Bob Dylan y su discurso de aceptación del Premio Nobel de Literatura

Por EFE

La Academia Sueca tiene finalmente el discurso de Bob Dylan de recepción del Premio Nobel de Literatura, un relato "extraordinario" y "como era de esperar, elocuente", en el que el cantautor estadounidense habla de sus influencias y recuerda que las canciones han sido creadas para ser cantadas, no leídas.

"Nuestras canciones están vivas en el mundo de los vivos. Pero las canciones son distintas a la literatura. Están hechas para ser cantadas, no leídas. Las palabras de las obras de Shakespeare estaban para ser actuadas sobre el escenario, de la misma manera que las letras de las canciones están para ser cantadas, no leídas de un papel", afirma el músico en su discurso.

El pasado 1 de abril, casi cuatro meses después de la ceremonia oficial de entrega de los premios, a la que Dylan no asistió, el músico recibió en Estocolmo el diploma y la medalla del Nobel de Literatura.

Dejó entonces pendiente la entrega del discurso de recepción del galardón, requisito necesario para poder cobrar los ocho millones de coronas (900.000 dólares) con que está dotado.

Dylan, de 76 años, afirma en su discurso que lo importante es que una canción emocione, no hay necesidad de saber qué es lo que quiere decir.

"He escrito toda clase de cosas en mis canciones y no me voy a preocupar de qué quiere decir todo eso", afirma el músico estadounidense, que espera que algunos de los que se topen con su discurso tengan la oportunidad de escuchar las letras de sus canciones "en concierto, en disco o de la manera en la que se escuchan canciones hoy en día".

Robert Allen Zimmerman, nombre real de Dylan, comienza su discurso señalando que cuando supo que había sido distinguido con el Premio Nobel, se quedó pensando en de qué manera sus canciones tienen relación con la literatura.

"Quería reflexionar sobre ello y ver dónde estaba la conexión. Voy a tratar de explicároslo. Y probablemente no lo haga de forma directa, pero espero que lo que diga merezca la pena y sea útil", arrancan los más de veintiséis minutos de discurso de Dylan.

El cantautor se remonta "al inicio de todo", a la música de Buddy Holly, al que sólo vio en persona una vez y con el que se sintió "identificado" desde la primera vez que lo oyó.

Uno días después de morir Buddy Holly, cuando Dylan tenía 18 años, un desconocido le regaló un disco de Leadbelly con la canción "Cottonfields" que cambió su vida y le transportó a un mundo que no conocía, "como si hubiera estado caminando en la oscuridad y de repente esa oscuridad se hubiera iluminado", explica.

Ese disco le llevó a escuchar a otros músicos y a aprender a tocar sus canciones.

"Escuchando a todos estos primeros artistas de folk y cantando tú mismo sus canciones, acabas captando la lengua vernácula, la interiorizas", explica Dylan, que agrega que cuando empezó a escribir sus propios temas, esta "jerga del folk era el único vocabulario que conocía", y lo usó.

Pero también estaban los libros que le hacían leer en el colegio -"Don Quijote", "Ivanhoe", "Robinson Crusoe", "Los viajes de Gulliver", "Historia de dos ciudades- que lo que aportaban a sus lectores era "una manera de ver la vida, una comprensión de la naturaleza humana y unos estándares para medir las cosas", afirma.

MÁS NOTICIAS DEL ENTRETENIMIENTO AQUÍ

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo