Enfermedad mental: un concepto que no se debe tomar a la ligera

Si bien se habla mucho de él, se debe tener en cuenta el contexto de una condición que aqueja a millones de personas.

Por Mónica Garzón Ramírez

La enfermedad mental también denominada "trastorno de salud mental" se ha convertido en una de las problemáticas más importantes no solo en Colombia sino también alrededor del mundo. Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) los trastornos mentales, neurológicos y por uso de sustancias son una causa importante de morbilidad, discapacidad, traumatismos y muerte prematura, además aumentan el riesgo de padecer otras enfermedades.

Por esta razón queremos presentar un panorama sobre cómo se vive con esta condición que aqueja según un informe del Ministerio de Salud a un porcetnaje importante de la población colombiana. Como muestra de eso, la tasa de intento de suicidio más actual que se encuentra con el Sistema Integral de Información de la Protección Social (SISPRO) es la de 2015; en ese año se reportaron 1.987 casos es decir un porcentaje del 4,12 por cada 100.000 habitantes.

¿Qué es la enfermedad mental?

Se refiere a una amplia gama de afecciones, es decir, trastornos que afectan el estado de ánimo, el pensamiento y hasta el comportamiento. Son ejemplos de enfermedad mental según expertos de Mayo Clinic la depresión, trastornos de ansiedad y alimentación, además de los comportamientos adictivos. Es más, muchas personas manifiestan problemas de salud mental de vez en cuando y una situación así se convierte en una enfermedad cuando los signos y los síntomas se hacen permanentes, causan estrés y logran afectar la capacidad de funcionar normalmente.

Debe saber que la enfermedad mental puede hacerlo sentir muy mal y ocasionar problemas en la vida cotidiana, por ejemplo, en el estudio, el trabajo o en las relaciones interpersonales. En la mayor parte de los casos, los síntomas pueden tratarse con una combinación de medicamentos y terapia de conversación también conocida como psicoterapia.

Sepa cuándo consultar a un médico

Los signos y síntomas de la enfermedad mental pueden variar según el trastorno, las circunstancias y otros factores.  Algunos ejemplos de los síntomas son los siguientes:

  • Sentimientos de tristeza o desánimo
  • Pensamientos confusos o capacidad reducida de concentración
  • Preocupaciones o miedos excesivos o sentimientos intensos de culpa
  • Altibajos y cambios radicales de humor
  • Alejamiento de las amistades y de las actividades
  • Cansancio importante, baja energía y problemas de sueño
  • Desconexión de la realidad (delirio), paranoia o alucinaciones
  • Incapacidad para afrontar los problemas o el estrés de la vida diaria
  • Problemas con el uso de alcohol o drogas
  • Cambios importantes en los hábitos alimentarios
  • Cambios en el deseo sexual
  • Exceso de enojo, hostilidad o violencia
  • Pensamiento suicida

Es importante dejar en claro que a veces, los síntomas de un trastorno de salud mental aparecen como problemas físicos, un dolor de estómago, dolor de espalda, cabeza y molestias inexplicables.

No se confunda, no es lo mismo salud mental que enfermedad mental.

En entrevista con Andrea Bruni, asesor regional en salud mental y uso de sustancias de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), nos explicó que la salud mental es un concepto más amplio e implica básicamente un bienestar general de la persona. Y el bienestar no solo es un estar interior, psicológico. Es un bienestar material.

"Nosotros sabemos que en salud mental existen muchos determinantes sociales que pueden tener un impacto sobre el bienestar de las personas. Estamos hablando, por ejemplo, de la pobreza, la violencia, migraciones, condiciones de salud, así que hay una gran variedad de determinantes que contribuyen al bienestar de las personas y a la salud mental. En cuanto a la enfermedad mental, vamos a un concepto más médico relacionado con diagnóstico" añadió.

Causas

Muchas preguntas aparecen alrededor del tema, pero en respuesta médica las causas por lo general, se consideran originadas a partir de una variedad de factores genéticos y ambientales:

  • Atributos hereditarios. Es más frecuente en las personas cuyos parientes consanguíneos también la padecen, esto porque ciertos genes pueden aumentar el riesgo de contraer una enfermedad mental.
  • Exposición ambiental anterior al nacimiento. La exposición a factores de estrés ambientales, enfermedades inflamatorias, toxinas, drogas o alcohol en el útero puede asociarse, en algunos casos.
  • Química del cerebro. Cuando las redes neurales que contienen sustancias químicas se ven alteradas, la función de los receptores nerviosos y de los sistemas nerviosos cambia, lo que genera depresión y otros trastornos emocionales.

Consejos más allá de los servicios accesibles

Bruni explica que el mejor consejo en cualquiera que sea el caso es hablar, de ser posible con las personas que forman parte del entorno. Pero también con profesionales de salud, no neceariamente se tiene que contar con profesionales especializados en salud mental.

"Un profesional de salud mental general puede brindar una respuesta adecuada y basada en evidencias para una gama muy amplia de condiciones mentales. Hay que romper el paradigma de una respuesta especializada. También hay recomendaciones generales para mejorar el estilo de vida, vida social activa, practicar actividad física, por su impacto de prevención de varias condiciones mentales, como por ejemplo la demencia".

Situación en salud mental en la región.

Según datos tomados de la OMS, aunque la salud mental se reconoce como un componente esencial de la salud general, los datos de la Región revelan profundas brechas en el tratamiento entre las personas con trastornos mentales, que alcanzan hasta 73,5% en adultos con trastornos graves o moderados y 82,2% en niños y adolescentes. Los análisis a lo largo del tiempo muestran un cambio mínimo en la brecha de tratamiento de la Región en su totalidad durante los 10 últimos años, y un posible aumento para América Latina.

La demencia es una preocupación cada vez mayor en América Latina y el Caribe, que tiene las tasas más elevadas del mundo, con una prevalencia a 12 meses de 8,5% en las personas de 60 años de edad en adelante. Por otro lado, conforme más personas lleguen a una edad avanzada, se prevé un aumento significativo de las demencias.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo