Opinión: ¿por qué debemos cancelar las secciones de “los peores vestidos” en los medios?

No importa quién haya empezado esta tendencia; seguir titulando “los peores vestidos” en los medios de comunicación está mandado a recoger.

Por Nelson Rueda Argumedo

Por: Nelson Rueda, @nargumedo

Una alfombra roja no es digna de unos premios sin que haya una competencia mediática sobre “que vistió quién”. Se nos olvida entre los memes y las críticas de lo que usan los famosos y las celebridades, la razón por la cual se celebran dichos eventos. Al día siguiente, no solo tenemos una ráfaga de comunicados sobre los ganadores durante el evento sino tambien titulares sobre el tan esperado “mejor y peor vestido de la alfombra” coronado/a por algun editor o periodista detrás de su computadora. Opinión: ¿por qué debemos cancelar las secciones de “los peores vestidos” en los medios?

Podría entender porqué elogiamos el monumental trabajo que hay detrás de lo que parecería un simple vestido pero no veo el punto en hacer lo opuesto con aquellos que simplemente no cumplen nuestras expectativas. Ni Wintour se atrevería a tanto.

Todos en algún momento hemos compartido algún meme gracioso o hemos burlonamente hablado de algún famoso en una alfombra roja ¿o no? quien no lo haya hecho que tire la primera piedra.

Opinión: ¿por qué debemos cancelar las secciones de “los peores vestidos” en los medios?

Sin embargo, risas aparte, hacer toda una sección dedicada a discriminar quién, entre todos los asistentes, lo hizo desastroso, está mal.

La industria de la moda rige el mundo desde bambalinas. Cualquier persona que esté en el reflector sean cantantes, actrices, escritores, presidentes, empresarios tiene que tener contacto con esta industria, pues entienden que su imagen es una extensión de sus personalidades y, por ende, lo que llevan puesto estará escrutinado por un público hambriento.

Hay una delgada línea entre la crítica constructiva o la opinión irreverente con la burla malintencionada. 

En el humor no todo es válido y ciertamente tener una sección dedicada a acabar con el autoestima de los artistas bajo el título de “los peores vestidos” es ofensivo.

Imagínense que fuesen ustedes quienes pasan días buscando un atuendo para brillar en un evento cualquiera; estar horas arreglándose y decidiendo como pueden llamar la atención sin perder fidelidad a su personalidad y, sin duda, estar emocionados por usar una pieza exclusiva de diseñador, cuando de la nada al día siguiente, apareces en una sección como el “descache” de la noche. Es inevitable por mas Beyonce que fueras, no tener la autoestima golpeada.

Los mejores y peores vestidos es algo totalmente arbitrario. La moda es sinónimo de desarrollo de la expresión personal y debe ser celebrada como tal.

El mundo es un lugar complejo para estar hiriendo con comentarios malintencionados a las personas por una elección de ropa. Si como editor o periodista amamos algún look, destáquemoslo. Esta bien tener una sección de los mejores vestidos (algunos le ponen mucho más empeño que otros) pero si no tenemos nada bueno que decir al respecto, mejor no decirlo en absoluto.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo