El festival Cinélatino apuesta por la mirada femenina sobre el séptimo arte

Por Publimetro Colombia

Toulouse (Francia), 27 mar (EFE).- El festival Cinélatino de Toulouse apuesta por la mirada femenina sobre el séptimo arte y reivindica el papel de las cineastas en el sector, en su 26 edición, que se clausura el 30 de marzo

Junto a las películas en competición, se proyectan fuera de concurso en el marco de la muestra “Mujeres de cine”, más de 30 cintas dirigidas por realizadoras latinoamericanas.

El objetivo, según explicó a Efe el organizador del festival, Francis Saint-Dizier, es poner el foco en el trabajo de las cineastas de esa región, donde las mujeres representan el 15 % de los directores de cine, frente al 5 % de media en Europa.

El resurgimiento tardío de la cinematografía latinoamericana, tras el cese de las dictaduras militares en muchos de sus países, explica unos datos que, a su juicio, podrían parecer paradójicos porque “el estatus de la mujer es más retrógrado en América Latina”.

Las realizadoras, en palabras de Saint-Dizier, “no reivindican una forma concreta de hacer cine” ni abordan los mismos temas, pero sí tienen una “sensibilidad diferente”.

El cuidado de los detalles, así como “la capacidad de observar y narrar a partir de elementos cotidianos”, son algunos de los elementos que la definirían, según la directora argentina Celina Murga, conocida por “La tercera orilla” (2014), “Una semana solos” (2008) y “Ana y los otros” (2003).

Murga, que es miembro del jurado de esta edición, atribuye el mayor peso femenino en la industria cinematográfica de Latinoamérica a que las dificultades les han obligado “a luchar codo con codo”.

“En Europa las crisis tienden a paralizar a los ciudadanos”, consideró la cineasta, “mientras que en América Latina hay más resilencia”.

Para la también realizadora argentina Lita Stantic, los inicios de las mujeres en el mundo del cine fueron difíciles, y tras haberlo constatado en persona con la “desconfianza” de su equipo cuando empezó a trabajar como productora en los años cincuenta, esa actitud puede decirse ahora que ha cambiado “radicalmente”.

El papel de la mujer en el sector fue el tema central de una conferencia que hoy reunió a esas cineastas y a otras como la argentina Natalia Snirnoff, cuyo filme “El cerrajero”, que aborda la complejidad de las relaciones humanas, es uno de los dos largometrajes creados por mujeres que compite en el festival.

El otro, “Atlántida”, ofrece el retrato de la también argentina Inés Barrionuevo sobre la intimidad de dos hermanas adolescentes.

Para Murga, todavía queda camino que recorrer porque las áreas más técnicas, como fotografía e iluminación, son “muy masculinas” y es poco habitual encontrarse a mujeres que se dediquen a ellas, pero no pueden negarse, pese a todo, los avances conseguidos con los años.

El festival cuenta con 14 películas que compiten en la categoría de largometrajes de ficción, siete que se disputan los premios al mejor documental y ocho que concursan para hacerse con los galardones al mejor corto y que se suman a esa muestra femenina.

Algunos de los largometrajes candidatos son “Historia del miedo”, del argentino Benjamin Naishat, que ya se presentó en la última edición de la Berlinale; “Casa grande”, del brasileño Fellipe Barbosa, o “El lugar del hijo”, del uruguayo Manuel Nieto Zas, ambos seleccionados en el último festival de Rotterdam.

Todos los filmes en competición son inéditos en Francia y han sido seleccionados por su “calidad artística”, apunta Saint-Dizier, para quien no hay cuotas para los distintos países.

El encuentro rehuye de cintas demasiado comerciales, pero la asistencia del público desde su apertura el pasado 20 de marzo, en su opinión, es satisfactoria, y permite prever que se superarán las cifras del año pasado, cuando más de 50.000 espectadores se acercaron a las salas de cine.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo