'Into the dark', terror más allá de los gritos

Marci Wiseman, vicepresidenta de Blumhouse, habla de lo nuevo de la productora y cómo hacer que el terror sea un género vigente

Por Laura López

El terror es uno de los géneros del cine que, desde siempre, ha despertado la curiosidad de los más valientes, que a su vez se convirtieron en duros críticos que cada vez esperan más calidad con tramas creíbles, y efectos especiales a la altura.

La producción que ahora entra al ring es Into The Dark, una antología de 12 películas originales del canal Space pensadas para los amantes del terror, donde se pone al descubierto el lado más oscuro de las ocasiones especiales, donde, en teoría, no hay cabida para lo macabro y lo sórdido. Las tramas están inspiradas en celebraciones como Halloween, Navidad, Año nuevo y Día de los enamorados, entre otras.

La serie fue producida para el canal por la productora Blumhouse, fundada por el productor Jason Blum. Desde su lanzamiento en el año 2000, esta productora estadounidense ha llevado adelante más de 30 largometrajes, incluidos Get Out, Actividad Paranormal, La Purga, Insidious y Sinister, entre otros.

El canal presentó la quinta película de su ciclo Into The Dark: All that we Destroy, la cual podrá verse este viernes 17, miércoles 22 y jueves 30 de mayo.

El elenco de esta producción, que toma como punto de partida el Día de la Madre, lo lideran Samantha Mathis (Billions), Shi Ne Nielson (Grey’s Anatomy), y Aurora Perrineau (Jem and the Holograms), por nombrar algunos. Esta serie cuenta cómo, temiendo que su hijo se esté convirtiendo en un asesino serial, una genetista crea un grupo de clones. Su objetivo es forzarlo a revivir el asesinato de su primera víctima para así curarlo de sus tendencias psicopáticas. Aunque el marco de la historia es una festividad, desde su inicio brilla la concepción terrorífica de explorar los absurdos a los que puede llegar la mente humana.

Esta “fórmula”, precisamente, es la que parece tener Blumhouse, que se ha convertido en un duro contrincante para las demás productoras en la taquilla. Prueba de ello es Get Out (2017), protagonizada por Lupita Nyong’o, una de las películas de terror más aplaudidas de los últimos años.

Marci Wiseman, productora y vicepresidenta de Blumhouse, habló en gira de medios sobre los retos de hacer terror en esta época, y la intención de hacer una serie de cintas como Into the Dark, donde como productora se dieron el lujo de permitir que nuevos cineastas debutaran. “Algo de lo más emocionante que hemos podido hacer con Into the Dark es abrir las puertas de Blumhouse a los cineastas emergentes que apenas comienzan sus carreras. Muchos comienzan sus carreras en el género del terror porque les permite explorar varias facetas, como la comedia, que muchas veces se encuentra también dentro del terror. La serie ha sido una oportunidad para nosotros de trabajar casi de manera exclusiva con estos directores nuevos, en su mayoría”, cuenta. 

Y no es tarea fácil. Convencer a los productores de Blumhouse de invertir en sus nombres supone unos altos estándares de calidad en la propuesta. Sin embargo, Wiseman asegura que esto es una cuestión de originalidad, de entender el miedo más allá de la obviedad del sobresalto. “Nos interesan los tópicos que van más allá de los monstruos bajo la cama”, dice. “Buscamos que exploren sobre las cosas que nos mantienen despiertos en la noche. En Into the dark vemos un ejemplo de ello, pues hablamos de muchos otros temas, como las celebraciones, los asuntos familiares, y la traición”.

“Buscamos que exploren las cosas que nos mantienen despiertos en la noche”

El nuevo terror

“Creo que estamos en la época dorada del cine de terror, y de la televisión misma”, dice Wiseman, con la convicción de quien encabeza una productora que tan solo este año ha recogido 300 millones de dólares en taquilla con dos películas (Glass y Feliz día de tu muerte 2). Para ella, el terror también puede tener crítica social, entre otros temas. “Creo que ya no es solo un género para aquellos que quieren sentir temor. Se ha expandido y también vemos películas muy entretenidas, o películas donde hay algo de comentario social, conversaciones sobre diferentes asuntos”.

Cuando se le pregunta por la competencia de otras productoras, Wiseman comenta que su interés es unirse a este buen momento de la pantalla grande y chica, sin preocuparse demasiado por su propio éxito individual. “Estamos más enfocados en alinearnos que en competir con otras productoras”, finaliza.

Hacer o no hacer un remake

Las versiones de las películas que se convirtieron en clásicos ha sido, sobre todo en los últimos años, el caballito de batalla de muchas productoras. Sin embargo, Wiseman tiene una postura sobre este tema, en el que, dice, solo vale la pena hacer versiones de aquellas historias que aún tienen muchas aristas por mostrar. Hay otras, sin embargo, que podrían ser versiones deslucidas de un clásico. "The Shining sería una película a la que, para mí, sería un sacrilegio hacerle un nueva versión. Es una cinta atemporal que deberíamos dejar así como está. Sin embargo, a mí personalmente me gustaría hacer una nueva versión de Amityville horror, hay mucho que se podría hacer con las ideas detrás de toda la historia del pueblo de Amityville", finaliza la productora, que promete continuar apostándole al miedo desde la pantalla.

 

MÁS NOTICIAS DEL ENTRETENIMIENTO, AQUÍ

También le puede interesar

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo