Buddy Valastro más que un pastelero, un artista

El pastelero y empresario estadounidense, Buddy Valastro, habló con Publimetro sobre su lado personal y cómo logra un equilibro entre la familia y el trabajo.

Por Mónica Garzón Ramírez
Foto: Juan Pino-Publimetro
Buddy Valastro más que un pastelero, un artista

Buddy Valastro es uno de los pasteleros más conocidos del mundo, gracias a sus obras de arte culinarias este repostero se ha convertido en una estrella de la televisión gracias a los realities ‘con Discovery Home & Health, Cake boss’, Kitchen Boss y un nuevo programa, Cake Boss: Vacaciones en Familia.

El repostero más famoso en Estados Unidos y Latinoamérica llegó una vez más a nuestro país, en entrevista con Publimetro nos contó algunos de los secretos que lo han llevado a mantener esa dulce imagen y a descubrir su lado más familiar.

¿Qué cambió y que se mantiene de Carlos Bakery original con respecto al actual?

Los valores de lo que tratamos de hacer y cómo hacemos las cosas, no han cambiado, tal vez con el tiempo había que adaptar una receta para cambiar un gusto, pero seguimos haciendo las mismas cosas. Desde que yo llegué a la pastelería siento que el sistema de trabajo no han cambiado mucho, no sé como hacían las cosas hace 100 años, pero lo que sí se es que tratamos siempre de tener la mejor calidad.

En la pastelería tenemos algunos elementos que son clásicos, pero también hemos ampliado nuestra oferta para cubrir un público más amplio. Lo que tal vez me decepciona un poco hoy en día es que muchas de las cosas tradicionales o más antiguas no le interesan a la nueva generación, hay algunas pastelerías que ya no hacemos lo que la gente no quiere y si los hacemos no los venderíamos, por ejemplo, hoy en día los niños quieren cupcakes, entonces hacemos lo que les gusta porque uno tiene que sobrevivir y si no vende lo que la gente quiere entonces no sería un negocio.

¿Hoy en día se considera más empresario que pastelero?

No, yo creo que tengo la pasión de un pastelero, la he tenido toda mi vida y eso no va a cambiar, lo que si tuve que evolucionar fue para convertirme en un hombre de negocios, un empresario distinto al panadero, esto porque las cosas van cambiando, así que me convertí más en un empresario pero mis raíces y lo que más me gusta hacer es ser pastelero.

Lo que sí debo reconocer es que tal vez soy un mejor empresario gracias a la experiencia de gestión de la pastelería que tengo, me sirve mucho tener esta experiencia y soy muy bueno. Finalmente uno tiene que tener la inteligencia de ver estas oportunidades y  creo que nadie nace con una vena de empresario siempre, incluso, antes de que existiera el programa yo trabajaba en propiedad raíz, comprando y vendiendo porque soy una persona que se mueve mucho, tratando de ver los sectores en los que uno puede ganar dinero, pero en el fondo de mi corazón sigo siendo pastelero más que cualquier otra cosa.

¿Por qué cree que siempre se busca nuevos sabores en la gastronomía general, pero no en la pastelería?

Creo que todo el mundo busca la moneda más brillante, es decir, la monedita de oro que lleve a la gloria a sus pastelerías.

Por otro lado, por mucho que uno se aleje de los clásicos uno termina regresando a lo mismo, porque un canoli u otros postres son clásicos que a la gente les gusta. La cola de langosta por ejemplo ,siempre la ponemos y tenemos cuatro sabores distintos pero igual hace un año hicimos una con sal y caramelo, una con nueces y chocolate y una con galletas para poder invitar a que la gente descubra nuevos sabores conforme a lo que quieren. Entonces siento que hay que adaptarse a los nuevos sabores también.

Más que pastelero, ¿se siente un artista?

Me encanta esta pregunta, claramente hay momentos en los que soy un pastelero y estoy muy concentrado para crear una nueva receta o entendiendo como un cupcake puede cocinarse perfectamente en el horno o trabajar las masas, pero cuando hago un ponqué o un pastel soy un artista.

Sé que se puede dividir en tres componentes lo que soy, primero un empresario muy bueno en todo lo que hago, pero tal vez es lo que menos me gusta, aunque bueno, si llego a firmar un contrato muy grandes es muy satisfactorio, pues es un proyecto que luché y finalmente se cerró el negocio, pero el placer de hacer una torta es maravilloso y luego cuando entro a la parte de pastelería me vuelve a conectar con mis raíces y darme cuenta de los bueno que soy en eso, trabajo con un equipo de investigación y desarrollo en la pastelería y me doy cuenta que tengo tanto conocimiento que aportar esto es muy satisfactorio.

El único problema es que cuando trabajas en esto, tienes que probar mucho y engordo bastante (risas).

¿Cuál es la clave del éxito?

Hagas lo que hagas tienes que dar el 100 por ciento de ti y concentrarte solamente en lo que estás haciendo, a veces cuando una persona me habla y yo estoy concentrado en otra cosa ni siquiera los escucho porque en mi cabeza es un objetivo, una meta, si vas a hacer un buen multitareas creo que tienes que concentrarte en una cosa, escuchar otras y luego priorizar.

Incluso, ahora para mí el tiempo con mis hijos es muy valioso y tiene que ser absolutamente inolvidable, entonces, aún cuando estoy con ellos me concentro muchísimo y siento que tengo muchísima suerte y me siento bendecido de poder tener todo lo que tengo.

¿Cómo comparte el tiempo con la familia teniendo un trabajo tan exigente?

Siempre tomo uno o dos días libres por semana, si trabajo un sábado llevo a mis hijos al trabajo conmigo, siempre trato de estar presente en sus partidos de fútbol o de béisbol. Tengo mucha suerte al tener una relación tan buena con mis hijos y a veces los llevo a viajes conmigo. Cuando inauguro una pastelería ellos vienen , de hecho me ayudan trabajando y de verdad es una cosa que sé y puedo decir con toda confianza, estoy para mis hijos siempre, paso mucho tiempo con ellos, tenemos una relación maravillosa.

¿Cuál es el mayor desafío de su trabajo día a día?

Tengo muchas pastelerías así que así mismo es la cantidad de problemas, ya imaginará cuál es el mayor desafío.

¿Qué le molesta a Buddy?

Soy un obsesivo compulsivo entonces me doy cuenta de todo, mis ojos son como un radar, para mí los detalles son importantes. A veces uno ve que alguien pisa algo que se cayó al suelo, una galleta, y 10 personas pisan la misma galleta, en lugar de recogerla y tirarla a la basura, esas cosas me molestan mucho.

El mejor consejo para alguien que apenas está iniciando en esta profesión de la pastelería.

Lo primero sería que uno debe creer en uno mismo, cuando yo hago una torta creo que va a ser algo exitoso, me siento igual de orgulloso cuando estoy limpiando que cuando estoy haciendo las tortas. Hay que hacer las cosas con el enfoque de que cualquier cosa que se vaya  a hacer hay que hacerla de la manera correcta con 100% de esfuerzo. Y hay que estar dispuesto a trabajar duro, yo trabajo duro, bueno hay un dicho en los estados unidos que dice “Las personas tienen suerte” y yo les digo sí, tengo suerte, entre más suerte tengo más duro trabajo.

SOBRE LOS PROGRAMAS

Todos los martes de junio, a partir de las 7:00 p.m., Buddy Valastro que, además de su talento como repostero, compartirá las más ricas recetas de cocina y las aventuras con su familia, en unas muy merecidas vacaciones.

Cake Boss, sus seguidores podrán reincontrarse con las más asombrosas creaciones: desde un pastel en forma de dragón escupe fuego, hasta un montón de cupcakes que se asemejan a buqués de flores. En esta nueva temporada, Buddy y su familia acumularán más méritos para hacer de “Carlo’s Bakery” una marca reconocida en todo el mundo.

Luego, a las 8:00 p.m, los sorprenderá con unas increíbles recetas en Kitchen Boss. Un espacio en el que dará a conocer recetas donde no solo compartirá secretos familiares sino también consejos útiles y fáciles para sorprender a la familia: desde pastas y proteínas, hasta recetas exóticas con comida de mar y ricos postres tradicionales de Italia.

Y el gran toque especial lo pone Cake Boss: Vacaciones en Familia, un nuevo programa que llenará de risas y sorpresas a todos sus fanáticos, cada martes a las 9:00 p.m. En esta nueva serie, Buddy se da un merecido descanso junto a su esposa, Lisa, y sus cuatro hijos en una asombrosa casa rodante.

Alimentar a los caimanes, comer dulces picantes en Nueva Orleans, degustar platos exóticos de mariscos, y visitar increíbles lugares en Savannah, Georgia y Dollywood, serán algunas de las cosas que hará esta familia llena de sabor.

Loading...
Revisa el siguiente artículo