"'La nocturna' es un cambio muy sano y valioso para la TV": Carlos Manuel Vesga

En PUBLIMETRO hablamos con el actor sobre la apuesta de Caracol en la que los sueños nunca duermen.

Por Silvia Gómez

El actor bogotano Carlos Manuel Vesga hace parte del elenco de La nocturna, serie de Caracol Televisión que relata cómo un grupo de estudiantes de Administración de Empresas anhelan conseguir un título profesional con el fin de abrir puertas en el mercado laboral para mejorar su calidad de vida.

En la historia él interpreta a José Osorio, un hombre humilde que desde hace año y medio perdió su trabajo, por lo que su esposa Amelia (interpretada por Carolina Acevedo) tuvo que tomar las riendas del hogar y responder no solo por él, sino también por el pequeño hijo de ambos, Ángel.

¿Cómo hacer exitoso un proyecto que va ligado a las emociones de las personas?
Lo maravilloso es que La nocturna se aleja de lo que venía consumiendo el televidente, pero al mismo tiempo se acerca a ellos. En esta oportunidad, la historia trata de personas y situaciones con las que los colombianos se pueden identificar a nivel personal. La empatía que se busca -y que se ha conseguido ya- es casi íntima. La gente puede verse reflejada en lo que ve en la pantalla. Me parece que es un cambio sano y muy valioso para la televisión.

La Nocturna presenta un universo muy complejo. ¿Cómo define el suyo dentro de la serie?
Es claro que José, mi personaje, no tiene su propia historia sino que es el acompañante Amelia (Carolina Acevedo). Sin embargo, lo que sucederá entre ambos terminará afectándolos por igual. Por otro lado, aunque en número de miembros no es un universo muy grande, la familia de José se presta para situaciones de todo tipo: bonitas, conmovedoras, trágicas, crispantes, entre otras.

Andrés Marroquín, el director, ha asegurado en diferentes entrevistas que los libretos invitan al descubrimiento del ser humano. ¿Usted ha descubierto algo de sí mismo?
Más que descubrir, diría que he confirmado -una vez más- que soy un ser humano: lleno de falencias y de virtudes, capaz de actuar de todas las maneras posibles.

Usted viene de personajes ‘malos’…
Ésta será la ocasión para aclarar un par de cosas (risas). Mi personaje en Celia no era malo sino nocivo. Era una persona que actuaba con buenas intenciones pero que su personalidad le hacía imposible no hacer daño. Por su parte Roberto Cuervo, en Contra el tiempo, sí era una persona sin principios y de procederes inmorales y casi psicopáticos, mientras que en Las Vega's mi papel de German Ordóñez era una caricatura, aunque estás también se encuentran en la vida real (risas). Este, por ejemplo, era inescrupuloso, narciso, egoísta y una joya, pero era uno de esos malos que divierten, que uno quiere ver. Fue un regalo.

¿Entonces qué pasará con José en La Nocturna?
Él es diferente. Es un hombre que genuinamente ama a su mujer y que piensa que lo que quiere es lo mejor para su familia. Se trata, creo yo, de alguien que está criado de acuerdo con dinámicas sociales, muy nuestras, que están marcadas por el machismo. Pero él no es malo. Lo que sí me temo es que, próximamente, lo van a querer mucho menos (risas).

Teniendo en cuenta que es el esposo de una mujer humilde, cabeza de hogar, ¿qué ha sido lo más difícil de su personaje?
Creo que el gran reto de estos personajes es interpretar una "cotidianidad" de tal manera que se sienta viva. Cuando se trata de papeles que están representando una rutina, la vida "cómo és" y no situaciones "extraordinarias", se corre el riesgo que se vuelvan aburridos. Tiene uno que estar buscándole la “comba al palo” para que esto no suceda.

Su esposa, la actriz Jimena Durán, también participa en la serie. ¿Cómo le ha ido con ella en el mismo proyecto?
¡Súper! Creo que el personaje de ella (Muriel) es genial porque es real, y aunque es muy colombiano también es universal. Su papel está lleno de contradicciones y sin duda generará mucha controversia. No nos cruzamos nunca en escena, pero es maravilloso tener a la pareja cerca. Nosotros no somos intensos y podemos estar en maquillaje, por ejemplo, y estar cada uno por su lado, pero es maravilloso poder darle un beso cada vez que se me antoja.

No es la primera vez que trabajan juntos. ¿No resulta difícil lo laboral y lo personal en un mismo espacio?
Nuestra experiencia ha probado ser lo contrario: algo muy orgánico, amable y constructivo. Cabe resaltar que cuando hacemos proyectos juntos no nos vemos siempre, pero si fuera en la misma oficina, todos los días y salir a la casa a seguir estando juntos, seguramente terminaríamos de las mechas.

Sobre Carlos Manuel…

Un parlamento que se sepa de memoria: ¡Me lo sé en inglés! Es uno de Otello, de William Shakespeare y lo dice Yago:

"When devils will the blackest sins put on,

They do suggest at first with heavenly shows,

As I do now: for whiles this honest fool

Plies Desdemona to repair his fortunes

And she for him pleads strongly to the Moor,

I’ll pour this pestilence into his ear,

That she repeals him for her body’s lust;

And by how much she strives to do him good,

She shall undo her credit with the Moor.

So will I turn her virtue into pitch,

And out of her own goodness make the net

That shall enmesh them all."

(Cuando los demonios desean que los más negros pecados se cometan, primero se presentan con apariencias celestiales -como hago yo ahora- porque mientras este honesto bobo le ruega a Desdémona que redima su suerte y ella, por él, le ruega al Moro, yo verteré esta pestilencia en su oreja: que ella desea al otro por la lujuria de su cuerpo. Y mientras más trate ella de ayudar al bobo, más destruirá su propio nombre ante el Moro. Así, convertiré su virtud en alquitrán y, con su propia bondad, tejeré la red que los enredará a todos)

¿Qué está leyendo actualmente? La historia oficial del amor de mi gran amigo Ricardo Silva Romero. Pero tengo otros en fila.

¿Cuando enciende el TV qué ve? Deportes, series, programas culturales y, ahora La Nocturna que está buenísima.

¿Cuál es la escena de película que siempre lo hace llorar? El final de Atrapado sin salida con Jack Nicholson. Siempre lloro, no falla.

Un miedo confesable: Las arañas

¿Cómo define El jardín de Daniela?

¡Wow! ¿Cómo supieron? ¡Rock and roll! Mi verdadera vocación (risas).

¿Cómo empieza el día? Perezeando

¿Cómo lo termina? Arrunchado con mi esposa

¡Más noticias de Cultura y Entretenimiento AQUÍ!

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo