El fútbol juega en película hondureña "11 Cipotes" pobres con deseos de ganar

Por Publimetro Colombia

Tegucigalpa, 29 jun (EFE).- El fútbol ha jugado en las últimas semanas en varios cines de Honduras con la película “11 Cipotes”, sobre adolescentes pobres que no tenían ropa, zapatos, pelota, ni campo para jugar, pero sí muchos deseos de ganar.

El director de la película es Tomás Chi, quien dijo a Efe que la idea la concibió hace “más de siete años”, cuando sintió la inquietud de “escribir algo” sobre sus “inicios como cineasta autodidacta”.

“Lo que busco es llevar un mensaje a la juventud y a todo el publico de que con fe, entusiasmo y sacrifico, se pueden lograr las metas y se pueden cumplir los sueños”, subrayó Chi, de 35 años e hijo del veterano periodista y narrador deportivo Tomás Arturo Chi Medina, quien en gran medida encaminó a su hijo a lo que ahora hace.

Los escenarios en los que fue grabada “11 Cipotes” son el municipio de San Marcos, donde todos los años se celebra un festival de juegos tradicionales, en el occidental departamento de Santa Bárbara, y San Pedro Sula, norte, la segunda ciudad más importante de Honduras, país donde el fútbol es el deporte de más afición.

La historia se centra en un grupo de adolescentes inquietos y traviesos para quienes más de alguno de los vecinos mayores pedía que se les castigara para que rectificaran su conducta.

Un seminarista decide apostar por los muchachos organizándolos en un equipo de fútbol al que, después, por un error, le llegó una invitación para competir en un campeonato en San Pedro Sula, que al final terminan ganando pese a las marrullerías de un dirigente de otro equipo similares a las que se dan de verdad en el fútbol local.

Los “11 Cipotes” llegaron a la final contra “Las Panteras” después de pasar hambre, de haber dormido en las bancas de una iglesia por no tener para pagar un hotel y hasta el ingreso de emergencia a un hospital de toda la plantilla por una indigestión después de una gran comida que les ofrecieron tras llegar a San Pedro Sula.

El entrenador y máximo dirigente de “Las Panteras”, con la complicidad de una dirigente organizadora del campeonato, intentó sin éxito descalificar a los “11 Cipotes” porque a pocas horas del partido final no tenían uniforme para jugar.

Superada la crisis con el aporte de un empresario “agradecido” por “un milagro” recibido, por el que a diario imploraba en la iglesia, llegaron a la final derrochando elegancia, comenzando por su entrenador seminarista, quien terminó siendo conquistado por una periodista deportiva que también tiene protagonismo en la cinta.

Chi explicó que la producción “ciento por ciento hondureña, es la primera en el país grabada con sonido digital de primera calidad y con cámara de sensor de 35 milímetros, propio del formato del cine moderno”.

En la historia, de “En Serio Producciones”, participan varios jóvenes con alguna experiencia como actores de producciones locales, jugadores de las reservas del Real Club Deportivo España, de San Pedro Sula, y exintegrantes de la selección de Honduras como Jaime Villegas, Nicolás Suazo y Julio César León, entre otros.

El cantautor “Polache” (Paul Hughes), acompañado de su guitarra, interpreta la historia de los “11 Cipotes” que llegaron a San Pedro Sula “al juego de su vida”, relató Tomás Chi al recordar su niñez, cuando su padre le llevaba a emisoras de radio y televisión en las que trabajaba.

Aquel acompañamiento a su padre le fue gustando a Tomás hijo, quien a los ocho años comenzó a ligarse a la radio “haciendo turnos en los controles” y con el tiempo “creciendo en la producción audiovisual”.

Después obtuvo una beca para capacitarse en el campo del cine en Nicaragua, donde tuvo como productores a los mexicanos Carlos Taibo y Martha Orozco, de quienes Tomás Chi subrayó que lo “iniciaron de manera profesional en este mundo del cine”.

Chi también ha producido en Honduras documentales corporativos, cortos y largometrajes.

La producción de “11 Cipotes”, que dura dos horas y diez minutos, será presentada en septiembre próximo en Quito, Ecuador, gracias a gestiones del Gobierno hondureño con la nación sudamericana.

Después será llevada a otros países y festivales internacionales como parte de una gestión cultural del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), organismo que con un grupo de empresas locales han auspiciado la producción de la cinta.

Tomás, residente en El Progreso, norte, dijo estar satisfecho con el trabajo final, lo mismo que de la respuesta del público de todas las edades en las salas de varias ciudades del país, entre ellas Tegucigalpa y San Pedro Sula para disfrutar de “11 Cipotes”, en “el juego de sus vidas” que “está por comenzar”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo