“Algo que te cuesta trabajo es mucho más gratificante”: Alejandra Borrero

La actriz, que estará desde el jueves en pantalla grande con la película Gente de bien, habló con PUBLIMETRO de sus proyectos en cine, teatro y televisión.

Por Mauricio Barrantes

Borrero es una de las actrices más admiradas y con mayor experiencia en el país, de allí que sea toda una autoridad para hablar, tanto de la creciente evolución del cine colombiano, como de la importancia del arte en una sociedad como la nuestra.

En Gente de bien interpreta a María Isabel, una mujer de clase alta que intenta ayudar a un niño de escasos recursos, pese a que esta situación se le sale de las manos. La película es dirigida por Franco Lolli, a quien asegura llegó a odiar durante las grabaciones, pero a quien también le agradece por el resultado. A PUBLIMETRO le confesó detalles de lo que fue hacer esta película y anticipó que pronto la veremos en una nueva versión de la serie Azúcar.  

Tu eres una actriz súper conocida en el país y en esta película compartiste set al lado de actores naturales, ¿cómo fue esa experiencia?

Yo soy una actriz a la que le gustan los retos porque si uno no se reta a hacer cosas diferentes termina haciendo lo mismo y anquilosándose. Gente de bien fue un proyecto muy especial, y aunque por momentos resultó muy tortuoso el trabajo, el resultado fue increíble. El director, Franco Lolli, logra que la película parezca un documental, que no tenga ningún tinte melodramático y eso es raro en el cine colombiano. Y aunque por momentos yo lo quería matar, por ser una experiencia difícil y compleja, cuando algo te cuesta, a veces es mucho más gratificante.

¿Qué piensas de lo que está haciendo esta nueva generación de jóvenes directores que cada vez tienen más visibilidad internacional y presencia en festivales como Cannes?

El que ya se pueda hacer cine, que no se haga una película cada 10 años, es muy importante y ha llevado a que varios jóvenes cineastas prueben las formas que tienen de trabajar, lo que pronto significará que aparezcan genios del séptimo arte, como sucede en México. Yo creo que por ejemplo Franco tiene una visión clarísima de lo que quería hacer y por eso logra un producto sin pretensiones. Y como él, van a surgir grandes directores, gracias en parte a la Ley de cine, algo que ha llevado a que los realizadores puedan hacer una película tras otra.

A veces se critica el cine colombiano por parecer una extensión de los productos televisivos, tu que has hecho de ambos, ¿cómo ves esa división? ¿estamos construyendo un lenguaje cinematográfico que se diferencie de lo que se hace en tv?

¿Cómo podemos pedir ser tan puristas? Eso me parece un poco absurdo, por supuesto van a haber comedias light que van a parecer telenovelas y eso es parte de lo que se va a producir, ¿qué problema hay en eso? No las vean, una dicha, yo por ejemplo no veo ese tipo de cine, pero hay un público para eso. Ahora, una cosa es ese cine que parece televisivo y otra cosa muy diferente es que algunos directores de cine están cayendo en una trampa mortal porque están queriendo trabajar con actores naturales, pensando que eso va a hacer que se vea más natural. Lo cierto es que están perdiendo, porque algunos actores naturales se quedan cortos y no logran un acercamiento al personaje que genere conexión con el público.

Gente de bien trata dos temáticas muy importantes y muy próximas para nuestra sociedad como son la desigualdad y los lazos familiares, ¿cómo fue tu experiencia al interpretar situaciones tan cercanas?

Es una película que hace un retrato social maravilloso, un espejo social sin juicios y sin prejuicios, lo cual es muy bonito. El retrato familiar de esta familia burguesa se siente profundamente, al igual que la historia trágica de este niño colombiano desprovisto de recursos y de afecto. Me parece muy importante hacer este tipo de retratos, sin dar una moraleja, porque estamos en un país donde hay gente que cree en los estratos y piensa que es más importante que los otros. En ese sentido, creo que Franco logra grandes cosas con esta película, que podría ser tan melosa y tan televisiva, pero es totalmente diferente, porque tiene una visión de un director de cine de esos que a mi me gustaría seguir.

¿Cómo ves el rol del cine para trabajar no solo la problemática de la desigualdad sino otras tantas que pasan en Colombia?

Yo creo que el arte en general tiene esa tarea en la vida, pues eso es lo que nos interesa a los artistas, lo que uno está viviendo, lo que uno siente, las angustias, las rabias, la desolación que produce la realidad del país. Es un poco la necesidad del artista el tratar su realidad y reflexionar sobre ella. Solo los países convulsionados tienen un arte que realmente se desborda, porque es necesario para la sociedad y para el arte en sí.

No puedo evitar hacer la pregunta cliché de ¿qué viene para Alejandra Borrero en cine, televisión y teatro?

En este momento estoy en Shakespeare, que es una pieza que hace rato quería hacer, pero que toca el tema de género y así cumple un doble propósito muy especial. También estoy con 7 D, en el que siete directores de cine reconocidos hacen piezas de teatro, lo cual es una mezcla bien interesante. En televisión estoy haciendo Azúcar, volví a hacer Azúcar, la serie que hicimos hace 25 años con Carlos Mayolo. Ahora estoy trabajando con Carlos Moreno, otro director de cine, para mostrar cómo ha cambiado Colombia en estos 25 años y cómo no ha cambiado tanto.   Y también voy para el festival Ni con el pétalo de una rosa, que va en contra de la violencia de género. Así que bueno, lo que tengo es trabajo.

LEA TAMBIÉN

MÁS ENTRETENIMIENTO ACÁ

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo