Esto le pasa a su cuerpo cuando no tiene sexo en un año

Por PUBLIMETRO/MG

Pasar de tener una vida sexual activa a una con abstinencia (incluso de años), no es fácil sicológicamente pero tampoco en lo físico, pues se generan cambios tanto en el cuerpo como en la mente.

Las necesidades fisiológicas y el apetito sexual pueden hacerse evidentes en el cuerpo mediante una serie de síntomas que reflejan el deseo de sentir contacto sexual y vivir experiencias excitantes.

Incluso, el psicoterapeuta Mariano Salinas dijo a Salud 180 que el hecho de no tener relaciones sexuales durante meses e incluso años tiene varias consecuencias en la salud mental.

Según el experto al convertirse en algo habitual la abstinencia sexual, la energía y pasión que se utilizan en las relaciones sexuales se reparten en otros aspectos de la vida, como el trabajo o cualquier tipo de afición.

Por otro lado la experta Odette Freundlich, kinesióloga especialista en Rehabilitación Pelviperineal y Sexualidad A menudo, las mujeres que  atraviesan una situación así, empiezan a cuestionarse si serán capaces de retomar su vida sexual sin consecuencias, esto además de preguntarse cuáles son los cambios que se pueden producir después de un período de abstinencia sexual voluntaria o involuntaria.

Por eso sin importar el género la experta explica algunas de las consecuensias de no tener sexo durante mucho tiempo, inlcuso años.

Necesidad de más juego sexual: Es posible que otras mujeres necesiten más tiempo en el juego sexual, para mejorar la excitación y todos los cambios fisiológicos, que se producen en el área genital.

Disminución de la lubricación natural: Eso ocurre por tener pensamientos negativos que la desconectan del momento actual, disminuyendo la excitación y la respuesta sexual.

Cambios genitales: Con la edad y la falta de hormonas, en especial el estrógeno, se van produciendo cambios a nivel genital, como atrofia, falta de elasticidad de los tejidos, falta de lubricación, debilidad en los músculos del suelo pelviano y vagina.

Poco deseo sexual: Las hormonas sexuales podrían disminuir por falta de práctica erótica, provocando un deseo sexual hipoactivo.

Inseguridad: Algunas mujeres se sienten muy inseguras y nerviosas frente al reinicio de la vida sexual. Otras piensan que serán incapaces de disfrutar y llegar al orgasmo.

Cambios de ánimo: En algunos casos donde esta pausa sexual es involuntaria, se produce frustración, mal genio, depresión y ansiedad.

Lea también

Prácticas sexuales peligrosas 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo