China apuntala con su apoyo al joven Kim Jong-un como nuevo líder norcoreano

Por Publimetro Colombia

Pekín, 20 dic (EFE).- El Gobierno de China, máximo y casi único aliado del régimen norcoreano, dio hoy su apoyo expreso al joven Kim Jong-un como nuevo mandatario de Corea del Norte, lo que despeja su carrera hacia el liderazgo tras la muerte de su padre, Kim Jong-il.

“Kim Jong-un es un gran líder de la República Popular Democrática de Corea, así como un buen amigo del pueblo chino que ha contribuido mucho en el desarrollo del socialismo”, dijo el portavoz de Asuntos Exteriores chino Liu Weimin, usando unos calificativos casi calcados a los que un día antes dedicó a su padre.

“Creemos que bajo el liderazgo de Kim Jong-un se harán esfuerzos para construir un fuerte país socialista y lograr la paz en la península Coreana”, añadió Liu en rueda de prensa.

También dejó abierta la posibilidad de que el tercer exponente de la “dinastía comunista” de los Kim visite próximamente territorio chino, señalando que Pekín “da la bienvenida a que los líderes (de Corea del Norte) visiten China cuando lo crean conveniente”.

Con estas palabras, China confirma que sigue al lado del régimen que prácticamente salvó de su desaparición en la Guerra de Corea (1950-53), interviniendo cuando Corea del Sur y Estados Unidos habían reducido prácticamente la resistencia del Norte, con lo que logró que aquel conflicto finalizara en tablas.

Sesenta años después, China sigue considerando que Corea del Norte es un aliado estratégico, pues se interpone así entre su territorio y una Corea del Sur con una fuerte presencia militar norteamericana (aunque ésta, paradójicamente, se justifica precisamente en la existencia del régimen de los Kim).

“China quiere una península Coreana estable, que mantenga el status quo actual”, señaló a Efe el experto de la Universidad Popular de Pekín Shi Yinhong, quien aboga por una paulatina apertura económica de Corea del Norte, imitando el modelo de reforma chino creado por Deng Xiaoping.

Otros expertos chinos reconocen la posibilidad de que con Kim Jong-un haya cambios y nuevas expectativas por parte de los norcoreanos, aunque la idea predominante es que no habrá fuertes turbulencias políticas como las que este año sacudieron Oriente Medio.

“Los norcoreanos tienen un alto nivel de resistencia política, no creo que vayan a levantarse y lanzar una revolución a gran escala, como algunos especulan”, señaló el experto en estudios coreanos Han Zhenshe, de la Academia China de Ciencias Sociales.

En todo caso, y pese al apoyo del Gobierno chino y los analistas del país a un continuismo en Corea del Norte, la “larga amistad” entre Pekín y Pyongyang ha tenido sus fisuras en los últimos años de Kim Jong-il, por lo que el apoyo del primero al segundo no será incondicional, y China estará atenta a posibles cambios en su vecino, al igual que Tokio o Seúl.

En 2010, las filtraciones de Wikileaks sirvieron para revelar que la diplomacia china no vio con buenos ojos los últimos años de Gobierno de Kim Jong-il, por sus continuas provocaciones a Japón y Corea del Sur (pruebas nucleares y balísticas, escaramuzas armadas…), que pusieron en peligro la estabilidad de la región.

Incluso se llegó a decir en estos documentos que China vería con buenos ojos una Corea unificada a largo plazo.

Pekín, por lo demás, ha apoyado con gestos diplomáticos y declaraciones retóricas muchas dictaduras, pero cuando ha llegado el momento de su decadencia, el pragmático régimen ha sabido retirar ese apoyo.

Ocurrió este mismo año en Libia (China inició contactos con los rebeldes antes de la caída de Muamar al Gadafi) y está pasando también con la vecina Birmania, puesto que Pekín ya ha confirmado sus primeras conversaciones con la líder opositora Aung San Suu Kyi.

En el caso norcoreano, Pekín subrayó hoy también que estará en comunicación con otros países implicados en el equilibrio regional, como Corea del Sur o EEUU, a la espera de futuros movimientos en el cerrado régimen de Corea del Norte.

Al respecto, el ministro de Asuntos Exteriores, Yang Jiechi, ya conversó hoy vía telefónica con sus homólogos de Corea del Sur, Kim Sung-hwan, y EEUU, Hillary Clinton, para coordinar posturas sobre la situación regional tras el relevo de poder en Corea del Norte.

“Yang dijo que la paz y la estabilidad en la península Coreana son el interés común de todas las partes y que China hará todos los esfuerzos posibles con ellas para mantenerlas”, señaló el portavoz Liu.

La fuente oficial aseguró que tanto Clinton como Kim se mostraron de acuerdo con la postura de Yang “y mantendrán comunicación frecuente con China” en el futuro con respecto a la situación en Corea del Norte.

Por Antonio Broto

Pekín, 20 dic (EFE).- El presidente chino, Hu Jintao, visitó hoy la Embajada de Corea del Norte en Pekín para ofrecer sus condolencias por la muerte del líder norcoreano Kim Jong Il.

Mientras un fuerte dispositivo de seguridad rodeaba la Embajada y cortaba al tráfico las calles aledañas, Hu se reunió con los responsables de la legación, cuya bandera nacional ondea a media asta desde ayer.

Es muy poco frecuente que una embajada en Pekín reciba una visita de un líder chino tan alto nivel, lo que da cuenta de los fuertes vínculos entre los dos regímenes comunistas, dado que China es prácticamente el único apoyo de la comunidad internacional para Corea del Norte y su principal suministrador de ayuda humanitaria.

También el ministro de Asuntos Exteriores chino, Yang Jiechi, visitó la embajada para reunirse con el consejero Pak Myong-ho, ante quien destacó que Kim fue “un gran líder de partido y de la República Popular Democrática de Corea”.

Añadió que el Gobierno y el pueblo de China estaban profundamente afligidos por la pérdida de Kim, un “buen amigo” que, según el canciller, “será recordado para siempre por los chinos”, destacó la agencia oficial Xinhua.

Kim Jong-il, quien lideró Corea del Norte durante 17 años, falleció el 17 de diciembre a los 69 años, víctima de “fatiga física”, según la agencia de noticias oficial norcoreana KCNA.

En la Embajada de Corea del Norte en Pekín, varias personas han depositado ramos de flores junto a un panel con fotografías del fallecido líder, segundo miembro de una “dinastía comunista” que comenzó con su padre, Kim Il-sung (1948-1994) y continuará en su hijo Kim Jong-un, de 28 años.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo