Cinco pasos para estimular el desarrollo cognitivo en un cachorro

Tener un cachorro en casa siempre será un motivo de alegría, pero debe saber que los primeros días con una mascota pueden ser difíciles y requieren de mucha paciencia.

Por Mónica Garzón Ramírez

Lo primero que debe tener en cuenta es que el cachorro ha sido alejado de su madre y de sus hermanos, por lo que al principio es normal que esté viviendo un proceso de adaptación en el que no entiende muy bien que ocurre, por eso tendrá comportamientos de estrés, ansiedad y se comportará de manera inquieta.

Los cachorros son como bebés, por eso en esta etapa es muy importante que se sienta querido, bienvenido y atendido, por eso es fundamental formar en dicha etap su determinación y comportamiento, por lo que estimularlo mentalmente con juegos, hábitos y hasta con una alimentación balanceada es la clave para tener una mascota tranquila, obediente y sin problemas de conducta.

Éstas son algunas recomendaciones para estimular el desarrollo cognitivo en un cachorro:

¡Siempre saque tiempo para jugar!

No es necesario contar con mucho tiempo para jugar con su cachorro, con sencillos juegos usted podrá ayudar a desarrollar su concentración, olfato, oído e inteligencia, además de fomentará la interacción con usted y sus capacidades sociales.

Según la médico veterinaria Luz Stella Gallego, las carreras de obstáculos son tal vez la actividad más recomendada para que el cachorro aprenda a resolver problemas y a superar dificultades, siempre con un objetivo claro. Arme en casa una pista con mesas, almohadas, cuerdas, juguetes, entre otros y asegúrese de que al finalizar el recorrido a su mascota le espere un snack, con esta motivación de seguro explorará todos los recursos para llegar a la meta.

También puede optar por el juego del trilero, éste consiste en esconder comida debajo de un vaso plástico preferibemente de colores, luego coloque junto a otros dos vasos vacíos. De esta manera, a través de su olfato y su capacidad de observación, el cachorro debe averiguar en qué lugar se encuentra el premio comestible.

Incentívelo de forma creativa a reconocer sus sentidos

Sepa que se le debe enseñar desde pequeños a hacer uso de sus sentidos, pues hacen parte de su supervivencia. Una idea fácil es esconder varios trozos de comida en diversos lugares de la casa debajo de objetos, como un vaso de plástico, de manera que él lo pueda levantar con el hocico y obtener su premio.

Y si de desarrollar su escucha y obediencia se trata, opte por jugar a las escondidas, pero esta vez con una persona que se esconda en la casa y le grite su nombre, así el cachorro empieza a asimilar la forma en que las personas le llaman y a moverse por los sonidos.

Además juegos mudos le ayudarán a desarrollar la atención del cachorro, salga a pasear con el perro sujeto con la correa, de forma que cuando usted frene la marcha, el cachorro también deba parar, sin que le dé ninguna indicación verbal. Son sus pies los que le deben indicar cuándo debe caminar o parar. De esta manera, se desarrolla la coordinación con su dueño durante el paseo.

Bríndele una alimentación balanceada

Además de los juegos, debe saber que todo tendrá mejores resultados si se le suma una alimentación balanceada. Para la veterinaria Luz Stella Gallego, "existen en el mercado opciones nutritivas que incluyen DHA, un ácido graso que se encuentra en la leche materna y ayuda al desarrollo cerebral y visión del cachorro".

Es importante que su perro coma varias veces al día porque se encuentra en una fase crucial de crecimiento y desarrollo, sin embargo no se recomienda administrar demasiada comida porque podría dar pie a un posible problema de obesidad en el futuro.En este caso siempre será mejor consultar a su médico veterinario de confianza.

Llévelo a conocer el mundo

Los cachorros necesitan salir a pasear para quemar calorías y liberar tensiones, sobre todo cuando se encuentran en la etapa de cachorros, pues es ahí donde acumulan una mayor cantidad de energía que los adultos. Si usted no lo saca si quiera al parque de su barrio, su peludo puede empezar a comportarse de una manera inapropiada y desarrollar cuadros de ansiedad y estrés.

Cuando ya le aplique la última vacuna del plan de salud, llévelo a espacios tranquilos, en los que se acostumbre a nuevos sonidos, olores y texturas, al tiempo que disfruta de las condiciones climáticas. Esto porque se convierte en algo fundamental, enseñarle a convivir en exteriores en los que se puede encontrar con otras personas y diferentes animales, pues esto hará del cachorro sea sociable y tenga experiencias nuevas para potencializar su capacidad de adaptación.

También puede intentar paseos en carro para que se acostumbre a las salidas en el vehículo.

Establezca rutinas

Un cachorro que no ha recibido la educación adecuada puede convertirse en un animal problemático, por eso es importante establcer una rutinas en casa, de esta forma se facilitará la convivencia en el hogar. Lo primero que debe hacer es identificar las actividades cotidianas y establecer los horarios y la forma en que se deben hacer.

Luego de eso, fije normas en las horas de comida; el tiempo de juego y de paseos; el lugar para hacer sus necesidades; y el lugar y el momento de dormir, en este último tenga en cuenta que el cachorro duerme más que un perro adulto y esto se debe respetar para estimular su crecimiento.

El consejo

Para la médico veterinaria Luz Stella Gallego, “En el desarrollo cerebral del cachorro intervienen varios factores, entre ellos la alimentación, pues en esta etapa la mascota debe ingerir suplementos que se encuentren en la leche materna, como es el caso del DHA, un ácido graso que facilita el aprendizaje diario…la educación y los juegos que se frecuenten desde este instante generarán el vínculo con su familia”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo