El sonajero imposible

De Carlos Bianchi a Luis Felipe Scolari pasando por Marcelo Bielsa y Bora Milutinovic. Estos son los técnicos que han sonado para dirigir a la selección Colombia en la última década.

Por Publimetro Colombia

Ya es tradición que cada vez que la selección se queda sin técnico circule una lista de candidatos extranjeros a reemplazarlo con puros nombres de quilates que pronto son descartados para finalmente recurrir a un técnico local.

La reciente negativa del argentino Gerardo “Tata” Martino a tomar las riendas de la selección da para pensar que la historia volverá a repetirse.

El último foráneo en dirigir una selección Colombia de mayores fue Carlos Salvador Bilardo, quien, tras lograr el subtítulo de la Copa Libertadores de 1978 con el Deportivo Cali, no pudo clasificar a Colombia a España 1982. Por esa época era frecuente que el DT de la selección tuviera otra nacionalidad. Antes de él, los yugoslavos Blagoge Vidinic y Toza Vezelinovic habían fracasado en el intento de llevar al país a los mundiales de Alemania 1974 y Argentina 1978 respectivamente.

Todo cambió  en los 80 gracias a los triunfos logrados por Francisco Maturana quien, además, le dio a la selección un estilo propio en sintonía con la vanguardia del momento encarnada en el Milan de Arrigo Sacchi.

Con altibajos, el fútbol colombiano reportó más éxitos que fracasos en los 90, década en la que estuvo presente en tres Mundiales gracias en buena medida a la decisión de confiar en un técnico colombiano que poco antes había decidido que su equipo, el Atlético Nacional, le apostara a un plantel de sólo criollos, cuando era otra la tendencia.


La tendencia a confiarle la selección a un colombiano comenzó a cambiar cuando la selección no pudo clasificar al Mundial de Corea-Japón con un equipo que había terminado a cargo de Francisco Maturana tras la abrupta salida del “Chiqui” García. Entonces surgieron las primeras voces que pedían renovación y sugerían que el único camino era traer a un técnico con ideas y metodologías de trabajo más actualizadas sin importar su origen.

Maturana siguió en un cargo del que tuvo que salir en la cuarta fecha de la eliminatoria a Alemania 2006 por malos resultados. Lo reemplazó su colega de la sub20, Reinaldo Rueda. Antes de que lo nombraran alcanzaron a sonar el alemán Uli Stielike (técnico del Real Madrid en los 80 y para la época encargado de las selecciones juveniles de su país), el brasileño Paulo Cesar Carpeggiani e incluso mencionaron al serbio Bora Milutinovic. El argumento entonces era que el presupuesto de la Federación no daba para pagarles lo que pedían.

Tiempo después, cuando la Federación decidió prescindir de Reinaldo Rueda al no lograrse la clasificación a Alemania,  volvieron a sonar, y con fuerza, candidatos foráneos. El turno fue para el argentinos Américo Rubén Gallego y Carlos Bianchi, de nuevo para Carpeggiani y junto a ellos  el holandés Guus Hiddink y el argentino Marcelo Bielsa. Con este último fue con quien más lejos llegó una negociación que finalmente se truncó, entre otras razones, porque el “Loco” exigía una infraestructura que la Federación no podía ofrecerle. Había pedido, por ejemplo, instalarse a vivir en la sede deportiva de las selecciones.

Al no poder contar con Bielsa, la decisión fue contratar a Jorge Luis Pinto. Cuando este fue licenciado, tras ser goleado en Chile, de nuevo vino el sonajero, con muchos de los nombres habituales más Gustavo Alfaro, Emerson Leao, José Pekermann,  Wanderlei Luxemburgo e incluso alguien llegó a mencionar a Luis Felipe Scolari. Una baraja que volvió a primer plano en agosto del año pasado cuando Hernán Darío Gómez tuvo que abandonar el cargo. Aquí la novedad fue Martino, con quien alcanzaron a negociar. 

La Federación explicó que el “Tata” no aceptó la oferta por razones tributarias, las mismas que hoy lo hicieron preferir la oferta de Newell’s Old Boys. Ante el no de Martino el sonajero volverá a agitarse, seguramente con nuevas caras y con el peso de la amable sugerencia del presidente Juan Manuel Santos de no volver a jugársela por uno de la casa.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo