"Mentiras Perfectas" no merecía un final tan patético

Por Juanita Riveros

¿Cómo puede acabar uno de los pocos intentos de la televisión colombiana, que pretendía mostrar el lado oscuro del ser humano, en un final digno de ‘Los Ositos Cariñositos’?

Porque eso era ‘Mentiras Perfectas’. Puede que en muchas cosas no le llegase a los talones a ‘Nip Tuck’, pero por lo menos era un buen intento de reflejar esa oscuridad que enamoró a muchos en la serie.  Emmanuel Esparza y Michel Brown cumplían con su papel a cabalidad, y derretían a más de una por las contradicciones de sus personalidades. Carolina Gómez era un buen complemento para la pareja, y si bien los problemas que enfrentaban los tres con su hijo, y en la clínica eran un reflejo casi ‘rosa’ comparados con los de la serie, sin duda alguna, impactaban.

Para los que seguimos la serie, era increíble ver que los personajes que prometían ser interesantes, como Kimberly, interpretada por Andrea López, y Mario Quintero, a su vez personificado por Robinson Díaz, terminasen de un modo tan traído de los cabellos. Al fin y al cabo, no importaba quién fuera el asesino de los últimos capítulos, solo había que poner uno: el más obvio, el que tomaba pastillas y tenía cara de loco.  Un error total. Kimberly, ni ‘fu ni fa’, dejando el camino libre para Cristóbal y Julia, y ya. Porque no vale que fuese una mujer tan compleja y a la vez con cosas que se hubiesen podido explotar. Claro: resulta que en las telenovelas colombianas alguien debe quedar emparejado porque no hay final feliz. Y los finales dramáticos o en stand by no venden.

Todo lo que se pudo haber cocinado con una serie que prometía, a pesar de sus competidoras (‘Avenida Brasil’ y ‘Comando Élite’), se fue al traste en cinco minutos para mostrar un final apresurado y nada verosímil. ¿Qué Caracol no confía en sus propios productos? ¿Qué la audiencia no es lo suficientemente madura o quizás abierta para ver el tipo de contenidos que planteaba el programa en sí?

Sea como sea, esto muestra cómo un buen producto puede terminar en el excusado, dejando insatisfecho al televidente.

Lástima por ‘Mentiras Perfectas’. Si eso va a pasar con ‘ Metástasis’, la adaptación de ‘Breaking Bad’, mejor apague y vámonos.

Las opiniones expresadas por el columnista no representan necesariamente las de PUBLIMETRO Colombia S.A.

Lea también

10 razones por las que no queremos ver televisión colombiana

MÁS OPINIÓN AQUÍ

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo