Confesiones de La-33 que usted necesita saber

Sergio Mejía, director musical y bajista de La-33, habló para PUBLIMETRO acerca del viaje a territorio europeo y sus proyectos, además de las situaciones que la banda enfrentó en sus inicios para lograr convertirse en una de las más populares a nivel nacional e internacional.

Por Silvia Gómez - PUBLIMETRO

“Volveremos a Inglaterra, Francia, Holanda, España… Estamos contentos de seguir ampliando el círculo, de llevar nuestra música a gente nueva”, Sergio Mejía, director musical y bajista de La-33

Uno de los más grandes exponentes colombianos de la salsa dura es sin duda La-33, orquesta bogotana fundada en el año 2002 por los hermanos Sergio y Santiago Mejía.

El grupo, que se ha ganado el cariño de los amantes del género, volverá a Europa con su gira #Salsamaniak 2015, en donde participará en los festivales de música más importantes del viejo continente, como Les Traver’Cé Musicales en Francia, Amsterdam Roots Festival que se realiza en Holanda, Walthamstow Garden Party del Reino Unido, Músicas do Mundo FMM Sines que se llevará a cabo en Portugal, entre otros.

Además, los capitalinos están preparando Cosa Buena, sencillo que cuenta una historia de amor que inicia en un bar. La canción, compuesta por el trompetista Roland Nieto, espera contagiar a los colombianos con el buen sabor que caracteriza a los músicos.

Sergio Mejía habló con nosotros acerca del tour por Europa, del nuevo disco, y de varias situaciones que la banda experimentó en sus inicios.

No es la primera vez que viajarán a Europa, ¿qué piensan encontrarse en esta oportunidad?

Vamos a lanzar La Ruta de la Pantera, un disco nuevo que es un compilado de los cuatro trabajos que tenemos. Hicimos un acuerdo con una agencia francesa y lo vamos a lanzar para esta gira. Tenemos gran expectativa por ese lado… Asimismo, vamos a estar en países en los que no hemos estado como Portugal, en donde esperamos que no nos den palo, que a la gente les guste la propuesta, y que se diviertan.

Considerando que ustedes son bogotanos, ¿a veces han sentido que están en el lugar equivocado?

A veces si hemos estado en el contexto equivocado… Por ejemplo en unos festivales de reguetón en donde hemos sido la única banda salsera invitada. Nos ha pasado en Venezuela y Ecuador… Fueron conciertos difíciles, en donde la gente no esperaba escuchar salsa y no nos conocía.

Ustedes tienen mas pinta de rockeros que de salseros, ¿por qué decidieron dedicarse a este género?

No llegamos a la salsa por casualidad… Efectivamente empezamos haciendo rock, y en mi caso personal, ese rock se fue volviendo más latino. A medida que pasaba el tiempo me di cuenta que me interesaba más la salsa, especialmente cuando viajé a Canadá y me di cuenta que soy latino, y que tengo una cosa en la sangre que no tenían ellos. Decidí devolverme a Colombia para empezar a buscar las raíces de mi país, y fue cuando decidimos montar una orquesta de salsa, paralelamente con tres bandas más (una de folclor, reggae y jazz).   Nos dimos cuenta que al tocar, la gente se sentía identificada, y por eso seguimos con la salsa.

Han participado en varios festivales, pero ¿cómo les fue en Cali, la ciudad salsera de Colombia?

El primer concierto en Cali se llevó a cabo en 2005, en un sitio muy popular de la capital vallecaucana que queda ubicado en el barrio Obrero, en donde incluso la gente nos trataba como si fuéramos caleños. Fue precisamente la primera gira que hicimos, y estabamos asustados de que nos dieran palo, aunque fue un recibimiento increíble, que nos dio ganas de seguir adelante.

A pesar de nunca haber formalizado con una disquera famosa, gozan de gran éxito, ¿cuál ha sido la clave para alcanzarlo?

Nosotros obviamente buscamos una disquera al comienzo, porque pensamos que no lo lograríamos sin la ayuda de una. Muchas nos dijeron que la salsa no vendía, y que incluso nos dedicaramos al tropipop, que era el género de moda en ese momento. Cuando sacamos nuestro primer disco, y ya llevábamos 5.000 copias vendidas, las disqueras nos llamaron al ver que nuestra propuesta le llegaba a la gente. Sin embargo, nosotros desarrollamos la forma de vender el material, de poder distribuirlo, y de que este llegara a muchas partes… Las propuestas de las disqueras nunca superaron lo que nosotros conseguimos: como por ejemplo, ofrecernos muy pocas regalías.

¿Qué pasó con la visa estadounidense, y con todo el problema que han tenido las embajadas americanas por el mundo?

Nosotros ibamos a viajar a Estados Unidos el 23 de junio. Lamentablemente, con la suspensión de las visas americanas por problemas técnicos, no pudimos ir, y tuvimos que cancelar la presentación que teníamos, que se trataba de un evento privado.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo