“Cambiar los hábitos de alimentación es la base para tener una buena salud”: Carlos López, experto en nutrición

Entre los hábitos más dañinos está el consumo de sodio y azúcar, sumado a los altos niveles de estrés que afectan la salud.

Por Lina Uribe

¿Qué tan consciente está siendo de los alimentos que incluye en su dieta? ¿Tienen el balance perfecto para todas las necesidades del organismo? ¿Qué tanto le interesa su salud? ¿Qué productos o prácticas debería alejar definitivamente de su vida? En un momento en el que la humanidad se ha inquietado por cambiar sus hábitos de consumo, estas preguntas cobran mayor relevancia.

Publimetro habló con Carlos López Ortega, gerente de una compañía multinacional enfocada en la salud y el bienestar, quien explicó la necesidad de modificar los hábitos y tener una adecuada suplementación si se quiere lograr una mejor calidad de vida.

P: Parece que la salud y la prevención de enfermedad se han convertido en temas de la agenda diaria en nuestro país y en varios del mundo, ¿a qué puede deberse esto?

CL: Estamos en una era en la que vamos siendo más conscientes de lo que consumimos. Y hablamos de consciencia no solamente en la alimentación sino en el estilo de vida: la gente está entendiendo que hay que tener tranquilidad, comer bien, hacer ejercicio, tomar mucha agua y sentirse a gusto con el mundo. Pero también vemos a otra generación que está buscando solucionar enfermedades por no haber hecho labores preventivas en su juventud. Por eso ahora la idea es esa: ser más conscientes e iniciar las labores de prevención en edades tempranas.

P: ¿Qué podría decir del consumo de carne animal sabiendo que, además implicar procesos complejos para el cuerpo humano, la crianza de ganado para consumo genera el 51% de la huella de carbono en el mundo?

CL: No podemos obligar a la gente a que no consuma carne. Lo que sí podríamos hacerle saber es que existen otras fuentes de proteína que son igualmente valiosas, entre ellas están las lentejas, los garbanzos, la soja y todas las legumbres en general. Si los consumidores logran un consumo consciente y balanceado, y además se suplementan, seguramente van a tener un mejor proceso de envejecimiento.

P: Habla usted de suplementación… ¿En qué consiste?

CL: En la naturaleza existen ingredientes tan maravillosos como la clorofila, que podría denominarse como ‘la sangre de las plantas’.  La clorofila tiene beneficios antioxidantes y propiedades que ayudan a la regeneración celular, incluso hay estudios que demuestran que podría tener efectos anticancerígenos.

Sin embargo, para consumir una buena dosis, una persona tendría que juntar más de 50 plantas distintas y extraer todos sus aceites esenciales, algo que resulta muy complicado. Por eso en el mercado se encuentran productos naturales que ya han tenido todo este proceso y entregan el producto listo para el consumo.

P: ¿Cuál es la recomendación para que las personas que compran suplementos alimentarios no salgan engañadas?

CL: Definitivamente, que lean bien las etiquetas. Hoy, por exigencia, todas las compañías tienen que poner en detalle los componentes del producto. Además de esto, que busquen productos de empresas reconocidas y con respaldo científico.

P: ¿Desde qué edad podría iniciarse la suplementación y cuáles son los pasos previos?

CL: Es importante, primero, hacer un proceso de desintoxicación. Cuando sales a la calle, lo que comes, el smog que recibes, el estrés que generas y los alimentos contaminados se van acumulando en el cuerpo y atacan a las células al punto de volverlas más propensas a los virus, bacterias y enfermedades. Cuando uno ve, por ejemplo, que una persona empieza a sufrir de pérdida de cabello, debilitamiento de uñas o afecciones en la piel, seguramente es porque su cuerpo ha llegado a un nivel alto de toxicidad y empieza a reaccionar de esa manera.

En cuanto a la edad, esto lo determinan los médicos dependiendo de cada caso. Sin embargo, la generalidad dice que a partir de los 18 años empezamos un proceso de degradación natural, pues durante la etapa de crecimiento se van desgastando algunos procesos del cuerpo humano que deben ser suplementados. Por ejemplo, dicen también que a partir de los 40 años debe aumentarse el consumo de calcio en las mujeres para prevenir la osteoporosis, pero esto podría ser evitado si consumiéramos el calcio adecuado desde los 18 años.

P: ¿Cuáles son los hábitos que deberíamos eliminar de nuestras vidas?

CL: En primer lugar, hay que eliminar la ‘comida chatarra’ y todo lo que sea alto en grasas. También debemos bajar el nivel de sodio y azúcar porque está demostrado por la Organización Mundial de la Salud que estos ingredientes se acumulan en el cuerpo y afectan el desarrollo de las células. La invitación es a volver a lo natural y a suplementarse según la necesidad de cada uno, esto empieza con el proceso de desintoxicación. Difícilmente alguien con alto nivel de toxicidad en el cuerpo va a poder cambiar su metabolismo.

Afortunadamente ahora hay una nueva generación que está viendo que hay otra forma de alimentarse y de vivir la vida, esto hay que acompañarlo con tranquilidad y deporte.

 

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo