‘Gobierno de hierro’ sigue con heredero Kim Jong

Por Publimetro Colombia

Kim Jong-il ha muerto, pero al parecer esto no significará el fin del sistema totalitario comunista que guía a Corea del Norte desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. Su sucesor, Kim Jong-un, hijo menor fruto del tercer matrimonio del líder fallecido, enfrentará el reto de gestionar un país de millones de norcoreanos en la pobreza, sin acceso a alimentos y sanidad, y con cientos de miles de personas detenidas en brutales campos de prisioneros.
 
Kim Jong-un, quien goza del apoyo del Ejército y los ciudadanos para hacerse con el poder, fue promovido en 2008, cuando el estado de salud de su padre empeoró notablemente tras sufrir una apoplejía, hecho que despertó entre las élites norcoreanas preocupación por la continuidad del régimen, que además cuenta con una capacidad nuclear impredecible.
 
Norcorea llora la partida del dictador del Gobierno de hierro de los últimos 17 años, quien sufrió un infarto a sus 69 años el sábado pasado mientras viajaba en su tren privado.
 
Contrario a las reacciones de sus ciudadanos, de su aliado China y de sus pocos amigos, como Rusia,   la comunidad internacional ha hecho un llamado a la libertad, la paz y la seguridad.
“La muerte de un hombre no es nunca motivo de alegría, pero el sufrimiento de un pueblo me entristece”, aseguró Alain Juppé, ministro francés de Relaciones Exteriores.
 
Poco después de conocerse el fallecimiento del ‘querido líder’, de quien se fundaron muchos mitos sobre su excentricidad, paranoia y crueldad, el presidente surcoreano, Lee Muyng-bak, y su homólogo de EE.UU., Barack Obama, acordaron mantener una estrecha vigilancia sobre Corea del Norte y cooperar para afrontar la nueva situación. Estados Unidos “sigue comprometido con la estabilidad en la península de Corea y la libertad y seguridad de sus aliados”, afirmó el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney.
 
La muerte del ‘máximo líder’, quien llegó a secuestrar a un director y actriz para hacer la versión comunista de ‘Godzilla’, llega en un momento marcado por la distensión en las relaciones entre ambas Coreas tras la crisis en 2010, después de que Pyongyang, Norcorea, supuestamente atacara el buqueCheonan y disparara artillería sobre la isla de Yeonpyeong, dos acontecimientos que dejaron 50 muertos surcoreanos.
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo