Maradona habló de fútbol y de paz en Bogotá

Para el 10 argentino, "todos nos sentíamos colombianos en el Mundial de Brasil"

Por Juan Manuel Reyes / Publimetro
La paz según Diego

La rueda de prensa de Diego Armando Maradona también contó con la presencia de Piedad Córdoba, organizadora del partido. El astro argentino aprovechó para hablar de la paz: según él, “más que nunca, Colombia quiere paz. Y el mundo quiere paz para Colombia”.

Para Diego, la violencia en las canchas es solo un reflejo de la vida que los miembros de las barras tienen entre semana. “Uno se menea el domingo por lo que le pasa el jueves”, dijo. “Por eso, arreglando la situación entre semana ya no habrá razones para que se maten a trompadas los domingos”.

Así mismo, reconoció que él no era un jugador pacífico en su período como futbolista, que duró entre 1979 y 1997. “Yo nunca tuve paz en las canchas. Cuando jugaba, vivían cosiéndome a patadas y yo reaccionaba”, recordó.

Córdoba aprovechó el momento para anunciar que busca la presencia de Maradona en el partido por la paz que quiere realizar en La Habana, donde negocian las Farc y el gobierno nacional. Lo único que dijo Maradona fue “la 10 es mía”.

Diego Armando Maradona habló en rueda de prensa antes del Partido por la Paz de este viernes, en el Estadio de Techo. Con su estilo tradicional, habló de paz: para él, “Colombia merece la paz hace mucho tiempo”. Y también de fútbol, comentando la actuación de los colombianos en Europa, Argentina, la FIFA y su recorrido.

Para la estrella del Mundial 1986, su presencia en Bogotá le recordó el juego de la selección Colombia del pasado Mundial de Brasil. “Todos nos sentíamos colombianos cuando tocaba la pelota James Rodríguez, o Cuadrado”, recordó. “Yo decía en junio que, si Radamel Falcao hubiera estado en su mejor nivel, tal vez Colombia ya tendría su primera Copa del Mundo”.

Maradona ponderó el momento del Tigre en el Manchester United. “Falcao no volvió bien, y le toca lidiar con [su entrenador Louis] Van Gaal, que es algo difícil. Van Gaal es un tipo que está más cerca del diablo que de otra cosa”.

Incluso, Diego dio su preferencia para el derbi que disputará este domingo el United con el Manchester City donde juega Sergio Agüero, padre de su nieto Benjamín. “Quiero que gane el United, y que Falcao haga un gol. Y por el otro lado… que Sergio también haga gol”, dijo.

Al preguntársele sobre James, un jugador con el que muchos lo han comparado después de su brillante labor con la tricolor en los estadios brasileños, la respuesta retrató por completo a Maradona: “es un zurdo talentoso, exquisito y elegante… como todos los zurdos”, dijo.

En el mejor equipo de Maradona de todos los tiempos hay un jugador fijo: Roberto Rivelino, volante de armado del Brasil de los años 70 con una pegada espectacular. “A Messi lo pondría. A Cristiano Ronaldo… también lo pondría. Del medio para atrás, ya nos arreglamos”, dijo el histórico 10 argentino.

Sobre la selección argentina no se guardó palabras, a pesar de que dijo no haber visto los partidos amistosos que disputó contra El Salvador y Ecuador en la pasada fecha FIFA. “Me dijeron que no fue nada espectacular. Me preocupa que se esté llenando esa selección de amigos, y yo quiero una selección por demostraciones, no por amistades. Quiero que Argentina gane la Copa del Mundo, no la de la amistad”.

Se le preguntó al técnico de Argentina en el Mundial 2010 si quería volver a la dirección técnica. “Yo todavía estoy motivado para ser técnico. Pero estoy más motivado de ir con el príncipe Alí de Catar a quitarle la FIFA a [Joseph] Blatter, decirle que ya se acabó su tiempo a este corrupto en la FIFA”, dijo contundentemente.

No fue el único golpe que dio al mandamás del fútbol mundial. Explicó que apoya la aspiración del príncipe Alí de dirigir la FIFA “porque no roba y no necesita robar. Ya tiene dinero, y mucho”. También criticó la forma en la que la organización ignora el desarrollo del fútbol, diciendo que si el príncipe es elegido, harán canchas en países “oprimidos por no poder jugar al fútbol”.

Finalmente, Maradona explicó por qué hace estos partidos de caridad. “Cuando era chico, pasé hambre. Éramos muchos y la olla de comida no era suficiente. Aprendí de mi padre que, si algún día llegaba a ser alguien, no me iba a olvidar de eso. Por eso cuando me llaman a hacer partidos por el África, me dan ganas de jugar dos veces al día, para que esos niños coman”, dijo.

LEA TAMBIÉN:

James Rodríguez, el niño de Ibagué obsesionado por el fútbol y los videojuegos

Los más indecisos del fútbol que se retiraron y después volvieron

Angel Di María, el crack mundial que costó 20 pelotas en Argentina

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo