo sigo vendiendo, pero a término medio. Se han bajado un poco las ventas, aunque no sé cuánto he dejado de ganar”, dijo un comerciante del sector, quien se negó a identificarse y continuaba comercializando licor.

La Secretaría de Gobierno afirmó que los grandes operativos para sancionar a quienes violen el decreto, que incluye multas de hasta dos salarios mínimos, iniciarán a finales de enero cuando las universidades reinicien clases. 

Las Alcaldías Locales son las encargadas de coordinar estos operativos y de imponer las respectivas sanciones a aquellos que incumplan el decreto.

En tanto, trabajadores de una reconocida cadena comercial ubicada al frente de la Universidad Javeriana reconocieron que la medida los ha afectado negativamente de una forma considerable: registraron una baja de ventas del 70% diario.

De las 1.200 cervezas de 500 mililitros que este local vendía diariamente, con la implementación de la restricción el pasado año pasaron a 240 ó 300 al día. “Dejamos de recibir 70 millones de pesos al mes”, explicó uno de los trabajadores. 

Aunque la medida también incluye la prohibición del consumo, algunos ciudadanos ni siquiera estaban enterados de ésta.

“Yo ni sabía de la prohibición, pero me parece que no consumir alcohol o drogas es problema de cada persona”, afirmó Eva Cubillos, estudiante de psicología.

La estudiante Ángela Correa, quien también obviaba la restricción, aseguró que “es buena porque la incidencia del licor es peor cerca de una universidad”.

Por: Rodrigo Almonacid Amaya

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo