¿Por qué pegó la película "No se aceptan devoluciones"?

Por Carolina Cuervo G.

El tema era otro. Iba a hablar de lo paradójico que resulta que en Latinoamérica, estando tan cerca, sea tan difícil que el cine traspase fronteras: ¿Por qué Dago García no arrasa en taquilla en Perú o Ecuador? ¿Por qué hablar de ‘Minha mãe é uma peça’ (que hizo una taquilla de 4,6 millones en Brasil el año pasado) es como hablar aquí de cine filipino? ¿Por qué no trajeron ‘Asu Mare’, la peruana que hizo más de 2 millones de espectadores en su país?

La llegada de películas de los vecinos parece imposible, y aun así hay excepciones. Y ahí es donde hay un asunto aún más misterioso:  ¿Por qué películas mexicanas de 2013 como ‘Heli’ o una comedia como ‘Nosotros los nobles’ hicieron tan poco ruido en Colombia y de repente en 3 semanas en cartelera ‘No se aceptan devoluciones’ logra lo que ni una colombiana, ni una gringa, ni ninguna?

En Colombia la película fue estrenada el primero de enero y arrancó con una taquilla prudente en su primer fin de semana y, de repente, sin haber cumplido ni un mes en cartelera, ya acumula casi 800 mil espectadores.

¿Qué es lo que tiene ‘No se aceptan devoluciones’? Distribuidores, exhibidores y su director lo justifican en la naturaleza de la historia. Habla de temas universales (el amor, los miedos, la paternidad, la muerte…) y es una comedia, género que tradicionalmente lleva una ventaja en el box office, al menos en occidente.  Y la particularidad de esta comedia reside en que pese a que el público se ríe durante un 80% de lo que dura, no se queda solo en chistes. En los créditos todos salen a limpiarse las lágrimas en el baño. Se trata de un final que no puede ser más lúgubre, pero resulta inesperado y a la vez hace que no queden cabos sueltos, el espectador siente que ‘entendió’ esta película de tan fácil digestión y que salga a recomendarla.

En septiembre desbancó al ‘Laberinto del Fauno’ como la película en español con mayores ingresos en la historia de Estados Unidos, marcando cifras sin precedentes. A pesar de tratarse de la ópera prima de Eugenio Derbez, que además de dirigir produce y protagoniza la película, este mexicano ya ha venido haciéndose a un nombre en Estados Unidos, en especial  por su papel de jardinero en  ‘Jack & Jill’ y por hacer la voz del burro en la mexicanizada versión en español de ‘Shrek’. Su nombre y la naturaleza anglo-mexicana  de la película -teniendo en cuenta que los hispanos ya son casi una quinta parte de la población de Estados Unidos- seguro influyó en la éxito en taquilla.

Los números lo insinúan: Recaudó US$10 millones en sus primeros cuatro días de exhibición en Estados Unidos y de los US$ 85 millones que ha obtenido en el mundo, más del 90% provienen de México y Estados Unidos.

Casi por inercia, el asunto traspasó fronteras. “Cuando una película tiene un éxito tan importante en Estados Unidos, como en este caso, eso se refleja en países como los nuestros, donde tenemos una dependencia cultural y mediática de ese país. De ahí que las películas americanas sean las que mejor funcionan aquí” explica Federico Mejía, de Babilla Cine. Y así es como meses después de su estreno en Estados Unidos, ‘No se aceptan devoluciones’ ya llego a la mayoría de países latinoamericanos, Sudáfrica, Portugal, España, Grecia, Escandinavia, Rusia y hasta Taiwán. Con India y Brasil están negociando los derechos para hacer un remake.

“Para que una película logre un resultado internacional tiene o que de alguna manera ser importante en su país o en Estados Unidos, que es un mercado preponderante en el negocio del cine. Eso marca tendencia importante”, explica Mejía. La película de Derbez logró las dos cosas.

Esto hizo que así como en otros países latinoamericanos, Cine Colombia pudiera arriesgarse con mucha publicidad, muchas copias y muchas salas, sabiendo que la taquilla compensaría. Y el negocio funciona.
 
Y aun así, ‘No se aceptan devoluciones’ sigue siendo una gran excepción entre las decenas de películas latinoamericanas que tienen una corta vida en la cartelera de sus países y difícilmente cruzan las fronteras nacionales. No hay nominaciones en festivales de renombre o comentarios de críticos mitificados que arrastren al público masivamente a pelear desesperadamente por otras películas de la región.

Las diferencias idiomáticas y los modismos de cada región también son factores que limitan la distribución, según Elba McAllister, directora de Cineplex. Esta situación casi que generaría la necesidad de subtitular el cine latinoamericano, lo que además de subir los costos, puede significar para algunos, un tipo de discriminación social o racial. Súmenle que buena parte de este cine “aborda historias muy locales, que no logran volverse globales”, según McAllister.
 
“Estamos muy cerca pero muy lejos. Cada país tiene culturas muy diferentes y cada cine habla de particularidades de cada país que es difícil que encuentre eco en otros países”, dice Mejía.

Así como ‘No se aceptan devoluciones’, en la mayoría de los países del continente fueron justo comedias las que más atrajeron espectadores en 2013: en Colombia ‘El Paseo 3’, En Chile ‘Barrio universitario’ o en Brasil ‘Minha mãe é uma peça’, solo por nombrar algunos casos. ‘El paseo’ 1 y 2, por ejemplo, fueron llevadas a países como México y Venezuela, pero nunca  tuvieron los resultados de Colombia, lo que se explica por el hecho de que el humor y los chistes locales son difícilmente exportables. El éxito de cada una de las películas en su país no se emula tan fácilmente.

Es evidente que la suerte de ‘No se aceptan devoluciones’ está en buena medida explicada por una acertada campaña de marketing, pero también es un hecho la película logró conectarse con un público inmenso. Y en eso si no se puede dudar que, tal vez por su simpleza, la película no se queda en lo local: Esa historia contada a través de la relación paternal entre Valentín (Derbez) y Maggie, la niña de 7 años, con sus encuentros y desencuentros, persigue el mismo espíritu de películas exitosas mundialmente y provenientes de variados contextos, como ‘La vida es bella’, ‘El Verano de Kikujiro’ o ‘La misma luna’.

Vea también

Estos son los principales estrenos cinematográficos en Colombia para enero

Nominados a los Óscar: ¿Son los que están y están los que son?

Oiga los nominados al Oscar

MÁS ENTRETENIMIENTO AQUÍ

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo