Lady Gaga nos quiere meter los dedos en la boca

Virginia Mayer analiza el discurso de la estrella pop sobre las cirugías plásticas. ¿Hipocresía y carreta perjudicial para las mujeres de todo el mundo?

Por Virginia Mayer

“Supe que mi cuerpo es tema de conversación, entonces quiero decirles que estoy orgullosa de mi cuerpo y ustedes también deberían estarlo del suyo. No importa quiénes sean o qué hagan. Podría darles un millón de razones para justificar que no necesitan satisfacer a nadie o a nada para ser exitosos. Sean ustedes mismos, que nada los aplaque. Eso es cosa de campeones”, fue lo que respondió Lady Gaga a quienes osaron criticar la barriga (¿Barriga? ¡Barriga la mía!) que exhibió durante su presentación del Super Bowl hace pocos días.

Hablemos de la evidente cirugía estética que la cantante se hizo en la cara. Busquen las imágenes del ‘antes y después’ de Gaga en Google y podrán confirmar lo que digo. ¿La neoyorquina piensa que su cara no hace parte de su cuerpo, o sea, su cara es autónoma? ¿O es que lo que dice solo aplica para quienes no somos mundialmente famosos? Pues, porque comenzó su carrera con una nariz enorme, ¿entonces por qué se la operó? ¿Será que en la industria del pop femenino no se puede triunfar si no se tiene una cara “perfecta”?

Revisemos lo que es “perfecto”, porque para mí la cara de Lady Gaga era perfecta, perfecta para Lady Gaga. ¿A quién complació entonces la cantante con su cirugía? Y si se complació a sí misma, ¿entonces por qué lo niega? En el 2011, en entrevista con Harper’s Bazaar, Germanotta dijo que jamás se ha hecho una cirugía plástica, pero que muchas cantantes de pop sí lo han hecho. Agregó que promover las inseguridades en forma de cirugía plástica es infinitamente dañino. Está bien que haya cambiado de forma de pensar, todos lo hacemos, ¿pero entonces por qué continúa su discurso en el que invita a sus fans a que se acepten tal cual son, y que se amen a sí mismos? Todo el mundo maravillado con su respuesta, como si fuera ejemplo de amor propio y auto-aceptación.

Estoy harta de las grandes estrellas del entretenimiento negando sus cirugías estéticas. Harta porque el mensaje es que son naturalmente perfectas, y así, las millones de niñas, adolescentes, mujeres y ancianas que las admiran se comen el cuento de que la belleza artificial que hacen pasar por natural es el estado ideal de perfección. Y así millones de mujeres andan descontentas con su aspecto. Que cada quién haga de su culo un candelabro, estamos de acuerdo, pero de frente, sin mentiras. Las mujeres como Lady Gaga, que se hacen pasar por las más seguras son -de hecho- las más inseguras. Yo prefiero a las mujeres valientes, prefiero a la mujer que es capaz de decir que se operó porque las bolsas debajo de los ojos ya parecían almohadas. La que niega una cirugía estética es una pendeja, y de esas necesitamos muchas menos.

Por: Virginia Mayer / @virginia_mayer

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo