Por éstas razones un niño con obesidad podría sufrir más de lo que imagina

En los últimos años la obesidad infantil además de haber ido en aumento es un tema que preocupa a los padres de familia, sedentarismo, malos hábitos alimenticios y hasta la falta de ejercicio, han tenido un efecto perjudicial en los más pequeños.

Por Mónica Garzón Ramírez

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) el sobrepeso y la obesidad es la acumulación anormal o excesiva de grasa que supone un riesgo para la salud, en el caso de los niños esto se denomina obesidad infantil, que se ha constituido como uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI. Este organismo internacional, asegura que los niños obesos tienden a seguir con esta tendencia en la edad adulta, razón por la cual presentan mayores posibilidades de padecer a edades tempranas enfermedades como la diabetes, hipertesión, colesterol y problemas cardiovasculares, son consideradas crónicos.

Y es que además de las enfermedades mencionadas, los niños también padecen efectos psicológicos. Esto porque un menor con sobrepeso, suele tener una autoestima baja y una gran dependencia afectiva. Por esta razón es importante que conozca cómo combatirla y sobre todo cómo detectar la obesidad a tiempo.

Hay señales que podrían considerarse como indicios que su hijo podría padecer de sobrepeso, esto porque suelen ser sedentarios, pasan horas frente al televisor o el ordenador y no suelen hacer deportes físicos. También comen gran cantidad de golosinas y comida chatarra, entonces, todos estos rasgos, generlamente están acompañados por una serie de síntomas físicos como dificultad para respirar y ahogamiento, además presentan comportamientos pasivos, tímidos y reprimidos llevándolo a un bajo rendimiento escolar y hasta deportivo.

Otra opción menos compleja para identificar el sobrepeso, es basarse en el Índice de Masa Corporal (IMC), lo que debe hacer es dividir el peso en kilogramos del niño con la altura en metros. Cabe resaltar que anet cualquier indicio siempre es mejor acudir al médico.

Por otro lado, hay que entender los factores a los que se le atribuyen el sobrepeso y la obesidad infantil, según el médico endocrinólogo Jorge Castillo, hay cuatro factores importantes:

  • Una de las principales causas de la obesidad es genética, la cual no es prevenible pero si tratable.
  • El bajo peso de los menores al nacer, lo que ocasiona que las madres en el afán de recuperar rápidamente el peso de sus hijos acudan a dietas hipercalóricas, altas en calorías con un aporte energético mayor del que necesita un individuo, las cuales terminan por producir obesidad.
  • Los malos hábitos nutricionales presentes en la actualidad, en donde los menores tienen mayor acceso a alimentos de alta densidad calórica, es decir que en poca cantidad almacenan muchas calorías.
  • Cultura sedentaria, muchas veces patrocinada por los mismos padres, quienes no realizan actividad física por falta de tiempo o dedicación a sus trabajos.

La solución

A nivel mundial se trabaja constantemente en la lucha contra esta tendencia que golpea a las nuevas generaciones. Para transformar positivamente la vida de los niños, en especial la de quienes padecen sobrepeso u obesidad por eso resulta importante fomentar el incremento de la actividad física ayudándolo a descubrir una pasión por algún deporte y sobretodo procurar tener una alimentación sana.

Carolina Díaz, fisioterapeuta de Active Kids, asegura que además de potencializar las habilidades motrices, la actividad física desarrolla el nivel cognitivo y social de los menores, lo cual les permite un mejor desempeño físico, un relacionamiento asertivo, una autoestima fortalecida y herramientas que los llevan a tener un mayor conocimiento para ser niños sociales, alegres y divertidos.

En el caso de niños y adolescentes, los expertos recomiendan una hora de ejercicio físico moderado. El doctor Castillo sugiere éstas acciones que permitirán prevenir y tratar el sobrepeso o la obesidad en un niño:

  • Cambio hacia hábitos saludables, consumiendo más proteínas, verduras y frutas, y eliminando la ingesta de azúcares simples y harinas.
  • Implementación de la actividad física a través del ejercicio, una iniciativa que debería darse en los mismos colegios, debido a que no se incluyen materias que hablen de nutrición y el tiempo para las clases de deportes son muy limitados.

Algunos de los ejercicios que más podrían ayudar son:

  • Caminar a paso ligero
  • Saltar lazo
  • Nadar
  • Jugar fútbol
  • Bailar

Según la psicóloga Yenny Meza es fundamental controlar el tiempo que su hijo pasa frente al televisor, jugando videojuegos, o en el computador.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo