Benicio del Toro dedica el Premio Donostia al pedacito de tierra donde nació

Por Publimetro Colombia

San Sebastián (España), 26 sep (EFE).- Un emocionado Benicio del Toro ha recibido hoy el Premio Donostia del Festival de Cine de San Sebastián, por el “esfuerzo” a toda una carrera, que el actor ha dedicado al “pedacito de tierra” donde nació en Puerto Rico, donde fue por primera vez al cine y aprendió a “soñar”, “amar” y “respetarse sí mismo”.

Del Toro ha recibido el segundo Premio Donostia de la 62 edición del Festival de Cine de San Sebastián de manos de otro actor latino, el cubano Jorge Perugorria, en un acto celebrado en un abarrotado auditorio del Kursaal, la víspera de la clausura del certamen donostiarra.

Poco antes de aparecer en el escenario, Del Toro ha desfilado por la alfombra roja, donde ha desatado la locura de las fans que han saludado a su ídolo y se han hecho “selfies” a la entrada del edificio donde se celebran las galas del Festival.

Tras una larga ovación, Del Toro ha tomado la palabra en el escenario y ha asegurado que las veces que ha estado en San Sebastián, “unas cuantas”, se ha sentido “siempre como en casa”.

“Ahora recibo este premio y el sentimiento que me suscita es ‘suprasuperreal’ porque veo quiénes lo han recibido” antes.

En una de esas visitas, ha continuado, acudió a un restaurante, “donde comí exquisito como en todas las esquinas de esta ciudad”, y le llamó la atención una fotografía en la que aparecía un pescador exhausto.

“A ese qué le pasó”, preguntó el actor, ante lo cual la camarera le contestó: “El esfuerzo”.

Con el Premio Donostia en la mano, el actor se ha preguntado a sí mismo: “¿Y esto?… El esfuerzo”.

Un esfuerzo que ha querido compartir con sus familia, sus maestros, los representes, los editores y todos lo que le han ayudado hasta alcanzar este punto de su carrera.

Sin embargo, el premio lo ha dedicado al “pedacito de tierra” nació, donde aprendió a jugar, donde “tiró su primera piedra y aprendió que no había que tirar más”, donde fue por primera vez al cine, aprendió a amar, a llorar y a respetarse a sí mismo.

“La tierra donde aprendí a soñar y a nunca perder la fe”, ha concluido, poco antes de abandonar el escenario acompañado de Perugorria, quien le ha definido como un “animal cinematográfico” dotado de un “espíritu trasgresor” que ha regalado al público papeles forman parte de la historia del cine.

Del Toro ha sido el protagonista de la jornada en el Festival, donde ha presentado su última película “Escobar: paraíso perdido”, en la que encarna al más famoso de los narcotraficantes colombianos bajo la dirección del director Andrea di Stefano.

Este es el último papel de una larga carrera de este actor que nació en San Juan en 1967, que se trasladó con su familia a Estados Unidos cuando tenía trece y que desde su debut en el cine, hace 25 años, no ha parado de dar vida a los personajes más diversos.

Ganador de un Oscar por su papel en “Traffic”, Del Toro ha sido en la pantalla Che Guevara o “Basquiat” y ha trabajado en películas como “Miedo y asco en Las Vegas”, de Terry Gilliam, “Snatch, cerdos y diamantes” o “21 gramos” de Alejandro gonzález Iñarritu, con la que obtuvo la segunda nominación al Oscar.

El primer Premio Donostia de esta edición correspondió a Denzel Washington que recogió el galardón el día de la inauguración del festival, el pasado viernes.

San Sebastián (España), 26 sep (EFE).- Justo cuando se cumplen 25 años de su primer papel en el cine haciendo de malo en una película de James Bond, Benicio del Toro recibe hoy el segundo Premio Donostia del Festival Internacional de Cine de San Sebastián, en la que además presenta la película “Escobar: paraíso perdido”.

“Cuando empecé como actor nunca pensé en recibir un premio como este, ni siquiera lo soñé”, afirmó hoy el actor portorriqueño en rueda de prensa horas antes de subir al escenario para recibir la distinción. “Es la primera vez que me dan un premio de ese tamaño, por toda una carrera”, añadió.

Con la sonrisa fácil pero parco en palabras, el ganador de un Óscar por su papel en “Traffic”, de Steven Soderbergh, ha querido reconocer el trabajo de los actores que le han precedido, aunque no citó ninguno en concreto. “Atreverse a ponerse frente a una cámara para hacer un cuento es complicado”, afirmó.

Aún así, él no ha dejado de hacerlo en estos 25 años. Desde aquel “sospechoso habitual” que empezó a despuntar en el filme que encumbró a Bryan Singer antes de lanzarse al universo de los “X Men”, hasta su último trabajo, en el que se aproxima a la figura de uno de los mayores narcotraficantes de todos los tiempos Pablo Escobar.

La cinta no es una película biográfica al uso, ya que sólo se centra en un periodo concreto de la vida de Escobar, y además incorpora un segundo protagonista ficticio que en realidad lleva el peso principal: un surfero llamado Nick que tiene la mala fortuna de enamorarse de la sobrina del “patrón” -la española Claudia Traisac-.

Josh Hutcherson, conocido por “The Hunger Games” y que ha desatado más pasiones que el propio Del Toro en la alfombra roja, asume el reto de robarle el protagonismo al siempre imponente actor portorriqueño. Y Carlos Bardem da la talla como el lugarteniente de Escobar.

Escrita y dirigida por el hasta ahora actor Andrea di Stefano, “Paraíso perdido” muestra al narco colombiano en una doble faceta, como el criminal más odiado y al mismo tiempo el más admirado, como cruel ejecutor sin escrúpulos y como hombre de familia.

“Para algunos fue un Robin Hood, pero para la mayoría fue un monstruo”, dijo Del Toro en San Sebastián y aseguró que, durante su investigación del personaje sintió “el dolor que pasó por Colombia” durante el tiempo en el que impuso su terror.

El de Escobar no es el primer personaje real para un actor que ha sido “Basquiat” con Julian Schnabel, o Che Guevara en el díptico de Steven Soderbergh, su proyecto más personal hasta la fecha y el “más difícil”, según ha admitido hoy. Con él obtuvo el premio al mejor actor en Cannes y el Goya en España.

No obstante, también ha admitido que, después de tantos años de trayectoria, “cada vez es más fácil hacer este trabajo como un cirujano”, sin verse afectado.

El abogado loco de “Fear and Loathing in Las Vegas”, de Terry Gilliam, y el ladrón Cuatro Dedos de “Snatch” de Guy Ritche, son otros de sus papeles más recordados, aunque la segunda nominación al Óscar le llegó con “21 gramos” de Alejandro González Iñárritu.

Pese a haber logrado la difícil tarea de vencer el encasillamiento de los latinos en la industria estadounidense, Del Toro ha dicho hoy que “Hollywood es difícil para cualquier actor”.

“Hay que tener memoria corta, o piel de cocodrilo, como quieras llamarlo, porque hay mucho rechazo y no te puedes ahogar por eso”, ha señalado.

Lo que parece claro, a juzgar por su agenda, es que él ha superado de lejos esa fase. Después de haber participado este año en “Guardians of the Galaxy, ha rodado y tiene pendiente de estreno “Inherent Vice”, de Paul Thomas Anderson o “Sicario” de Denis Villeneuve.

Antes de eso está previsto el estreno de “A Perfect Day”, que rodó en España a las órdenes de Fernando León, y se rumorea que estará en la próximo cinta de Terrence Malick.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo