"¡Hay mucho por hacer, pero no creo que quiera hacerlo todo!", Calamaro

Por Catalina Forero Ruiz

Me gusta salpicar con otras canciones (de grandes autores) los momentos de nuestros recitales, lo hacemos cuando estamos cómodos, inspirados“. Andrés Calamaro

Su regreso a Colombia para presentarse en el Festival Estéreo Picnic el próximo 14 de marzo, además del lanzamiento de sus dos discos Jamón del medio y PuraSangre, son motivos más que suficientes para querer conversar de nuevo con el gran Andrés Calamaro.

En entrevista con PUBLIMETRO, el cantautor argentino habló de lo que espera de su reencuentro con el público colombiano y de lo que significó para él hacer estos dos discos en vivo, el primero grabado en un concierto en Madrid, España y el segundo un DVD + CD donde recopiló lo mejor de su recorrido por toda América Latina.

Tiene una historia de amores con nuestro país. Colombia y el Estéreo Picnic lo esperan, ¿usted espera a Colombia?
Vamos con ilusión porque queremos tocar y volver a Colombia. Es un festival grande, no vamos a cantarle a un publico cautivo, espero que toquemos inspirados y que el publico del Picnic nos tenga paciencia y nos aplauda. Los festivales pueden ser complicados, sabemos que este tiene categoría y es importante por el concurso de bandas universales. Vamos con la humildad necesaria.

¿Qué nos puede adelantar de este show, de este reencuentro con su público en el evento musical más esperado del año en este país?
No sé de cuanto tiempo disponemos para actuar, por lo general armamos un repertorio con estrenos del Bohemio, rock, despliegue instrumental intenso y canciones que entendemos como las preferidas del publico. Si podemos, también cantamos un tango y nos despachamos con largas improvisaciones instrumentales. Pero vamos con más artistas y hay que adaptarse al tiempo que tengamos. Como sea va a ser un recital de rock con los elementos apropiados… Vamos a tratar de tocar mejor que nunca.

Esos encuentros “directos” han sido plasmados por usted varias veces en su carrera, más que otros artistas, ¿por qué son tan especiales para usted?
Presumo de presentar grupos muy buenos, intentamos hacer conciertos poderosos y provocar situaciones de éxtasis y gratitud. Los discos son hermosas obras de ingeniería sensible, pero los conciertos siempre son distintos. Nosotros no ofrecemos un show perfectamente calculado, estamos en otro nivel más modesto en cuestión de despliegue escénico; lo que podemos hacer es conciertos bohemios, poderosos, eléctricos… buscamos la inspiración. Personalmente creo que debería haber publicado más discos en vivo, uno cada dos años. Me falto un directo con mi anterior grupo de talentos, uno con la gira que hicimos con el repertorio de El Cantante y Tinta Roja, podríamos haber publicado algo cuando nos reunimos con Ariel Rot… Un disco siempre es especial si es muy bueno.

Jamón del Medio y PuraSangre, ¿por qué llamarlos así?
¿Por qué no?… Jamón del Medio podría haberse llamado ‘En Vivo en Madrid’, pero no está grabado en Madrid. Jamón del Medio es la mejor parte del jamón, además es parte del argot bonaerense contemporáneo. Suena gracioso y valiente en España donde el jamón es una bandera. Pensamos en PuraSangre porque editamos primero las imágenes y las canciones del concierto del Hipódromo de Buenos Aires. Después agregamos más repertorio de otras ciudades, otras provincias y otros países pero conservamos el título hípico, caballero… Son títulos fuertes, pero graciosos. De alguna manera hay que llamar a los discos.

¿Por qué decidió hacer dos discos ‘en vivo’ al tiempo?
Jamón del Medio es el disco. PuraSangre es un video musical que se escucha mirando. En esos términos, un disco sigue siendo un disco, música para escuchar. PuraSangre es muy completo (y también incluye extras de audio en un CD), pero pensé que valía la pena ofrecer también un disco puro, con un repertorio contrastado y elegido. El disco es más español. Si es para verlo en una pantalla, no es un disco. Puede ser emocionante y resulta suficiente para dos generaciones que viven mirando una pantalla, incluso mientras caminan, pero un disco sigue siendo un disco. Es Jamón del Medio. Antiguamente los videos musicales tenían menos llegada y menor trascendencia dentro de una discografía… Esta es una época donde la vida es visual y ejercicios como la lectura o escuchar música, quedaron en un segundo plano después del fútbol por televisión y quedarse mirando un teléfono galáctico.

En PuraSangre, tanto el DVD como el CD contienen temas en vivo en diferentes partes de Latinoamérica, ¿qué tuvo de especial para usted esa selección de temas y ciudades?
Elegimos por el repertorio y por el desempeño, también pensando en involucrar las buenos sensaciones que compartimos en la gira, músicos y públicos. Hicimos algo más interesante, emocionante y completo, que la grabación filmada y lineal de un único concierto. Trabajamos más, pero vale la pena, más música y una mayor complicidad con aquellos que nos vieron en las provincias argentinas y las ciudades de América donde fuimos.

Jamón del Medio, en cambio, fue hecho en España. Es un directo algo más crudo, con más texturas, ¿cómo lo define usted?
Es más español. Ciertamente. Creímos que estas canciones grabadas en recitales en España tenían que terminarse allá y así lo hicimos con el ingeniero Ángel Martos, que también es nuestro compañero operador de sonido en la gira. Lo definimos como “EL disco”. Es importante escuchar a los músicos sin poder verlos, para eso también existen los discos. Suena anticuado porque estamos en una época en donde todo se mira y se ve, incluso los teléfonos.

Este último contiene un pequeño tributo a un grande que se nos fue hace poco, Cheo Feliciano y su Ratón, ¿Un maestro?
El Ratón es una canción especial para nosotros, porque es uno de los primeros discos de salsa que se escucharon en Argentina, en la grabación en vivo de la Fania all Stars con Jorge Santana en la guitarra. De repente los rockeros estábamos escuchando a Cheo… y Siembra, la grabación universal que rompió moldes. Pedro Navaja y aquellas canciones de Rubén Blades.

Y PuraSangre culmina con un fragmento de De música ligera, un bello homenaje a Gustavo Cerati, ¿por qué decidió cerrar el disco así?
Lo probamos en un ensayo, como un juego musical. En los conciertos fue siempre un momento emocionante para el público. Más que un juego. El disco termina con Paloma, pero PuraSangre respeta cierta integridad en la secuencia y termina con la ultima canción del concierto. Me gusta salpicar con otras canciones (de grandes autores) los momentos de nuestros recitales, lo hacemos cuando estamos cómodos, inspirados. Cantar el fragmento de De Música Ligera fue más que un detalle musical. Este año también cerramos ‘Los Chicos’ cantando Ramones, noblemente. Algunas de estas cosas las ensayamos, otras las pensamos y otras… ocurren.

Si pudiera hablarle a Cerati una vez más, ¿qué le diría?
Nos lamentaríamos de no estar haciendo una gira juntos. Después diríamos algo gracioso para restarle solemnidad a una ultima conversación. Me hace usted una pregunta difícil.

Con estos discos volvió a sonar en vinilo, ¿Eso le produce algo especial?
No estoy tan seguro. Yo no distingo profundas diferencias entre el sonido del vinilo y del CD, también me gusta la música en archivos digitales. El ritual del vinilo me parece muy bien y todavía tengo mis discos de toda la vida. Sentir algo especial con un disco porque es una edición de vinilo, no tiene nada de malo. Al contrario. Elegirlo bien, escucharlo en un buen sistema de audio, con una púa de diamante, es el ritual de toda la vida que vuelve también porque el CD como formato terminó en una tragedia discográfica general. El CD y los soportes virtuales se descontrolaron, con el vinilo se podría recuperar algo de la noble costumbre de comprarse música y llevársela a casa. Tampoco soy tan optimista.

El Bohemio suena en vivo, ¿cómo ha sentido en este año largo de gira, ese encuentro de este disco con el público?
Creo que las canciones de Bohemio están gustando mucho. Mucha gente ya sabe cantarlas. El público casual quizás no las escuchó todas, pero en nuestros recitales gustan mucho. Algunas, incluso, quizás mejoraron en directo y después de tocarlas juntos más veces.

“Versiones inspiradas”, es una frase que, para mí, podría definir un directo de Calamaro, Pero ¿cómo lo define usted?
La inspiración, las buenas sensaciones, el “duende”, es lo que buscamos siempre que salimos a tocar. Menos que eso no es del todo suficiente. Una noche que no resulta inspirada es agridulce, aunque nos hayamos ganado el aplauso dignamente, con potencia y voluntad.

Dijo en alguna ocasión que es posible que sus mejores obras no estén impresas en ningún disco, ¿dónde están?
Hay cosas dispersas en las redes, también en: soundcloud.com/a-k-25. Ahí hay 2233 grabaciones contemporáneas a Bohemio. Hay bastantes cosas curiosas en YouTube, gracias a espontáneos que las comparten. En mis Obras encontradas (balance antológico) hay dos CDs completos de cosas nunca antes publicadas y lo demás lo tengo yo o se perdió en alguna parte.

Siempre espero una buena oportunidad para internarme en los archivos y ofrecer estas grabaciones alternativas. Existen dos volúmenes de Grabaciones encontradas editados hace varios años que comprenden únicamente grabaciones informales.

Las canciones que construyeron generaciones enteras suenan en estos discos, si mira atrás ¿cuál es su mayor legado?
“Canciones que construyeron generaciones enteras”… ¡Caray! Qué palabras tan bonitas. Quisiera poder decir otra cosa, pero como legado es extraordinario. Nunca pensé que llegaría un día como este… Me ha dejado usted pensando.

¿Qué espera que venga adelante?
¡Hay mucho por hacer, pero no creo que quiera hacerlo todo! Tengo ideas y algunas pueden quedarse en el camino, hay cosas que me gustaría hacer con la música y la vida, pero no siempre (la música y la vida) responden a los planes o a las expectativas. Espero involucrarme en los libros, el cine y las grabaciones, lo probable es que vuelva a los ensayos y a las giras.

Lea también:

Se develó la programación oficial del Festival Estéreo Picnic

VIDEO: Andrés Calamaro lloró la muerte de Gustavo Cerati

Calamaro: Más ‘Bohemio’ que nunca

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo