Del morbo al matrimonio

Por Mauricio Barrantes / Publimetro

Algunas películas son como un mal matrimonio, en las que hay que entregarse a la rutina visual hasta generar una especie de amor fati. La Teoría del Todo (Theory of Everything) está en las carteleras esnob de todo el país y sus defectos lucen aguantables para los que se empeñan en mantener la devoción a las películas biográficas, pero insoportables para los que desean pedir el divorcio a la misma forma de contar historias.

La cinta, que narra la vida del físico Stephen Hawking, es candidata a cinco premios Óscar, incluyendo el de mejor película, y cuenta con la presencia de la bellísima Felicity Jones, gratamente recordada por Like Crazy. Así, a la hora de escoger la ‘peli del finde’, esta parece una opción muy atractiva.

El filme es entretenido. Es decir, si usted está en el plan de comer palomitas, tomar gaseosa, agarrar de vez en cuando la mano de su acompañante y soltar una lágrima fácil, ‘de una’, compre las boletas. De seguro saldrá con una sonrisa en la cara, con un poco de pesar por lo difícil de la vida de Hawking y con el morbo satisfecho por haber visto demasiado de la intimidad de este físico.

Incluso, si no es suficiente, saldrá a googlear lo que la película no cuenta de este genio para saber si es cierto lo que se dice de sus amores.

Estéticamente no hay muchas sorpresas, como sucede luego de unos años en un matrimonio (de un mal matrimonio). Pero tampoco la pasará mal, ya que será una especie de ‘polvo’ rápido, que no le traerá mal sabor, aunque probablemente sí le evite las ganas dormir esta noche en ‘cucharita’.

Uno al final termina de ‘amigos’ con esta película, si es que decide optar por el divorcio. Tenga la certeza que no la va a negar si le preguntan ¿qué vio este fin de semana? Porque tampoco es la ex fea. Solo que sus ojos no se emocionarán con el recuerdo del pasado, porque por belleza, la estética de este filme no es distinto a lo que usted ya ha visto en una historia biográfica hablada en inglés.  

El punto es que es sobrevalorada, para la cantidad de premios Óscar a los que opta. O quizás, lo que sea sobrevalorado sea esa entrega de premios; y ante esto, sea mejor no hacerle más caso a las nominaciones de la afamada Academia y ver en cine lo que le plazca.

Faltan 9 de las 10 candidatas a mejor película…

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo