Siria acepta recibir observadores árabes mientras persiste hoy la violencia, con 40 civiles muertos

Por Publimetro Colombia

El Cairo, 19 dic (EFE).- Siria firmó hoy un documento propuesto por la Liga Árabe que permite el envío de una delegación de observadores al país, un gesto con el que parece querer evitar mayores presiones internacionales pero que de momento no ha servido para frenar la represión, que este lunes dejó 40 civiles muertos.

El texto fue subscrito por el viceministro sirio de Asuntos Exteriores, Faisal Maqdad, y el subsecretario general de la Liga Árabe, Ahmed ben Helli, en la sede de esta organización regional en El Cairo.

Con la rúbrica, Siria acepta el marco jurídico de para una misión árabe cuyas atribuciones incluyen la protección de los civiles y de comprobación sobre el terreno de que se aplica la iniciativa de la Liga Árabe para solucionar la crisis que desde marzo ensangrenta el país.

Ese plan, aceptado en principio por el régimen sirio el pasado 2 de noviembre, contempla el fin de la violencia, la retirada de las tropas de las ciudades y la protección de los civiles, entre otros puntos.

También incluye el envío de 500 observadores internacionales, una medida a la que el Damasco se había negado en el pasado por su oposición a algunas de las condiciones en las que debía desarrollarse la visita.

Con el acuerdo de hoy, Siria da un paso adelante para que se levanten las duras sanciones económicas impuestas el pasado 27 de noviembre por parte de la Liga Árabe, que dos semanas antes también había suspendido la participación siria en la organización.

Sin embargo, no está claro aún si la firma supone la suspensión inmediata de las medidas punitivas, ya que el secretario general de la Liga Árabe, Nabil al Arabi, que había ofrecido a Siria la posibilidad de levantar las sanciones a cambio del protocolo, no hizo este lunes alusión alguna al respecto.

El diplomático se limitó a explicar que en los próximos días la organización mandará un primer grupo de observadores que incluirá expertos en seguridad y administración, y al que seguirán en el futuro otros especialistas en derechos humanos y periodistas, todos ellos procedentes de países árabes.

La firma final del protocolo había quedado en suspenso debido a que la Liga Árabe se había opuesto a modificar algunas condiciones del documento, mientras que Siria insistía en introducir una serie de condiciones.

A este respecto, el ministro sirio de Asuntos Exteriores, Walid al Mualem, indicó este lunes en Damasco que las enmiendas propuestas han sido introducidas ya que, de lo contrario, no lo hubieran firmado.

“El acuerdo es el comienzo de una cooperación entre Siria y la Liga Árabe, y los observadores que representan al mundo árabe son bienvenidos”, subrayó Al Mualem, quien precisó que la vigencia del protocolo es de un mes “renovable si ambas partes lo aceptan”.

Con ese gesto, el régimen de Bachar al Asad intenta alejar la posibilidad de que el asunto llegue al seno del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, lo que aumentaría aún más las presiones contra el régimen.

Firmado el documento, se canceló la reunión del próximo miércoles en la que los ministros de Exteriores árabes tenían previsto decidir si pedían al Consejo de Seguridad que interviniera y adoptara también su plan.

Aun así, la Asamblea General no esperó a la decisión de la Liga y ya adoptó hoy por amplia mayoría una resolución en la que condena la situación de los derechos humanos en Siria y pide el fin de la represión contra los manifestantes.

Según los datos que maneja la organización internacional, desde que el pasado marzo estallaran las protestas en el país, la represión y la violencia se ha cobrado ya la vida de más de 5.000 personas.

Desde Túnez, el presidente del opositor Consejo Nacional Sirio (CNS), Burhan Galiun, consideró que el gesto de Damasco es “un engaño para encubrir las derrotas que sufre” y no descartó proponer una “fuerza de intervención” árabe.

Esta iniciativa partiría de una “decisión soberana siria” y sería estudiada por la Liga Árabe y el Consejo de Seguridad de la ONU, apuntó el dirigente del principal órgano de la oposición siria en el exilio.

Mientras el tramo diplomático parecía avanzar, la violencia no cesó en el país, donde según la oposición al menos 40 civiles murieron en distintos actos de represión mientras que decenas de presuntos militares habrían sido tiroteados cuando intentaban desertar en la provincia de Idleb.

A este respecto, la portavoz de los opositores Comités de Coordinación Local, Sherin Qabani, destacó a Efe que las autoridades no están cumpliendo con la iniciativa de la Liga Árabe y continúan con la matanza de civiles.

“El régimen está intentando conseguir otro plazo para continuar reprimiendo la revolución siria, pero está muy equivocado porque cada vez que asesina a alguien nacen más opositores”, resaltó Qabani.

Túnez, 19 dic (EFE).- El presidente del opositor Consejo Nacional Sirio (CNS), Burhan Galiun, aseguró hoy en Túnez que la firma por parte de Siria del protocolo de la Liga Árabe para aceptar observadores es “un engaño” del régimen de Damasco.

“Creemos que son palabras sin valor, es parte de un engaño para cubrir las derrotas que está sufriendo el régimen”, dijo Galiun en una rueda de prensa tras la clausura de una reunión del CNS, principal órgano de la oposición siria.

En su intervención, el activista sirio acusó al régimen del presidente sirio, Bachar Al Asad, de continuar lanzando ataques contra la población civil y no descartó la opción de proponer una “fuerza de intervención” árabe, a través de lo que denominó una “decisión soberana siria”, que posteriormente sería estudiada por la Liga Árabe y el Consejo de Seguridad de la ONU.

En este sentido, agregó que esta fuerza se formaría para llevar a cabo “intervenciones puntuales” en aquellas zonas en las que se producen “ataques y matanzas de civiles”.

Asimismo, subrayó la necesidad de “crear zonas de exclusión aérea” para evitar dichos ataques.

Por otra parte, comentó que el presidente tunecino, Moncef Marzuki, mostró la disposición de su país a reconocer al CNS como la única autoridad legítima del país, aunque puntualizó que primero se debía formar el gobierno, cuyo anuncio está previsto para los próximos días.

Tras la firma del protocolo de aceptación de observadores, el secretario general de la Liga Árabe, Nabil al Arabi, dijo que ese documento “es el marco jurídico” de la misión que la organización panárabe enviará a Siria para comprobar la aplicación de la “hoja de ruta” de este organismo y para “contribuir a la protección de los civiles sirios”.

Está previsto que se envíe el primer grupo de observadores en los dos o tres próximos días.

Más de 5.000 personas han muerto por la represión en Siria, entre ellas más de 300 menores, desde el inicio de las protestas antigubernamentales a mediados de marzo pasado, según los últimos datos de la ONU.

Washington, 19 dic (EFE).- El Gobierno de EEUU se mostró hoy escéptico ante la decisión de Siria de aceptar la visita de una delegación de observadores árabes, al acusar al régimen de Bachar al Asad de incumplir compromisos previos y pedirle medidas concretas para el fin de la violencia.

“Hemos visto demasiadas promesas rotas en el régimen sirio. Estamos menos interesados en un papel firmado que en acciones para implementar para los compromisos adquiridos”, dijo la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland, en su rueda de prensa diaria.

Una firma “en un pedazo de papel de un régimen que ha roto promesa tras promesa significa relativamente poco para nosotros. Lo que queremos ver son las acciones tomadas para implementar los acuerdos”, insistió.

Nuland se refirió así al documento firmado hoy por Siria y propuesto por la Liga Árabe que permite el envío de una delegación de observadores al país, donde la violencia que no cesa dejó este lunes 40 civiles muertos, según la oposición.

El texto fue subscrito por el viceministro sirio de Asuntos Exteriores, Faisal Maqdad, y el subsecretario general de la Liga Árabe, Ahmed ben Helli, en la sede de esta organización regional en El Cairo.

Con la rúbrica, Siria acepta el marco jurídico para una misión cuyas atribuciones incluyen la protección de los civiles y de comprobación sobre el terreno de que se aplica la iniciativa de la Liga Árabe para solucionar la crisis que desde marzo azota al país.

Ese plan, aceptado en principio por el régimen sirio el pasado 2 de noviembre, contempla el fin de la violencia, la retirada de las tropas de las ciudades y la protección de los civiles, entre otros puntos.

También incluye el envío de 500 observadores internacionales, una medida a la que Damasco se había negado en el pasado por su oposición a algunas de las condiciones en las que debía desarrollarse la visita.

Nuland reafirmó hoy que EEUU “apoya firmemente” el plan diseñado por la Liga Árabe para lograr la paz en Siria y sostuvo que lo importante ahora es ubicar a los observadores en las ciudades donde hay más violencia “como una forma de tener testigos sobre el terreno en defensa de la población civil”.

“No estamos preparados para dar la bienvenida a nada más que a pasos concretos para mejorar las vidas de los sirios y poner fin a la violencia”, reiteró la portavoz.

Según datos de la ONU, desde que el pasado marzo estallaron las protestas contra el régimen sirio, la represión y la violencia se han cobrado ya la vida de más de 5.000 personas.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo