Fotos: La lobería brillante sigue imperando en los Tv y Novelas

Por Juanita Riveros

Indiscutiblemente, el brillo, combinaciones extrañas de materiales y sobre todo, el amor por mostrar la silueta  se siguen apoderando de la alfombra roja colombiana, y de paso, muestran el gusto estético de las nacionales en la moda. Este año, en  los Premios Tv y Novelas 2014, no fue la excepción.  Lentejuelas, canutillos y hasta bailarines de samba (que no sabemos qué diablos hacían allí), fueron parte del circo anual de estos premios, cuya alfombra roja quizás, es un homenaje a la ostentación de peor gusto.

Como siempre, traemos a los mejores vestidos, los peores, y los que no tuvieron salvación.

Los mejor vestidos

Alejandra Azcárate,  se lució, como siempre, con un amplio vestido magenta. Nunca se ha dudado de su gusto para la alfombra roja, y este año no fue la excepción. Tatiana Rentería,  Natasha Klauss, Taliana Vargas y Alexandra Santos también demostraron que se puede lucir bella en la alfombra roja sin necesidad de recurrir al brillo. Y si se tenía que recurrir, como en el caso de Taliana Vargas, se concentraba en un lugar específico. Laura Tobón también lució un vestido metalizado blanco que la hizo destacarse, y la pareja de Emmanuel Esparza y su esposa dieron una lección de estilo que muchas parejas (ejem) ya quisieran. Sobre todo las que tenían escotados, brillantes y demás, y acompañaban a hombres en smokings aburridos.

Los que casi alcanzan el podio

No sabemos qué pasó con Julieth Restrepo, cuyo vestido de cuero despierta amores y odios. A mí me parece más propio para los Premios Grammy, o digno de Lady Gaga, pero no por eso le va mal, ni carece de estilo.  Yo, personalmente, lo amé, pero mi colega Pink Sauce dijo que ella parecía vestida “por el peor enemigo”. ¿Qué opinan ustedes?

Por otro lado, hubo vestidos que a primera vista se veían impresionantes, pero detalles como bordados y brillantes los arruinaban al completo.  Eso pasó con el vestido de Kimberly Reyes que parecía de princesa, pero el bordado superior lo hacía ver ordinario.  El vestido de Carolina Gaitán, aunque era ensoñador, fue opacado con un styling de labios rojos y un peinado demasiado formal, lo que la hacía ver mayor. Tatiana de los Ríos también se vio correcta con su vestido rojo de Silvia Tcherassi, pero no llegó a quitar el aliento. Lo mismo pasó con Carolina Cruz y Jessica Cediel, quien por lo menos demostró esta vez que tenía un poco más de gusto a la hora de escoger sus vestidos. Todavía nos queda en la retina el horrible vestido amarillo de hace dos años.

Mi colega PInk Sauce, ante Jéssica Cediel y parejo fue enfático : ”  Parecían que iban a un sepelio”. A Natalia Romero, directora de la publicación, le hizo énfasis que ya no están en los años 80 y que el dorado pasó de moda. Eso también le pasó a Amparo Grisales, por lo menos en cuanto a la época y la silueta de su vestido strapless.

Los que debieron devolverse a casa a cambiarse

En medio del circo lentejuelesco, hubo desaciertos notables.  Cero fashion que se vea la ropa interior a través del bordado, dice mi colega Pink Sauce con referencia al vestido de Julieta PIñeres, pero yo no supero el de Daniella Álvarez, que pareció tomar  todos los bordados de un vestido de novia antiguo para tomarlos como un “vestido”. ¿O qué decir de Greicy Rendón? Con su vestido de cutouts parecía querer ser una combinación entre Courtney Love y Rihanna. No, querida, que ser sexi no implica parecer “rebelde” a marchas forzadas, eso te da muchos más años y te dejan desaliñada. Como menciona mi colega Pink Sauce: Parece una streetwalker. Y en mal sentido.

Por otro lado, ¡horror! Patricia Zábala  parecía bajada de otra galaxia con un vestido que todavía no logramos descifrar.  Cosa que tampoco entendemos con el vestido de Norma Nivia, cuyo traje parecía salido de ‘The Rocky Horror Picture Show’.  Otro vestido controvertido fue el de Adriana Tarud, que recuerda mucho a las elecciones de Diane Krueger con Chanel, pero por ello no implica que tengan el mismo efecto. Sobre todo, porque parecía verse recargada visualmente.

De igual modo, otro desacierto notable fue el de Sylvana Gómez, que con su mar de lunares pareció perderse entre su vestido, y a Claudia Moreno el vestido le quedaba con un talle muy bajo. Esperaba ver a una actriz tan bella con un vestido mejor. Ni el color, tan desvaído, le ayudó.  Andrea Guzmán, por su parte, debería ver a estrellas en estado maternal para inspirarse.  Ese fur y el vestido amplio la hacían ver con un volumen extremo. Extremo que también tuvo Ana María Estupiñán, quien se apoderó de lo más dramático de la estética de Helenita Vargas y lució anacrónica y sobremaquillada.

Moda masculina

Como siempre, es una tradición ver en los premios a hombres impecables con su smoking (Juan Pablo Espinosa y Rafael Novoa, absolutos ganadores), y actores jóvenes y personalidades televisivas que dan cuenta de su ‘estilo rebelde’, como Pirry y su moda particular

Sí, en estos TV y Novelas se vio de todo. Lo mejor (¿o peor?) es que cada año no dejan de sorprendernos.

Las opiniones expresadas en esta columna no reflejan las de Publimetro Colombia S.A

Lea también

“Me obligaron a tener un romance en el reality”: Manuela Gómez

Carla Giraldo confirma que va a ser mamá

Fotos: Carolina Cruz habla de sus defectos y complejos de infancia

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo