El espíritu de José Antonio Labordeta revive por unas horas en Zaragoza

Por Publimetro Colombia

Zaragoza, 30 sep (EFE).- Cuatro años después de su muerte, el espíritu de José Antonio Labordeta, cantautor, poeta, profesor, político y, por encima de todo, aragonés ilustre y universal, ha renacido por dos horas en su tierra, Zaragoza, en un concierto homenaje que ha reunido a artistas como Serrat, Paco Ibáñez o Carmen París.

El espectáculo, que ha aglutinado a un total de 40 artistas, tuvo que ser trasladado a última hora a otro recinto mayor para dar cabida a la gran expectativa creada en la ciudad, que agotó todas las localidades apenas una hora después de que salieran a la venta.

El acto servía como comienzo de la andadura de la fundación que lleva el nombre de este hombre polifacético donde los haya, que tiene como misión, en palabras de Ángela Labordeta, una de sus hijas, mantener y difundir el legado que dejó su padre.

Ángela ha destacado, en declaraciones a los medios previas al concierto, que los invitados han acudido “por amor y cariño” a José Antonio, “el abuelo”, como le llamaban cariñosamente en su tierra.

Empezaba el acto puntual con la presencia de Juana, viuda del cantautor, quien ha agradecido en medio de una cerrada y emotiva ovación a los aragoneses su presencia, su cariño y el no haber olvidado “ni un segundo” a Labordeta.

Las palabras dejaron su lugar a la música, que comenzaba con la interpretación por parte de Santiago del Campo de “El poeta”, una canción que el cantautor aragonés compuso en memoria de su difunto hermano, el poeta Miguel Labordeta.

Ante un público entregado y de todas las generaciones, se hizo un repaso a algunas de las letras y canciones que Labordeta hizo que quedaran marcadas en la memoria colectiva del país durante décadas.

Hubo tiempo para todo, desde las líneas más nostálgicas de la emotiva “Albada”, que narra con desgarro la tragedia de la despoblación en los pueblos de Aragón, interpretada con maestría a capella por la cantautora catalana afincada en Zaragoza Carmen París, a temas más populares y costumbristas, como “A varear la oliva” o “La vieja”, hasta su romántica “Canción de amor”.

El toque humorístico y gracioso de la noche vino marcado por la aparición en escena del vasco Kepa Junquera con su acordeón y el castellano Eliseo Parra con su voz y pandereta, que rindieron homenaje a “el abuelo” con unas coplas dedicadas a su figura con un marcado toque folclórico aragonés y en las que hicieron referencia a su paso por el programa de televisión “Un país en la mochila” y a su trayectoria como parlamentario con una letra que rezaba “a la mierda los mandé en el circo del Congreso”, tras la que el público rompió en risas y aplausos.

Canciones con letras profundas, con el sello de quien fue también poeta además de músico, interpretadas desde diversas perspectivas y estilos, desde la jota al flamenco y también por nuevas voces prometedoras de la música popular, como la de la catalana Silvia Pérez Cruz.

Las últimas intervenciones fueron para las “estrellas” del cartel: Paco Ibáñez, que dio voz a una versión en castellano de “La mala reputación”, del francés Brassens, a quien Labordeta admiraba, y Joan Manuel Serrat, que deleitó al público con uno de los versos más populares del cantautor aragonés, “polvo, niebla, viento y sol”, de su canción que tiene por título “Aragón”.

Como colofón, como no podría ser de otra forma, los dos temas que ensalzan más los sentimientos y el legado de amor a su tierra y de lucha por la libertad que dejó este referente para muchos aragoneses y españoles, cantados por todos los artistas participantes con el apoyo de un público en pie cantando a pleno pulmón: “Somos” y “Canto a la libertad”..

“Somos como esos viejos árboles batidos por el viento que azota desde el mar” dicen los versos de esa canción inspirada, como muchas otras, en su tierra, a la que amaba y a la que siempre llevó por bandera por toda España.

Y, por supuesto, el mayor legado hecho canción que dejó “el abuelo” a la historia de la canción protesta española, su “Canto a la libertad”, himno a la fraternidad, a la lucha contra la opresión y la desigualdad, y el himno que una gran parte de los aragoneses sienten como suyo a pesar de que el actual gobierno autonómico rechazara la propuesta de que pasara a ser el himno oficial de Aragón.

De hecho, los asistentes dejaron claro su sentimiento: “Este es el himno de Aragón”, gritaban al finalizar.

El pasado día 19 de septiembre se cumplieron cuatro años desde el fallecimiento de José Antonio Labordeta, seguramente el mayor referente de su tierra desde Joaquín Costa, pero sus paisanos y admiradores dejaron hoy claro que no lo olvidan y, como decía el lema del homenaje: “Aragón sigue, Labordeta vive”.

Pablo Sebastián Segura

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo