Grandes razones para no subestimar la vacunación

Si ya no es un niño no tiene por qué preocuparse de las vacunas, ¿verdad?, no, no es así. Descubra cómo estar actualizado en su sistema de vacunación.

Por Mónica Garzón Ramírez
Foto: EFE
Grandes razones para no subestimar la vacunación

Muchas personas creen que vacunarse es un actividad exclusiva de los niños y las mujeres embarazadas, sin embargo muchos desconocen que las vacunas en sí  constituyen una de las medidas sanitarias que mayor beneficio ha producido en la humanidad, previenen enfermedades que antes causaban grandes epidemias y muertes.

Las vacunas ofrecen protección de las enfermedades infecciosas al ser éstas medicamentos biológicos que aplicados a personas sanas provocan la generación de defensas también llamados anticuerpos, que actúan protegiéndolo ante futuros contactos con los agentes infecciosos, evitando la infección o la enfermedad.

¿Los adultos necesitan vacunarse?

Según el médico Alejandro Cané, Jefe de Asuntos Médicos y Científicos de América Latina de Pfizer, en entrevista con Publimetro aseguró que “se debe concientizar a la población sobre la existencia y gravedad de no usar las herramientas preventivas contra las enfermedades, en este caso, las vacunas. La salud es la herramienta básica para tener todo lo demás, si esta falta nada nos queda". 

Las vacunas para adultos se recomiendan de acuerdo a la edad, aplicaciones previas, salud, estilo de vida que lleva la persona, ocupación o si se trata de un viaje.

Es importante tener claro que el programa de vacunación se debe actualizar cada año, y los cambios varían desde la incorporación de una nueva vacuna a modificaciones en las recomendaciones actuales. Para determinar exactamente cuáles son las que necesita ahora y cuáles puede necesitar más adelante, siempre debe consultar con su médico de cabecera.

Factores que pueden afectar al aplicarse una vacuna

Varios factores pueden afectar si debería aplicarse algunas vacunas o esperar antes de hacerlo. Asegúrese de decirle a su doctor si:

  • Planea viajar al extranjero.
  • No tiene vesícula.
  • Trabaja en ciertas ocupaciones donde podría estar expuesto a enfermedades.
  • Se encuentra en estado de embarazo.
  • Está amamantando.
  • Tiene una enfermedad crónica.
  • Presenta alergia seria, incluyendo una reacción a una dosis previa de una vacuna.
  • Tuvo un trastorno en el que el sistema inmunológico de su cuerpo atacara a los nervios, como el síndrome Guillain-Barre.
  • Tiene un sistema inmunológico débil o está siendo tratado con inmunosupresores.
  • Le dieron otra vacuna recientemente.
  • Le hicieron recientemente una transfusión de sangre.
  • Tiene un historial personal o familiar de epilepsia.

Su doctor también puede recomendarle ciertas vacunas basándose en su actividad sexual, por ejemplo, existen algunas que pueden protegerle de la hepatitis A y la hepatitis B, serias infecciones del hígado que pueden contagiarse por contacto sexual. Otra es la vacuna contra el VPH (Virus del Papiloma Humano), que previene contra ciertas variedades de enfermedades de transmisión sexual, ésta se recomienda para los hombres de hasta 21 años, y para las mujeres hasta los 26.

Importancia de las vacunas para los adultos

Los adultos de cualquier edad pueden beneficiarse de las vacunas. No obstante, algunas enfermedades, como la influenza, pueden ser particularmente serias en adultos de más de 65 años o para aquellos que viven con ciertas enfermedades crónicas.

En este punto es importante que las personas comprendan que cada día aparecen más enfermedades y con ellas investigadores desarrollan la cura, actualmente hay una  condición de salud que está afectando la población alrededor del mundo (esto solo por nombrar una), se trata de la enfermedad neumocócica, que no es otra cosa que un grupo de enfermedades que son causadas por la bacteria Streptococcus pneumoniae, también conocida como neumococo. Los síntomas incluyen tos, fiebre, escalofríos y dificultad para respirar y aunque cualquier persona puede contraerla, algunas personas enfrentan un mayor riesgo de infección, entre ellos, los adultos de 65 años o más.

“Desafortunaamente no siempre las vacunas responden a la necesidad más importante del mundo, hay algunas enfermedades olvidadas como la Malaria que mata más que el VIH y se hacen más investigaciones para sta última. El desarrollo no siempre va de la mano con las necesidades" agrega el doctor Cané.

Si usted no recuerda dónde guardó el carné de vacunación, tranquilo, hable con su doctor, éste podrá hacerle análisis de sangre para ver si es inmune a ciertas enfermedades que se pueden prevenir con vacunas. También podría necesitar volver a ponerse algunas de ellas.

¿Y los niños? preguntas difíciles, respuestas sencillas

Las vacunas para los más pequeños también cumplen con la función de proteger de diferentes enfermedades graves o potencialmente mortales, incluida la difteria, el sarampión, la poliomielitis y la tos convulsa (tos ferina).

Si tiene dudas sobre los beneficios y riesgos de las vacunas para sus hijos. Aquí le presentamos respuestas simples a las preguntas frecuentes sobre vacunas para niños.

¿Es la inmunidad natural mejor que las vacunas?

Una infección natural puede inmunizar mejor que las vacunas, pero existen riesgos graves. Según expertos de Mayo Clinic (entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica médica) por ejemplo, una infección natural de varicela podría derivar en neumonía. Una infección natural de poliomielitis podría causar una parálisis permanente. Una infección natural de paperas podría derivar en sordera. Una infección natural de haemophilus influenzae tipo B podría causar un daño permanente en el cerebro. Las vacunas pueden ayudar a prevenir estas enfermedades y las posibles complicaciones graves.

¿Causan autismo las vacunas?

No, aunque este tema ha sido muy controversial, los investigadores no han encontrado una vinculación entre el autismo y las vacunas para niños. De hecho, el estudio original que desató el debate hace algunos años fue desestimado.

¿Por qué las vacunas se colocan a tan temprana edad?

Las enfermedades que se busca prevenir con las vacunas para niños tienen más posibilidades de desarrollarse a temprana edad, cuando el riesgo de sufrir complicaciones es mucho mayor. Por eso, es fundamental vacunar a los niños pequeños, incluso desde los primeros meses de vida. Si pospone la vacunación hasta que el niño sea más grande, podría ser demasiado tarde.

¿Está bien colocarse solo algunas vacunas?

En general, no es bueno saltearse algunas vacunas. Esto podría hacer que tu hijo quede expuesto a enfermedades potencialmente graves que pueden evitarse. Además, ten en cuenta lo siguiente: En el caso de algunos niños, incluidos aquellos a los que no es posible colocarles determinadas vacunas por motivos médicos, la única protección contra enfermedades prevenibles con vacunas es la inmunidad de las personas que los rodean. Si las tasas de vacunación se reducen, las enfermedades que pueden prevenirse con vacunas pueden volver a convertirse en amenazas comunes.

Si tienes dudas sobre determinadas vacunas, consulta al médico de tu hijo. Si tu hijo no tiene el calendario de vacunaciones completo, pregúntale al médico qué vacunas debes colocarle para estar al día.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo