Arte accesible y original en la feria Eggo de Buenos Aires

Por Publimetro Colombia

Buenos Aires, 3 oct (EFE).- Originalidad, diversidad y libertad se dan cita desde hoy en la feria de arte contemporáneo Eggo, que celebra su tercera edición en Buenos Aires con el objetivo de promover el trabajo de más de 300 artistas, así como acercar sus obras a los bolsillos de todos los ciudadanos.

“Queremos que todos puedan comprar arte con su sueldo”, apunta a Efe Claudio Massetti, director del Centro Recoleta que acoge la muestra hasta el 6 de octubre, quien define la feria como un “estímulo indispensable” para apoyar la creatividad y la pluralidad de enfoques.

Massetti cree que todavía va a costar desvincular el arte de las clases altas con gran poder adquisitivo, pero asegura que es su “obligación” promover opciones diferentes y más accesibles como Eggo, que esta edición prevé romper con los récords anteriores y atraer a cerca de 45.000 personas.

Bajo el lema “Arte x 1.000” pesos (118 dólares o 93 euros), la muestra se extiende a lo largo de unos 5.000 metros cuadrados en los que se exponen los trabajos de 51 galerías de distintas provincias del país.

Desde piezas alegres y optimistas, hasta las más turbias y controvertidas: todas tienen su espacio en Eggo.

Es el caso de la del artista Claudio Gallina, quien representa con cierta melancolía la perspectiva psicológica del juego, ya que considera que siempre esconde una connotación social y que está muy lejos de ser algo de niños.

“Casi todo es un juego hoy, solo hay que fijarse en que la mayoría de la gente se disfraza para ir a trabajar”, apunta Gallina antes de confesar que los juegos le dejaron “marcado” y que por ese motivo, busca acercarse a los sentimientos de quienes observan su obra.

Por otra parte, tinta china sobre papel de lija es lo único que necesita Franco Lippi para su obra, muy influenciada por la cultura oriental.

“Me relajo frente al papel y a partir de ahí, me lanzo y plasmo el sentimiento de cada momento”, afirma antes de reivindicar la originalidad y la honestidad: “no vale pensar qué vas a hacer antes de empezar a crear”.

El cine también tiene su espacio en Eggo de mano de artistas como Hugo Echerri, quien toma fotogramas de películas de Woody Allen para después representarlos de forma plástica.

La obra de Echerri está plagada de colores vivos, entre los que destaca el rojo, ya que lo considera la herramienta perfecta para conmover al público y reflejar “la vida, la pasión y la violencia”.

Por su parte, Silvina Baz, una de las nueve artistas que forman parte de la galería “Daimon Arte”, aprovecha la entrevista con Efe para reivindicar que pese a que el arte es algo político, cultural y social, “jamás debe separarse del artista” con el objetivo de venderse.

Sobre este aspecto insiste también su compañero Alejandro Parisi al asegurar que el acto “más revolucionario” que hacen es meterse en el taller a crear “sin pensar en lo que va a pasar después” con su obra.

En el espacio de esta galería se encuentra el mosaico “La máquina de la pintura”, compuesto por 55 piezas de diferentes tamaños de cinco artistas diferentes que buscan transmitir la fusión de sus diferencias e individualidades.

Algo similar a lo que, según la coordinadora de Eggo, Patricia Moreira, sucede en la propia feria, donde exponen tanto galerías de gran prestigio como pequeños proyectos emergentes.

Moreira considera el arte como la inversión más “vivencial” que puede hacer una persona, ya que se trata de algo que ves y compartes todos los días, y no de “dinero que te gastas o guardas en un cajón”.

Además, afirma que pese a que el país se encuentra en plena crisis económica, están surgiendo nuevos proyectos.

Por ese motivo, cree que el mismo contexto político y social podría estar funcionando como “disparador” de la creatividad y confía en que esto ayude a que el arte se acerque cada vez más a la sociedad.

Irene Valiente

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo