Estilo de Vida

En voz de Helios Herrera: 20 señales de que estás teniendo éxito en la vida (aunque no parezca)

Por Metro Ecuador

Estamos siempre tan ocupados tratando de evitar las balas que nos envía la vida, que se nos olvida parar y apreciar nuestras pequeñas victorias, esto es: Darnos cuenta, valorar y sobretodo agradecer por lo bueno que tenemos, somos, hacemos y damos. Por supuesto que es más fácil, y hasta natural nos sale, quejarnos y quejarnos. Parece que la vida siempre nos regala excelentes razones para ello, que si hace calor mal, que si hace frío mal, que si hay tráfico mal; hasta cuando por suerte llegamos antes al trabajo, estamos disgusto de ello porque ¿ahora qué voy a hacer más tiempo en la oficina?Hay que evitar caer en el camino del auto sabotaje y la duda, no debemos enfocarnos únicamente en lo malo o en aquello que no tenemos, nos falta o nos duele. Querido lector, hoy te invito a que en la siguiente lista marques aquellas que forman parte de tu día a día, y así descubras qué tantas señales de que estás teniendo éxito en tu vida practicas y cuáles de ellas te quedan pendientes por desarrollar. -El drama no tiene cabida en tu vida.Esto es, tu actitud es positiva y ves dentro de lo malo, lo bueno. Eliges conscientemente pensamientos más positivos y te ha dejado de importar lo que los otros piensen de ti. -Entiendes que la abundancia no es solamente económica.Generas abundancia porque eres una persona agradecida, cuentas tus bendiciones a diario y esto se traduce en un círculo virtuoso. -Sueltas las cosas que no te hacen sentir bien.Sueltas lo que te pesa, porque reconoces que estos son lastres que no te dejarán avanzar. -Escuchas y dices “te quiero” a tus amigos, familia o pareja.Tienes un sistema de apoyo que incluye a personas que harían cualquier cosa por ti, al igual que tú por ellas, no te da vergüenza expresar tus sentimientos. -Tienes las cosas que deseas.La felicidad no la dan las cosas materiales, pero sí trabajar, luchar por ellas y alcanzarlas da una sensación de logro y triunfo que no tienen precio. -Amas tu trabajo.Aunque entiendes que no vives para trabajar, amas lo que haces, le pones pasión y los resultados se dan. Es más, eres de los afortunados que no trabajan, sino que hacen lo que tanto les gusta. -Sonríes sin darte cuenta.Cada día desde que amanece hasta que terminas el día, algunos momentos te sacan sonrisas puras y llenas de sinceridad, tienes la capacidad de asombrarte por grandes y pequeñas cosas de la vida que van llenando tu alma.

Loading...
Revisa el siguiente artículo