'El kilo': una nueva manera de conectarse con Orishas

Especial 'Un disco: una historia'. Un álbum controvertido, amado y odiado, pero sin duda, una obra maestra. Estas fueron las razones de su éxito.

Por Lizeth Cadena

Para muchos fue el inicio de su camino junto a Orishas, para otros representó un cambio que en un principio no entendieron, o que en definitiva no les gustó. Lo cierto es que para un extremo u otro, El kilo de Orishas dio de qué hablar, y no solamente en Cuba, sino en el mundo. Un disco que como bien diría la agrupación en una de sus 14 canciones, es “distinto de flow, de style”, con diversas interpretaciones, y que justamente, gracias a eso, les abrió las puertas a otros países y públicos.

Alicia Caballero es un ejemplo de las primeras líneas de este escrito y es que, sin duda, es una de las fanáticas más grandes que ha tenido la banda, a pesar de que en su natal España jamás fueron un éxito de radio comercial.

“Yo los conocí cuando lanzaron A lo cubano, y la verdad fue una especie de suerte ya que en España no eran tan conocidos por esa época. Me enamoré de todo lo que hablaban de Cuba. Y es que de escucharlos y de investigar un poco más sobre ese país, terminé conociendo tanto, que ahora digo que soy cubana”.

La diseñadora gráfica tiene una colección inigualable de la banda, con ediciones que poquísimos tendrían en el mundo, y hasta tuvo la fortuna de diseñar la portada de una de las canciones de la agrupación: Sastre de tu amor. Y todo lo anterior solo para decir que esta seguidora a morir de los Orishas, casi tuvo un infarto cuando escuchó El kilo. Un infarto, y no de la felicidad. Y es que cuando Orishas tenía a su público acostumbrado a ese rap puro mezclado con música cubana, que sonaba a Caribe, calle y herencia africana Yoruba, la banda decidió dar un giro.

“Este disco fue un gran cambio, hicieron una transformación musical completa. La primera vez que lo escuché no me gustó. Y es que los primeros álbumes, A lo cubano y Emigrante, son muy rap y underground, y este se sale de lo tradicional aunque sigue sonando a esa esencia cubana. En cuanto a las letras seguían hablando de su historia, pero se notaba que estaban viviendo de manera diferente, que ya no estaban de planta en Cuba. Es una producción con más fusiones musicales y no estábamos acostumbrados a eso en aquel momento. Ahora sí”.

El kilo es el paso de Orishas de una fase no comercial y underground, a un momento más internacional y de proyecciones más amplias”, Félix Allueva.

El kilo: saliendo de Cuba

Félix Allueva, tiene más 30 años dedicándose a la música contemporánea, es creador del Festival Nuevas Bandas en Venezuela, y para rematar es docente, crítico, locutor y escritor. Pero además de ser un experto, también fue fanático de la banda en sus comienzos. Él tiene una explicación al cambio que muchos consideraron abrupto, pero que para él fue más bien una evolución: pura y física madurez y producción.

“En El kilo purifican, diversifican y hasta estilizan el sonido, a diferencia de los discos anteriores. Es decir que el sentido barrial, y la falta, por decirlo así, de experiencia, se va y ellos entran en otra dimensión. El productor central fue Andrés Levin, y él le da un toque muy profesional. Ya estaba en Nueva York, tenía su proyecto Yerba Buena, donde ya había trabajado la fusión, entonces toda su experiencia la lleva a este álbum y se convierte en algo diferente. Si tú escuchas este disco, tiene un sonido más universal, internacional y comercial”.

Más tarde la misma Alicia comprendió eso, y todo gracias a las palabras de uno de los integrantes de Orishas: “Antes de que lanzaran este disco yo empecé a tener una conexión con Yotuel, y luego de que lo estrenaran me preguntó cómo me había parecido y yo le dije, tratando de no ser grosera, que había sido un salto, y me respondió: ‘Claro, el salto que hicimos de Cuba a Europa’. Eso fue lo que me hizo pensar que realmente era un buen disco porque era diferente. No había caído en cuenta que cambiaron, que se habían movido, que estaban viviendo otro momento y eso se debía sentir. Fue a través de esa frase de Yotuel que empecé a mirar el álbum con otros ojos, y la verdad es que cada una de las canciones habla de aspectos tan reales”.

Líricas mundiales para enamorar

Justamente, otro de los puntos que cambió en el tercer disco de Orishas fueron sus letras. Y es que se volvieron más globales.

“En los primeros discos escuchabas los temas y lo único que podías hacer era ponerte en sus zapatos, porque no eran tus problemas. En este álbum, en cambio, hablaban de hechos que sí me habían pasado o que había escuchado en las noticias. Sin duda, me conecté de otra manera”, dice Alicia, quien agrega que: “Ya se referían a la sociedad en general, de París, Italia, Francia, España, hablaban de la actualidad, por eso fue maravilloso”.

Esto se ve reflejado en una de las canciones favoritas de Alicia: Amor al arte. “Me toca mucho porque habla del dinero y del trabajo, y que deben pagarte por lo haces. Cuántas veces la habré cantando mentalmente mientras un cliente me intentaba regatear el precio. ‘Esto no es por amor al arte’, dice la canción, y es simplemente una expresión bonita para decir: ‘dame lo que me merezco’”.

“Tengo tan mentalizadas las canciones, que cuando no sé qué camino tomar, se me viene a la mente alguna frase de ellos. Ellos son filosofía de vida”, Alicia Caballero.

Orishas en radio

A pesar de que el sonido de la tercera producción de Orishas parecía estar diseñado para ser un éxito de radio y comercial, lo cierto es que la agrupación no logró ser sonada en diferentes partes del mundo, ni tampoco ser líder de los principales listados.

Félix asegura que en su natal Venezuela no estuvieron en alta rotación y para Alicia, al otro lado del mundo, también fue así: “No era lo que se escuchaba aquí, aunque sonaban en algunas emisoras especializadas. Lo que sí sonó en la radio comercial fue la nueva versión de Represent para la película Dirty Dancing 2. La verdad es que en radio nunca les prestaron mucha atención. Tampoco ahora. Tuvieron más apoyo de las redes sociales y de los servicios de streaming. Sin embargo, sus conciertos siempre han reventado salas, siempre han sido multitudinarios, así que de seguro la gente se enamoró con lo poco que sonaba y se decidió a investigar”.

El crítico venezolano y experto en radio apoya la hipótesis de Alicia, dando una razón del enganche y del éxito de la agrupación que jamás ha necesitado ser un artista comercial: “Era, es y será cubano, que le da un acento muy particular. En Colombia se había hecho algo, en Venezuela también, pero que fuera cubano lo hizo diferente porque Cuba es el epicentro de la música caribeña con acento latino. Que llegara entonces un grupo de un país cercado, con dictadura y limitantes, fue un boom por si solo y sin ayudas”.

El kilo, a pesar de ser un disco controvertido, sigue siendo para muchos expertos y fanáticos, una obra maestra. Tampoco es raro que alguien nuevo se conecte con los cubanos cuando de repente su servicio de streaming favorito le sugiere canciones como Nací orishas y la homónima, El kilo. El tercer disco de Orishas es sinónimo de evolución, de profesionalismo y de acumular millas tocando por todo el mundo. Como bien lo dice Félix Allueva: “Cuando llegaron a este disco, literalmente habían sumado KILOS de experiencia”.

'El kilo': una nueva manera de conectarse con Orishas

MÁS NOTICIAS DEL ENTRETENIMIENTO AQUÍ

También le puede interesar

‘El kilo’: la semilla del rap cubano comenzaba a germinar

Especial ‘Un disco: una historia’. Cada uno en distinto género. Cada uno en diferente época. Sin embargo, todos tienen algo en común: partieron la historia de la música colombiana y latina en dos. En PUBLIMETRO les hacemos un homenaje a algunos discos que cambiaron el panorama musical. Esta nueva entrega se la dedicamos al tercer disco de este trío caribeño.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo