¿Qué tan seguros estamos en el mundo digital del siglo XXI?

Hoy se celebra el Día Internacional del Internet Seguro, se busca generar un uso responsable de la tecnología.

Por Mónica Garzón Ramírez

Black Mirror nos podría parecer ficción, pero ni tanto: poco a poco las plataformas digitales en las que estamos aprenden más de nuestros gustos, los sitios que frecuentamos y el contenido que compartimos. De esta manera, configuran algoritmos que determinan las preferencias que imperan en nuestro estilo de vida. Si amamos ver el horóscopo, o buscamos boletos para ir al mar, o leemos ciertos libros: de todo eso ya están pendientes tanto las redes como las plataformas gratis y de pago. Y eso, por supuesto, nos tiene más vulnerables que nunca, como un libro abierto, en el espacio 2.0.

Así, también nos hemos convertido en un blanco atractivo para los ciberdelincuentes que buscan aprovechar las facilidades que dan muchas personas con sus claves, archivos y datos personales.

Pensamos que no nos pasará nada, pero una clave en un sitio no es garantía de protección. De hecho, los análisis muestran que los malos hábitos tecnológicos son difíciles de erradicar y que muchas personas están dispuestas a ponerse en peligro ante los ataques que buscan el secuestro de cuentas digitales. Esto, porque en muchas oportunidades se cae en trampas de correos, somos blanco de hackeos o incluso porque hacemos, sin pensarlo, cosas tan simples como compartir las contraseñas de manera virtual.

Por ejemplo, algunos estudios realizados por ESET, expertos en seguridad virtual, afirman que millones de personas toman decisiones cuestionables cuando se trata de crear contraseñas para proteger sus cuentas. A partir de un análisis sobre un total de 500 millones de contraseñas que se filtraron en varias brechas de datos a lo largo del año pasado, se descubrió que “12345”, “123456” y “123456789” eran las más frecuentes. Entre todas, estas contraseñas compuestas por cadenas numéricas se usaron para asegurar un total de 6.3 millones de cuentas. Sin embargo, el resto de la lista de las contraseñas más utilizadas no presenta un escenario más optimista, ya que a estas tres opciones siguieron de las palabras “prueba1” y “contraseña”.

Por otro lado, la privacidad fue otro problema que surgió desde hace unos años. Desde que se conoció el escándalo de Cambridge Analytica muchas personas reevaluaron cómo se aborda la privacidad en la web y también el contenido que les ofrecen con base en los contenidos consumidos y compartidos por los usuarios. En el caso de Estados Unidos, se está introduciendo legislación para abordar el tema de la privacidad y el cómo las empresas manejan los datos de los internautas. Y si bien todo se escaló incluso hasta el Congreso, nada ha pasado, o al menos no lo suficiente: el consenso es que los problemas no se abordan lo suficientemente rápido. Twitter, por ejemplo, sí anunció que cuidaría su contenido en cuanto a esparcir noticias falsas, pero sus vacíos de regulación siguen siendo latentes en cuanto a cuentas basadas en discursos de odio, para comenzar.

Por su parte, las deepfakes (técnica de síntesis de imágenes humanas basada en inteligencia artificial que se utiliza para crear contenido falso) están comenzando a crearse con mayor rapidez y,  además, se han convertido en una nueva forma de delito cibernético. Aunque los videos falsos se consideran dañinos, este fenómeno podrían tener una mayor importancia en el futuro, pues se convertirían en el centro de escándalos políticos, delitos cibernéticos o incluso escenarios inimaginables, y no solo una técnica dirigida a figuras públicas.

Por todo esto, en el Día Internacional del Internet Seguro presentamos algunas recomendaciones para prevenir los riesgos en los entornos digitales.
1. No de clic a enlaces desconocidos. En caso de que el remitente sea el real, dude de la veracidad del mensaje, contáctelo por otro medio y valide si el mensaje realmente existió.

2. De la misma manera que es necesario verificar el remitente, se debe analizar minuciosamente el enlace al que se invita a hacer clic. En general, no se recomienda acceder directamente a un enlace que viene incluido en un mensaje.

3. Use contraseñas que no sean de fácil acceso para los criminales.

4. Es sumamente importante activar en todas las cuentas que así lo permitan el Doble Factor de Autenticación.

5. Tenga en cuenta las clasificaciones de privacidad que las redes sociales ofrecen a la hora de publicar contenido.

6. Si usa Google Chrome ,active la extensión de verificación de contraseñas,  que permite recibir alertas en tiempo real si se quiere utilizar una contraseña que ha formado parte de alguna filtración.

7.  Evite intercambiar fotografías, videos o mensajes íntimos a través de Internet. Recuerde que puede convertirse en contenido para otros riesgos como el ciberacoso o el grooming.

PEORES CONTRASEÑAS DE 2019

Rank Password
1 12345
2 123456
3 123456789
4 test1
5 password
6 12345678
7 zinch
8 g_czechout
9 asdf
10 qwerty

 

Mensajes y asuntos de correo más utilizados por los cibercriminales

Según un reporte del sitio web especializado Barracuda, los asuntos que más clics generaron durante 2019 en correos que apuntaban a cuentas no corporativas, son los siguientes:

  • Nuevo mensaje de voz en Skype
  • Reembolso de la transacción
  • [Nombre de un contacto] compartió un documento contigo
  • Microsoft Teams: por favor autentificar su cuenta
  • Bonos para empleados seleccionados
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo