El cine vive la música al mejor estilo de Andrés Caicedo

Un viaje por la rebeldía y la búsqueda de la libertad. Eso es lo que podrán vivir los espectadores de ¡Qué viva la música!, la película basada en la obra del escritor colombiano Andrés Caicedo, que fue estrenada recientemente en nuestro país.

Por Lizeth Cadena C.

¡Qué viva la música! es el cuarto largometraje de Carlos Moreno. En su lista también están: Perro come perro, Todos tus muertos y El cartel de los sapos.

“Yo soy melómana. La música siempre ha sido un factor importante en mi vida. Mi pequeño tesoro”, Paulina Dávila.

Su protagonista es María del Carmen, un personaje enigmático y anárquico. “Ella no se casa nada, es un espíritu libre y no tiene límites. Es una muchacha de 17 años de clase privilegiada de Cali, que a partir de la música y de conocer los matices de la ciudad se va descubiriendo a sí misma. Es una María desde la perdedera nocturna, como le llama ella”, asegura Paulina Dávila, la actriz que se encargó de darle vida a esta joven desenfrenada.

Además: Jessica Cediel: la verdad sobre su cola

Para encarnar a esta caleña Paulina se fue a vivir a ‘La sucursal del cielo’, adelgazó y se tiñó el pelo para ser una mona con todas las de ley. “El cabello era como mi traje de superhéroe. Cada vez que me lo arreglaban yo me transformaba en ella”.

Desde la perspectiva de la actriz, todas las mujeres tenemos una María del Carmen por dentro, una chica que se quiere rebeldizar ante los parámetros impuestos por la sociedad. “En la adolescencia cuestioné varios aspectos. Me escapaba, les decía a mis papás que estaba en un lugar pero no era así. Hubo una época en que me iba a bailar champeta. Eso lo comparto mucho con María, ella buscó la liberación a través de la salsa y yo en un punto de mi vida hice lo mismo, pero con la champeta”.

¡Qué viva la música! ocupó todo el tiempo de esta samaria, quien además de los ensayos, se dedicó a releer el libro y a tomar clases de salsa.   Pero como siempre hay tiempo para el descanso, cuando no estaba trabajando se iba de fiesta. “Aprovechaba las noches de rumba para hacer investigación de campo. Veía cómo se comportaban las chicas. Eso me ayudó bastante a construir el personaje. En mis días libres también descubrí una cantidad de lugares para comer pandebono”.

Podría interesarle: Los tatuajes más sexys de los famosos colombianos

Un aspecto que no le generó problemas fue el acento. Pero, ¿cómo hizo una costeña para llegar a ser caleña? Según Paulina, a pesar de ser samaria, jamás ha tenido el acento marcado. A eso se sumó que Carlos Moreno, director del filme, no quería el hablado tradicional caleño,   sino algo más neutro.

El rodaje se realizó en varios sitios emblemáticos de Cali y recorrió la ciudad de norte a sur. “Fue armonioso, tranquilo. Claro, tuvimos contratiempos, pero fueron mínimos”.  

En cuanto a Andrés Caicedo y su obra, Paulina había tenido la oportunidad de leerlo en la juventud. “Era todo lo opuesto a ese realismo mágico que siempre nos inculcaron con García Márquez. Me hubiera encantado ver madurar su forma de escribir. Es un hito en la literatura colombiana. Un joven genio”.

Actualmente la actriz está terminando una serie para el canal RCN, y claro, se encuentra promocionando ¡Qué viva la música!. “Los invito a que la vean y a que apoyen el cine colombiano. Acá se están haciendo historias chéveres, que vale la pena conocer. Además, no se pueden perder el maravilloso mundo que a punta de lapiz y papel creó Caicedo”.

Lea también: Pipe Bueno aclara rumores sobre su supuesta homosexualidad

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo