Exjefe del Ejército de Colombia declara ante la Fiscalía por nexos con "paras"

Por Publimetro Colombia

Bogotá, 19 dic (EFE).- El excomandante del Ejército de Colombia y hasta hace poco embajador en República Dominicana, general en retiro Mario Montoya, declaró hoy ante la Fiscalía sobre sus supuestos nexos con paramilitares para desalojar un sector de Medellín en 2002.

Fuentes de la Fiscalía General de Colombia confirmaron a Efe que Montoya sostuvo su versión libre desde primera hora de la mañana con un fiscal de la Unidad Delegada Ante la Corte Suprema de Justicia para aportar detalles sobre la llamada operación “Orión”.

Este operativo fue ejecutado en Medellín (noroeste) entre el 16 y el 20 de octubre de 2002 por el Ejército para “recuperar” el territorio de la Comuna 13, que estaba bajo la influencia de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Según varias denuncias, Montoya llegó a un acuerdo previo con miembros del Bloque Cacique Nutibara (BCN) de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) para entrar en la Comuna 13, territorio en el que según las víctimas se cometieron múltiples atropellos y decenas de detenciones injustificadas contra inocentes.

En la “Operación Orión” participaron también la Policía, el liquidado Departamento Administrativo de Seguridad (DAS, inteligencia) y el Cuerpo Técnico de Investigaciones de la Fiscalía.

El entonces comandante del BCN, Diego Fernando Murillo, alias “Don Berna”, quien hoy está extraditado en EE.UU. tras haber entregado las armas, denunció al exjefe del Ejército por haber entablado relación con paramilitares en el marco de ese operativo.

Montoya siempre ha negado estos hechos, así como otras acusaciones que se le presentaron en septiembre pasado sobre su supuesta vinculación en la construcción de un montaje para la desmovilización de un supuesto bloque de guerrilleros de las FARC en 2006.

Algunos testimonios comprometen esa desmovilización y dos “rebeldes” de un grupo de 66 desmovilizados dijeron que muchos de ellos eran mendigos y drogadictos recogidos en las calles y a quienes pagaron para simular que eran guerrilleros.

El general en retiro fue comandante del Ejército hasta 2008 poco después de dirigir la “Operación Jaque”, en la que, sin un solo disparo, fueron rescatados quince rehenes de las FARC, entre ellos Íngrid Betancourt y tres contratistas estadounidenses en selvas del sur del país.

Poco después de pasar a situación de retiro, el entonces presidente Álvaro Uribe (2002-2010) le designó embajador en República Dominicana, cargo en el que permaneció hasta hace pocos meses.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo