Alejandra Azcárate posó en bikini y mostró su lado más sensual durante las vacaciones

Por Publimetro Colombia

La comediante aprovechó el descanso para tomarse bastantes fotos. Alejandra Azcárate posó en bikini y mostró su lado más sensual durante las vacaciones.

Mostrando su cuerpo tonificado, la comediante posó muy sensual en las exóticas playas de las islas Fiyi, donde narró lo que veía y se dejó sorprender por la biodiversidad marina.

No obstante, los que quedaron gratamente sorprendidos fueron sus fanáticos, que esta vez no quedaron boquiabiertos con sus comentarios ácidos sino con sus fotografías.

También, Azcárate aprovechó los parajes oceánicos para meditar, técnica de la que habló en una de las publicaciones.

Aun así, admitió que realmente no se logra conectar con esta disciplina, y que por más oportunidades que le ha dado, al parecer esta vez tampoco consiguió concentrarse únicamente en la respiración.

"La meditación es una práctica que según dicen los que saben, entrena la mente e induce a un modo determinado de conciencia. Le he dado varias oportunidades en mi vida y la verdad no he podido encontrarle la gracia porque me ha sido imposible conectarme con el asunto."

Alejandra Azcárate posó en bikini y mostró su lado más sensual durante las vacaciones

Fiyi es un país compuesto por una isla principal y 300 más que la rodean. La biodiversidad marina tanto aquí como en la Polinesia Francesa es el atractivo principal. Buzos del mundo entero y surfistas profesionales buscan este espacio por la potencia de sus olas y sus aguas cristalinas. Yo la verdad vine solo con el propósito de conocer y descansar pero parte de ese proceso para mí siempre está acompañado por la curiosidad. Las inquietudes lo llevan a uno a escenarios inimaginables así como el conformismo estanca. Preguntándole a mi nuevo amigo Weiss, un nativo muy simpático, fui a dar a una pequeña playa desolada de arena blanca a las cinco de la tarde para ver el desfile acuático de los tiburones bebé. Ellos son una especie muy privilegiada porque además de tener un olfato ultra desarrollado, lo cual les permite detectar a sus presas con facilidad a kilómetros de distancia, sus retinas son tan sensibles que pueden ver bajo el agua con la más absoluta nitidez. Les cuento que esperé dos horas sentada en un tronco y nada. No vi pasar ni un tiburón bebé, ni un papá ni un tío. Por un momento creí que estaban haciendo la siesta y que la mala suerte me había cobijado pero luego me enteré de que los condenados no duermen. Necesitan estar en constante movimiento porque de otro modo no logran flotar y sus bronquios solo absorben oxígeno mientras están nadando así que manejan con toda el insomnio. Ya resignada a mi fracaso como exploradora y después de haberme tomado tres aguas de coco cargadas, de repente vi uno. Tierno, blanco y con la punta de su aleta negra meneándose de lado a lado con suma rapidez. Increíble el animal tan voraz en el que va a convertirse en poco tiempo porque como sucede con los humanos, el más inofensivo resulta siendo un depredador. Como ya me ha pasado varias veces que le he cogido confianza a los equivocados, hoy me curé en salud y separé palmera para treparme en caso de emergencia ante un eventual tarascazo. Continuará… Pd: Para quienes me han escrito y comentado, les aclaro: “Fiyi” se escribe en español. “Fiji” en inglés. “Fidji” en francés. **Más fotos deslizando a la ⬅️**

A post shared by ALEJANDRA AZCÁRATE (@laazcarateoficial) on

La meditación es una práctica que según dicen los que saben, entrena la mente e induce a un modo determinado de conciencia. Le he dado varias oportunidades en mi vida y la verdad no he podido encontrarle la gracia porque me ha sido imposible conectarme con el asunto. En India me quedé dormida en una gruta, en el Tayrona me salí de la clase a servirme un whisky, en Sudáfrica me tragué del profesor y no pude concentrarme y en Bogotá hice una donación al centro porque pagué tres meses, fui a una sesión y jamás volví. Quise intentarlo de nuevo porque uno de mis dos propósitos principales de este año es medírmele a hacer actividades que me generen un profundo rechazo. Ante lo que uno se resiste persiste, así que quiero hacer el ejercicio de entender el agobio como un reto para no rendirme ante él. El caso es que me di otro chance aquí en Australia con la meditación Bassanta. Es una técnica que mediante la observación continuada de la respiración, agudiza la capacidad de percepción de sutilísimas vibraciones que ocurren en el cuerpo. Esta dinámica alarga el tiempo entre pensamiento y pensamiento con el fin de descubrir ese anhelado espacio interior y de esa manera encontrar un efecto de transformación profunda. Empecé con total disposición, cerré los ojos, inhalé y exhalé con calma, espanté dos o tres ideas que se me cruzaron por la cabeza y creí lograrlo. Sin embargo me acordé de repente de una llamada que me hizo mi hermano esta mañana en la que me decía que había llegado de México a Colombia de sorpresa para visitar a mis papás y había encontrado a Mariposa rasta y oliendo a berrinche. Eso me sacó de foco, no solo imaginarme a mi pobre perra como un loco de costal sino la angustia de pensar que Andrés arbitrariamente le fuera a cortar los pelos de la cuca. Hasta ahí me llegó la paz. Mi mente se alteró, la frecuencia cardíaca se aceleró y me empezó una rasquiña en la mía que me obligó a suspender. Por lo visto esta posición del árbol en mi caso se quedó en chamizo porque ahora sí, sin la menor duda sé, que la meditación no es lo mío. Continuará…

A post shared by ALEJANDRA AZCÁRATE (@laazcarateoficial) on

Hago una pequeña pausa para invitarlos a que compren la Revista Vea. Según me informó su directora, es la edición más vendida del año porque en ella vienen las predicciones del 2018. Agradecí haber sido elegida y acepté con gusto ser su portada. En el artículo cuento que anualmente me hago la carta astral desde que tengo 16 años. En aquel entonces nos mostraron en el colegio una película sobre la filosofía en el Medioevo, vi cómo en esa época estudiaban la astrología con rigor y me generó curiosidad porque tiene argumentos claros y contundentes. Vengo de una educación cartesiana así que me cuesta creer en lo que no tiene una explicación lógica y sustentable. La fe es otro asunto, personal además, pero las disciplinas sin fundamento son inviables para mí. También me hago una alineación energética por medio del péndulo, los cristales y el tarot de los ángeles. De esto supe leyendo las biografías de Mata Hari y Juana Inés de Asbaje. Dos mujeres transgresoras para sus épocas que sin duda marcaron la historia. En el siglo XX y XVII respectivamente, ellas aplicaron este sistema para darle un norte a su suerte, entendiendo la misma como el resultado acertado de sus propias decisiones. Todos nos cuidamos de alguna manera la salud física porque tememos perderla pero pocos nos preocupamos por la materia prima que es la energía, esa fuerza intangible que es la que nos permite existir. Y finalmente, a la hora de dar pasos determinantes sobre todo laborales, consulto a una mujer que es lo más parecido que conozco a una monja contemporánea. Se trata de una vidente amiga de infancia de mis tías, quien me conoce desde niña y sin duda tiene una sensibilidad especial heredada de su abuela para ver más allá. Busquen la revista y lean el artículo completo en caso tal de que les interese. Si por el contrario todo esto les parece absurdo, lo cual es respetable, eviten caer en juicios de valor sobre mi vida que por cierto no está sujeta a evaluación. Sé que voy de mal en peor así que ahórrense la fatiga. (Astrólogo: Luis Alirio Rodríguez 3125929472. Alineación energética y tarot ángeles : Aloa 3103294161. Vidente: Ma Eugenia Vallecilla 3117642598) @larevistavea

A post shared by ALEJANDRA AZCÁRATE (@laazcarateoficial) on

MÁS NOTICIAS DEL ENTRETENIMIENTO AQUÍ

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo