República Dominicana, una aventura para todos

Conozca el otro lado del turismo dominicano, más ecológico, más histórico, más local.

Por María Esperanza Arias Herrera

¿En qué piensa cuando le nombran a República Dominicana? Puede ser en las playas de Punta Cana o en un delicioso arroz con habichuela. También en la bachata, que hace poco fue declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Unesco.

Pues en este país del Caribe se puede disfrutar de cientos de planes turísticos que ni se imaginaría que existirían en una sola isla.

Es paradisíaca de norte a sur y de este a oeste, con majestuosas cascadas, islotes, parques naturales tropicales y cuevas. Y ni hablar de su gente y su gastronomía.

Les contaré detalles sobre este viaje que empezó en Santo Domingo, su capital, para que un día decida conocerlo y encantarse con este país.

Lo único que debe llevar a República Dominicana es la mente positiva y el ánimo dispuesto a la recreación. Específicamente muchas ganas de bailar.

Santo Domingo

Fue fundada por Bartolomé Colón, el hermano de Cristóbal Colón, el 5 de agosto de 1498 y así se convirtió en la primera ciudad colonial de América. Lo fantástico de esta ciudad es que cada rincón esconde una historia y sus calles están llenas de ‘primicias’.

Catedral Santo Domingo Cortesía

Por ejemplo, tiene la primera catedral de América, llamada Santa Basílica Mediterránea catedral de Nuestra Señora de la Encarnación Primada de América y fue construida en 1523.

Pero para que su paseo por Santo Domingo sea más divertido, puede hacerlo en ‘trikke’, una especie de patineta y bicicleta que se puede contratar junto con un recorrido con un guía turístico. Así podrá recorrer la zona colonial y visitar la casa donde vivió el gobernador Nicolás de Ovando, convertida hoy en un lujoso hotel. Esta casa de piedra, construida en 1502, está ubicada en la calle Las Damas, la primera pavimentada del Nuevo Mundo.

Y si de comida se trata, no puede dejar de disfrutar la comida fusión del restaurante Buche Perico o los platos típicos en Jalao, como el plato bandera, que tiene arroz, habichuela (es decir, fríjol), plátano, carne y una buena ensalada con aguacate. Todo esto siempre estará bien acompañado de un buen merengue dominicano y una cerveza Presidente fría.
Antes de dejar Santo Domingo no puede olvidar visitar el parque Los Tres Ojos. Es una caverna en la que se encuentran cuatro lagos de agua cristalina y hacia el mediodía, cuando los rayos del sol entran, se puede apreciar un espectáculo de luces.

Samaná

Después de un gran recorrido por la capital viajé dos horas y media por carretera hacia Samaná, otro destino turístico de República Dominicana que cada vez toma más fuerza por brindar un turismo diferente, pensado en mostrar más las tradiciones de los dominicanos, los deportes extremos y el ecoturismo.

Samaná es una pequeña población ubicada en una bahía en donde cada año, desde enero hasta marzo, llegan las ballenas jorobadas para dar a luz a sus pequeños ballenatos en las aguas cálidas de este país. Así que si está pensando dónde pasar sus vacaciones a inicios de año, este destino puede ser el ideal.

Salto del Limón Cortesía

Otro atractivo de este lugar es el Salto del Limón. Es una cascada de más de 40 metros de altura que cae en una piscina natural. Ahí todos los visitantes pueden darse un refrescante baño.

A este sitio se llega tras 30 minutos de recorrido en un caballo desde el punto de partida. Sin embargo, antes de llegar ahí también podrá visitar las fábricas de tabaco que hay en la carretera que conduce desde Samaná hasta el Salto del Limón y a los lugareños que se dedican a producir caucho.

Lo mejor de este recorrido, en mi caso, fue que lo acompañé todo el tiempo de un buen ron dominicano.

Parque Nacional Los Haitises

Los Haitises son una serie de islotes que escoden más de 100 cuevas y cientos de especies de aves. Para llegar a estas islas solo se debe contratar un tour en una lancha que hará un recorrido durante toda la mañana. Este tour le permitirá conocer al menos dos cuevas de la zona.

Ahí también se podrán apreciar pinturas rupestres que tienen miles de años.

Los Haitises Cortesía

En el recorrido por Los Haitises se puede disfrutar de la belleza del paisaje, el avistamiento de aves. En general, de un turismo ecológico que lo hará reconectarse con la naturaleza.

Las cuevas milenarias, junto a las palmeras y mangles que se extienden por la Bahía de Samaná son un espectáculo único del que usted puede disfrutar.

Y si de playa se trata, luego puede pasar una tarde en Cayo Levantado. Es una isla ubicada frente a Samaná que tiene una extensa playa cristalina.

Playa Rincón

Otra exótica playa es Playa Rincón, ubicada al sur de Samaná. Lo mejor de este lugar es que se puede disfrutar de total tranquilidad porque no hay hoteles en la zona. Su mayor atractivo, además del paisaje, es la comida tradicional que se ofrece, hecha de manera artesanal. La variedad de pescados que puede disfrutar son sacados del río Frío, que desemboca en ese lugar, por los habitantes de la zona.

Hotel Bahía Príncipe Cortesía

Un detalle de lujo que se puede encontrar en Samaná es el complejo hotelero cinco estrellas en el que se podrá disfrutar de una gran estadía. Se trata de los hoteles Bahía Príncipe, con servicio todo incluido: spa, comidas, cocteles y bailes nocturnos alrededor de la piscina o en la orilla del mar si así lo desea.

Así que, cuando le digan que República Dominicana lo tiene todo, créalo. ¡Lo tiene todo!

 

MÁS NOTICIAS DE COLOMBIA Y EL MUNDO, AQUÍ.

Sigue nuestras noticias en Google News

También le puede interesar:

Así es el Megaparque acuático que existe en Colombia

Compre las entradas de Piscilago haciendo clic en la infografía.

Loading...
Revisa el siguiente artículo