Smart working: ya no se vive para trabajar

Hoy los espacios, horarios y actividades en el trabajo se han pensado para construir bienestar. Estos son algunos cambios.

Por Luz Lancheros

Aunque parezca cosa del pasado, para muchos empleados el trabajo sigue siendo su vida. Estar todo el tiempo en la oficina, salir hasta altas horas de la noche y de paso, pensar que no importa cómo se sienta haciendo lo que tiene que hacer, mientras cumpla con lo que se le pide. Una cultura que para muchos lugares es antigua, pero que en otros es una realidad  y es altamente perniciosa para la productividad y para los mismos empleados: según la OMS, la depresión (que la sufren 264 millones de personas), tiene un impacto económico de un trillón de dólares por año perdidos en productividad. 

Y en esto influyen la poca flexibilidad, jefes tóxicos, un mal ambiente laboral, entre otros factores. De hecho, la misma organización recomienda mejores prácticas laborales para optimizar la productividad laboral y cuidado de esta enfermedad de una manera colaborativa. Pero lo cierto es que ya, muchas empresas han deshecho de sus oficinas, trabajando en espacios comunes, u otras tienen campañas y mecanismos para mejorar la productividad de sus empleados. Entre ellos, el smart working.

¿Qué es eso? En su definición más sencilla, podría ser llamado “teletrabajo” u “home office”. Trabajo a distancia. Pero en realidad, más allá de eso, es brindar flexibilidad de tiempo y espacio a los trabajadores. La empresa se ahorra costos y puede, de paso, prescindir de todo lo que implica mantener estructuras físicas. Y este modelo es más popular en los millennials. Según un estudio llamado ‘The deloitte millennial survey’ publicado por deloitte.com,  el 64 % de los millennials valoran tener flexibilidad para trabajar desde cualquier lugar. Y lo pueden hacer con herramientas como Slack, Basecamp, Asana, entre otras. Incluso, compañías como American Express ya han adaptado el modelo.

 “Los beneficios se ven en eliminar sistemas de contratación y costos de infraestructura. También aumento en la productividad y la calidad de vida”

Un informe presentado por Telework mostró que quienes se encargan de las ventas manejan una cifra superior al 26% más de llamadas hechas y un 43% más de negocios en comparación con quienes trabajan desde las oficinas.

“El smart working va más allá del teletrabajo en el sentido de que buscamos métodos de comunicación y trabajo que nos permitan desempeñarnos de buena manera y trabajar con horarios flexibles, para genera una cultura de confianza y comunicación. Eso es lo más importante”, le explica a Metro Sara Torres, directora de talento de Alegra.com, compañía que tiene a sus colaboradores en 35 ciudades del mundo, y está en 11 países. Esta empresa, 100 por ciento digital, no tiene ninguna oficina física y se encarga de la contabilidad, facturación electrónica y administración para pequeñas empresas. “Empezamos hace tres años y quitamos brechas de infraestructura para tener el mejor talento, no importa de dónde venga. Y los beneficios se ven en eliminar sistemas de contratación y costos de infraestructura. También aumento en la productividad, un estudio de la universidad de Stanford reveló que quienes hacen este tipo de trabajo son un 13% más productivos y 50% más contentos. También eliminamos el estrés por los trayectos, se disminuye el ausentismos, se incrementa la diversidad del equipo y también pensamos en la calidad de vida de nuestros colaboradores”, explica.

“No precarizamos el trabajo. Tenemos contratos indefinidos y como buscamos el mejor talento, queremos gente de todos lados. De esta manera, buscamos herramientas para sostener esta forma de trabajar. Antes, todo era enfocado a los objetivos, pero es importante mejorar el medio ambiente laboral para tener mejor productividad y esto también se logra si confiamos en nuestros colaboradores”, afirma Torres.

Con la revolución 4.0, se espera que muchos trabajos que realizan humanos pasen a ser  hechos por máquinas. Pero en los ámbitos más exigentes y creativos se espera seguir flexibilizando el trabajo para cubrir los huecos en tomas de decisiones. Y el smart working es una buena opción para eso y para las marcas que se abren camino en el mercado y la industria, donde algunas de ellas ya tratan al empleado como un activo y no un peón para conseguir un objetivo.

 

3 ejemplos de cómo se ha flexibilizado la forma de trabajar: 

 

  • Coworking: Se cambia la estructura oficinal. Cualquier persona con un laptop puede ir a un espacio más amable para socializar con otras personas que tengan este tipo de libertad en su trabajo. También lo pueden hacer varias compañías para reuniones más informales. Si bien se le da el crédito al ingeniero de software Brad Neuberg, quien fue el primero que trajo esta idea en 2005 a San Francisco, ya desde los 90 existían espacios similares en Berlín y Nueva York. Neuberg quería cambiar la estructura oficinal y pensar en su compañía como una comunidad. Por eso abrió el San Francisco Coworking Space. 14 años después, esta forma de trabajar se ha popularizado y la compañía más popular en esto es WeWork.

 

  • Iniciativas de wellness: Hay varias compañías que tienen variados programas para mejorar la calidad de vida de sus empleados. Chesapeake Energy tiene un gimnasio gigante con personal calificado, así como acceso a entrenadores personales. En compañías como Accenture ofrecen programas de asistencia para estrés, abuso de sustancias, depresión y tienen el servicio Teladoc, donde pueden preguntarle a un médico cualquier cosa a cualquier hora. Asana tiene cuartos de siestas y también hay programas diarios de yoga.

 

  • Iniciativas amigables y espacios amigables: Esto lo ofrecen compañías como Google, por ejemplo, donde aparte de varios servicios de salud y bienestar, la gente puede tener clases de cocina, lecciones de guitarra y sus cafeterías tienen comida nutritiva. También hay consejeros financieros.En Microsoft, por su parte, ofrecen zumba, practicar varios deportes y hay un espacio para hacerse ver de especialistas. También tienen un programa de mentoría, comunidades y grupos para generar pertenencia y familiaridad.

 

TE RECOMENDAMOS EN VIDEO 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo